Blogger

Wandering book-reader

España

registrado desde marzo de 2017

http://wanderingbookreader.blogspot.com.es/

Libros y reseñas

Toda la verdad de mis mentiras

Elísabet Benavent

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Una comedia romántica acerca del amor libre

El libro nos cautiva desde el principio con el desparpajo de Coco y lo surrealista de las cosas que les pasan a todos. Benavent nos hace sonreír con sus comentarios y ese toque de humor que está presente a lo largo de la novela. Vamos, que prácticamente después de dos o tres capítulos ya estamos metidos de lleno en la historia. Además, es tan cercana que parece que Coco está hablando contigo, de amiga a amiga. Quizás no le ha contado la verdad a sus amigos, pero no se miente a sí misma. Me encanta lo locaja que es y las cosas que se le pasan por la cabeza. Es un caso, jajaja.

Describiría a Marín, pero me gusta más la descripción que hace Coco de su amigo. ¿Preparadas?: “Marín es tenaz. Es sincero. Es educado rozando lo british. Es caótico pero brillante. Es un melómano que tiene la canción adecuada para cada momento. Tiene ese estilo inimitable de las personas que han nacido con el don de la elegancia. Cuando sonríe, se hace de noche en algún punto del mundo. Es divertido, buen hermano, buen compañero de piso.” Y así hasta el infinito y más allá. No me extraña que la mujer esté hasta las trancas por él, jeje.

Hablemos ahora del resto de componentes del grupo. Blanca es la mejor amiga de Coco y, aun así, no se ha atrevido a decirle lo de Marín. Está a punto de casarse y el trabajo la estresa, así que el viaje en caravana es una excusa perfecta para relajarse. Aroa es la típica chica perfecta con cuerpo diez que atrae a todo el mundo por la luz de ninfa de los bosques que irradia. Pero esta imagen se rompe. Ahí lo dejo. Con Gus me pasó algo raro. A pesar de lo bocazas que es a veces, que no hace las cosas como debería y que no se abre ni con sus amigos ni con el lector, en el fondo tiene un par de cosas buenas y no podemos odiarlo. Al menos, no del todo. Y Loren… el pobre es el que se come todos los marrones por ser el que mejor guarda los secretos y por saber mediar entre todos.

Puede que parezca que algunos personajes son demasiado perfectos, véase Marín y Aroa. Pero no lo son. La verdadera naturaleza de cada uno acaba saliendo a la luz. Esta es una de las cosas que nos enseña Benavent: por mucho que una persona nos parezca perfecta, todos tenemos nuestros defectos e inseguridades aunque no hablemos de ellos.

Está escrito desde el punto de vista de Coco y Marín, cada uno con una tipografía distinta para distinguir de quién es cada capítulo, aunque los de Coco son los que más peso tienen. Y aun así, pronto descubrimos que Coco no es la única que se guarda las cosas en el grupo. Esto solo hace que el libro sea más interesante.

Poco a poco aumenta la tensión en el grupo y se van desvelando los secretos, más o menos predecibles. En algunos momentos Coco parece un poco hipócrita aunque, si os soy sincera, lo entiendo hasta cierto punto. Todos nos volvemos un poco irracionales cuando algo nos afecta mucho y no hemos tenido tiempo de interiorizarlo. Y oye, que no somos perfectos y las malas costumbres cuesta quitarlas. Por suerte, ella sabe sobreponerse como puede y seguir siendo fiel a sí misma. Sin duda, me quedo con eso.

¿Y lo mejor de todo? Que Benavent habla del amor libre, de un amor que no entiende de posesión, celos y demás sentimientos tóxicos. Pero somos humanos y sentimos celos y a veces somos tóxicos por mucho que no queramos serlo. Nos come el miedo y en muchas ocasiones nos controlan nuestros defectos e inseguridades. Y eso es lo que hace que esta novela no sea una historia de amor idílica, sino algo real con sus más y sus menos y con un ligero toque de sueños por cumplir. Me gusta que hable de sentirnos bien con nosotras mismas, de basar nuestra vida y nuestra felicidad en nosotras en lugar de cargar a otra(s) persona(s) con ese lastre, de depender de los demás. Nos anima a ser valientes, a valorarnos y a darlo todo por lo que queremos, pero también a comprender y entender que necesitamos nuestro espacio.

En definitiva, es un libro muy bonito, como debe ser. Nos hace sonreír, reír y también sufrir un poquito con las movidas del grupo. No llegué a enamorarme de ningún personaje, lo pasas bien con ellos y aprendes cosas, pero esperaba que me cautivaran algo más. Eso sí, me ha encantado formar parte de este viaje en caravana y estoy segura que repetiré con la autora ^^

ver reseña en la web

El último baile de Mary Higgins Clark

Mary Higgins Clark

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★

Un thriller predecible y normalito.

A nivel de personajes no hay ninguno que parezca que destaque como protagonista del libro, ya que el narrador omnisciente suele enfocarse en uno u otro dependiendo del capítulo. Aunque sí es cierto que Mike y Aline son personajes más recurrentes a lo largo de la trama junto con Jamie y Alan. A parte, aparecen muchos otros que pasan realmente como si nada. Un pequeño interrogatorio y listo, prácticamente nos olvidamos de ellos. Apenas se les coge cariño, tampoco tienen la profundidad suficiente para ello.

Eso sí, me ha encantado Jamie. Tiene una enfermedad y confunde un poco la temporalidad. Es un poco como un niño que no termina de entender lo que le ha pasado a su amiga ni es consciente de lo mucho que podría ayudar si solo contara lo que vio. El problema aquí es su madre, que quiere protegerlo a toda costa y teme que, si habla, los policías tomen su declaración como la confesión del crimen.

La narración resulta un tanto caótica. He dicho que el libro está escrito en tercera persona. Casi. Mezcla cada dos por tres pensamientos de varios personajes sin señalarlo con comillas angulares. Tampoco ayuda que todo pase muy rápido tipo están en el coche de policías y a la frase siguiente ya están en comisaria y pleno interrogatorio. Además, va saltando de aquí a allá, de personaje en personaje, sobre todo mientras avanza el interrogatorio. Por suerte, esto no es tan evidente una vez pasa a la parte de lo que viene siendo las conjeturas y la investigación en sí.

Con los diálogos he tenido un problema. Son demasiado escuetos, las respuestas son repetitivas y a base de monosílabos. Al final, resultan un tanto ridículos en el sentido de que son muy cortos, poco naturales y están muy seguidos. Pero luego sí que hay diálogos algo más elaborados con un poco más de sentido. Vamos, que entre esto, algo de paja que ha metido por medio y que no era para nada relevante para la trama, me ha parecido que no está del todo bien escrito en el sentido de que no parece un texto cuidado.

Ahora, lo más importante…  La pregunta del millón… ¿Se ve venir quién es el asesino? 

Categórico. No hay más. Se ve venir casi desde el primer momento y cada vez que ese personaje entra en escena, se hace más y más evidente. Y da asco. Y rabia. Mucha.

En definitiva, el libro está entretenido, sí, pero no lo recomendaría. No hay tensión hasta los últimos capítulos (que, por cierto, son cortísimos, así que a lo sumo la tensión llega a las 10 últimas páginas), apenas hay intriga, los personajes pasan un poco sin pena ni gloria aunque sí simpatizamos más con Jamie y como se ve venir quién está detrás de todo, tampoco llega a sorprendernos. ¿Se puede llegar a disfrutar? Bueno, depende. Entretiene, sí, pero hay libros mil veces mejores con los que poder disfrutar.

ver reseña en la web

El hechizo de la amapola

Desiree Ruiz Velázquez

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

Un poemario con muchos sentimientos.

El libro trata sobre distintos aspectos relacionados con el amor, desde las sensaciones que se despiertan en nosotros cuando empezamos a fijarnos en esa persona hasta lo que podemos llegar a sufrir cuando las cosas no salen bien. La autora habla de un amor que te quema por dentro, de una relación que, por lo que he entendido, fue tóxica, y lo hace con un lenguaje claro y directo. 

Los poemas no siguen un orden establecido tipo desde que conoce a la chica hasta que pasa lo que pasa y cada una tiene que seguir su camino, sino que va alternando distintos sentimientos y experiencias mediante poemas y textos cortos. Ah, y también encontramos alguna que otra ilustración. Me habrían gustado ver muchas más (creo que solo hay tres) porque desde luego son un apoyo visual muy bonito que le dan fuerza al texto.

Los poemas en sí están bien escritos quitando algún que otro verso que me bailaba un poco. La mayoría no están rimados ni utiliza imágenes y comparaciones muy complejas, exceptuando algunos que comparan el amor y a su musa con sirenas, ángeles y amapolas. Seguramente nos sentiremos identificados con algún que otro poema, ya que exponen sentimientos que casi todos habremos sentido alguna vez.

Puede que no sea uno de esos poemarios que te llegan hasta lo más hondo, ni de los que tienen un lenguaje muy poético y con unas imágenes increíblemente bellas, pero en general está bien. Adecuado, sincero y escrito con el corazón (en un puño). Me imagino que la autora escribió estos poemas para desahogarse, como hacemos muchos cuando tenemos demasiadas cosas en la cabeza, demasiados sentimientos que quieren anteponerse a los demásy no nos dejan aclararnos. Así que, enhorabuena, Desirée 🙂 

De todos ellos, mis favoritos han sido “Tu forma” y “Por ti soy capaz de ser”. 

Con todo esto, es un libro que os recomiendo si os apetece leer algo ligero y sobre desamor. Podemos aprender mucho de las experiencias de los demás y al sentirnos identificados con lo que leemos, lo mismo nos hace sentir que no estamos solos después de todo 🙂

ver reseña en la web

Bajo cielos lejanos

Sarah Lark

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Una historia llena de cultura, amor y lucha

Stephanie es una periodista alemana y que escribe series de crímenes sin resolver. No conserva ningún recuerdo de sus seis primeros años de vida porque, según su madre, sufrió un trauma al morir su padre en un accidente de coche en Nueva Zelanda. Su jefe quiere que se someta a una sesión de hipnosis con un doctor bastante famoso cuyos pacientes dicen que recuerdan vidas pasadas. Söder quiere destaparlo como un fraude, sin embargo, algo ocurre en la sesión: Stephanie se mete en la piel de Marama, una niña maorí  cuya tribu fue masacrada por los ingleses y que fue adoptada por una familia inglesa. Ante esta revelación, Söder decide mandar a Stephanie a Nueva Zelanda a investigar sobre Marama, para ver si alguien pudo haberle contado su historia de forma que la conservara en su subconsciente para luego revivirla en la sesión de hipnotismo. Ella se muestra bastante escéptica, pero acaba aceptando porque así puede aprovechar para investigar sobre el caso Matthews. Así, pone rumbo a Nueva Zelanda. Allí descubre que Marama escribía un diario que le leían a Stephanie cuando era pequeña, aunque eso no es todo: el diario no aparece por ningún lado y, para más inri, está relacionado con el crimen de Matthews. 

Stephanie, como personaje, no se implica emocionalmente en nada. Incluso cuando debería estar afectada por las cosas que descubre, ella se queda tan pancha. A ella lo que realmente le interesa es investigar esos crímenes que todavía no tienen respuesta. Lo bueno que tiene, es que es bastante independiente y que es capaz de hacer las cosas sola. Y aun así, no me ha gustado. No he empatizado para nada con ella y tampoco me ha gustado su actitud llegados a cierto punto. Rick tampoco ha terminado de gustarme. Se ve bueno, pero es un poco fatalista en su preocupación por Stephanie. Más personajes, Lisa, una que me ha caído bien. Volvemos a los noes con Weru. Este sí que tiene un problema o, mejor dicho, obsesión con el diario de Marama. A veces tiene unos arranques de mal humor bastante chungos, y después tan tranquilo y seductor como siempre… ¡Error! 

Ya veis que los personajes no me han calado demasiado, al menos, los que viven en el presente. Y es que el libro cuenta dos historias: la de Stephanie y la búsqueda de su identidad y la de Marama y la lucha maorí. Está otra trama sí que me ha gustado. Marama me ha parecido un personaje muy bien perfilado porque nos cuenta cómo cambia su pensamiento, cómo acaba dándose cuenta de las cosas a medida que va haciéndose mayor, y también lo luchadora que era. Desde el principio se nota que miss Hill no le tiene mucho afecto, que la exhibe un poco como un animalillo exótico. Y, en palabras de la propia Marama, para Sissi, ella no es más que una muñeca que habla. En cambio, Leonard es un cielo con ella desde el principio, es el único que la ve como una igual, y es que él de por sí es un completo amor. No encaja con los suyos, no quiere seguir los pasos de su padre, ni está dispuesto a vivir una vida que sabe que no le va a proporcionar ninguna felicidad. Ambos me han parecido muy valientes.

“Para los pakeha, los maoríes no éramos más que marionetas con las que ellos jugaban. Unas veces les resultábamos provechosos, otras molestos, en unas ocasiones éramos bien recibidos y en otras, un engorro. Pero nunca nos tomaban en serio y siempre nos trataban según su propio interés.”

La trama avanza a buen ritmo y se hace ligero de leer, cosa que yo no pensaba que fuera posible con un libro histórico. No se hace para nada pesada y tampoco se nos abruma con detalles (aunque algunas conversaciones me parecían un poco vacías y solo para salir del paso y seguir avanzando). Nos ponemos muy pronto en situación así que la intriga se mantiene durante todo el libro. Me han gustado mucho más las partes de Marama a pesar de lo largas que eran (y sin estar divididas en capítulos) que las de Stephanie. Otra cosa que tampoco ha terminado de convencerme, ha sido el hecho de interrumpir ambas tramas de forma tan brusca. Ambas líneas temporales se van alternando, pero creo que alternan con demasiadas páginas de diferencia. Al final, conocemos nosotros el diario de Marama y toda su historia antes que los propios protagonistas, que está muy bien conocerla, pero quizás me hubiera gustado que ambas tramas se entrelazaran, que se integraran bien la una con la otra y no simplemente parar una trama para continuar la otra y viceversa (no sé si me he explicado bien, creo que me he hecho un pequeño lío, jaja).

Y ya, por último, nada realista la forma en la que se resuelve el misterio. Spoiler: En serio, ¿me vas a decir que Stephanie se ha pateado con Weru Nueva Zelanda entera y llega Rick con sus dos huevos gordos en dos segundos y desde su casa da en el clavo? Venga ya. Fin del spoiler. Simplemente no tiene sentido, demasiado fácil teniendo en cuenta que la única pista que tenemos es quién lo tiene. Ahora, dónde está esa persona a saber, no hay ningún indicio en toda la novela o al menos que yo me haya dado cuenta.

En definitiva, lo que más me ha gustado del libro ha sido la inmersión en la cultura maorí. Aprender sobre sus costumbres, las injusticias que se cometieron contra ellos y la lucha por sus derechos, por no perder sus raíces, que todavía continúa a día de hoy. Y es que la historia tiene un componente verídico muy importante. La historia de Marama y de Stephanie está claro que son ficticios, pero no el resto: Te Whiti, las batallas con los ingleses, Rewi Maniapoto y Ahumai Te Paerata, Parihaka… Vamos, que la cultura y el país me han fascinado por completo. Tanto que voy a repetir con la autora sí o sí con En el país de la nuble blanca, el primer libro de la Trilogía de la Nube Blanca.

“Yo era maorí. Ya hacia suficiente tiempo que había intentado esconderlo y no me había servido de nada. ¡A partir de ese día exhibiría la belleza de mi pueblo!”

ver reseña en la web

Las princesas olvidadas

Antonio Tomasio

ver libro en megustaleer

Valoración:

Una novela que transmite un buen mensaje pero que no está bien llevada.

Las princesas olvidadas trata sobre siete mujeres amigas de la infancia que llevan muchos años sin hablar. Si no hubiese sido por la muerte de una de ellas, puede que nunca hubieran vuelto a hablar. Cada una cree que las otras llevan un tipo de vida distinto al que realmente llevan, ya que ninguna se ha atrevido a hablar sobre lo que realmente les ocurre. Y eso es todo. Con cada capítulo, centrado en la perspectiva de una de las chicas, vamos conociendo un poco el trasfondo de lo que les ocurre, de sus vidas, el volver a contactar con sus amigas de siempre. Vemos mujeres que han tomado malas decisiones, que tienen sus vidas desechas, controladas por sus parejas y/o padres, con traumas de la infancia, violadas (de forma explícita), atrapadas en relaciones tóxicas (que, gracias al cielo, no se tratan como si fueran un ideal al que aspirar) en las que abusan de ellas (también de forma explícita), y también mujeres viviendo un falso cuento de hadas, disfrutando de su liberación sexual y tomando las riendas de su vida. Y no me quejo de esto, al contrario. Hay que señalar que hay mujeres que viven ese tipo de situaciones día a día para poder combatirlas. Pero una cosa decir “eso no se debe tolerar bajo ningún concepto” y otra es no llevarlo del todo bien. A mi modo de ver, al autor le ha pasado lo segundo.

El libro es un relato constante de la vida de las mujeres pero que no parece llegar a ningún lado. Desde mi punto de vista, hay mucho relleno con información que, desde mi punto de vista, no viene mucho al caso. Y ni siquiera llegamos a tener detalles de sus vidas, solo se dejan entrever hasta que al final se explica un poquito más, pero ya está. De hecho, un poquito más allá de la mitad hay un momento en relación a Amparo que sí me hubiera gustado que se describiera más. Además, las conversaciones que tienen entre ellas me han parecido un poco insulsas teniendo en cuenta que una amiga en común acaba de fallecer y, para más inri, se comportan de forma un poco superficial y vanidosa, queriendo aparentar y estar guapas cuando eso es lo que menos debería importarles en un momento así. Me vais a perdonar que me ponga tan quisquillosa, me pasa con todos los libros que leo y que no me gustan, que hasta el más mínimo detalle me puede. Supongo que también influye mucho que no haya empatizado con ninguna de las protagonistas.

Y creo que es el momento de analizar la sinopsis:

La amistad a prueba del paso del tiempo. Poderosa, compleja y real novela, sobre la vida de la mujer actual.

La amistad a prueba del paso del tiempo. Vale, estas mujeres llevan años sin hablarse, sin contarse sus problemas y sin estar ahí… Y todo ese tiempo que ha pasado se esfuma a los dos minutos de reunirse todas y confesar la realidad de sus vidas. No sé los demás, pero yo no podría abrirme así de nuevo a personas que me han fallado durante tanto tiempo (a lo mejor el problema es mío y de mi concepto de amistad).

Poderosa, compleja y real novela. Poderosa, ahí le doy un pase. Compleja, para nada. No es una novela compleja, simplemente suelta un montón de información sobre siete mujeres y ya está. Siento que no se ha profundizado lo suficiente en los personajes, en sus problemas ni en la resolución de los mismos. Están ahí y ya está. Real, tampoco estoy completamente de acuerdo. Como os decía antes, es cierto que muchísimas mujeres pasan por un infierno día a día, hasta ahí bien. Pero esta realidad no siempre está provocada por un hombre ni se soluciona con otro hombre. Tampoco es fácil escapar de los fantasmas que nos acechan y, en el libro, parece que basta con tomar la decisión y que luego todo es un camino de rosas.

Sobre la vida de la mujer actual. Aquí tengo una duda. El libro creo que está ambientado en América Latina y digo ‘creo’ porque en ningún momento se especifica y me lo he figurado por las expresiones. No sé cómo será la vida de las mujeres allí, y me consta que en algunos lugares la cosa está muy pero que muy fea, pero de verdad que no he visto reflejada a la “mujer actual” (si es que eso existe, porque cada una somos únicas) en los personajes que nos presenta Antonio. Ojo, aquí me refiero más a la personalidad que a la situación. No me han parecido personajes profundos, algunos los he llegado a aborrecer porque no estaba de acuerdo con las decisiones que han tomado. Aquí, Sabrina se lleva la palma.

Spoiler (pasa el cursor por encima para leerlo)
Es que me niego a pensar que una chica que ha sido violada por un imbécil obsesionado con ella decida casarse con él solo para poder humillarle al dejarle plantado en el altar. Y que luego la muchacha sufra una depresión de mil pares porque es él quien la deja plantada en el altar y encima muera en un accidente de moto. No, señoras y señores, NO.
Fin del spoiler (si no vais a leer el libro, os animo a que lo leáis porque no tiene desperdicio).

No he visto sentimientos reales, no me han convencido. Solo he visto drama en exceso que me ha dejado un poco tocada. Eso sí, al final mejora un poco la cosa en este aspecto, todo hay que decirlo, porque también se ve que la intención del autor ha sido buena, que lo que quiere es hacer una crítica a la sociedad, decirnos que no nos conformemos con ser mangoneadas por los demás porque nadie más que nosotras debemos tener control sobre nuestras vidas.

Me sabe mal que la reseña haya quedado tan negativa, no he podido evitarlo, así que para intentar compensarlo un poco, quería deciros también las cosas buenas que he sacado de la lectura. Para empezar, está claro que nadie lleva una vida perfecta por mucho que lo aparente. Hay tiempos mejores y peores, aunque siempre hay algo que desequilibra la balanza. Creo que lo he dicho varias veces a lo largo de la reseña y lo reitero aquí: no podemos dejar que los demás gobiernen nuestra vida, que tomen el control sobre nosotros y nos obliguen a tomar decisiones que no queremos tomar. Y tampoco debemos tolerar el abuso, sino alejarnos de las personas tóxicas, que nos hacen daño, que no nos quieren y que no nos tratan como nos merecemos. Salir de estas situaciones no es fácil, no basta con tomar una decisión y pensar que a partir de ese mismo momento todo vaya a ser un camino de rosas, aunque eso no quita que dejemos de intentarlo, de querer vivir felices, a gusto con la gente de nuestro alrededor y con nosotros mismos. Una vez tocamos fondo, solo nos queda volver a tomar las riendas al ritmo que sea.

ver reseña en la web

La llamada de las brujas

Francesc Gómez Guillamón

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

Una historia entretenida para los amantes de las brujas.

El libro empieza bien. Tiene un inicio que me recuerda al de los cuentos de hadas y, si bien esa entonación de cuento se pierde un poco pasados los primeros capítulos, tiene otros detalles interesantes que me apetece compartir con vosotros:

1. Los nombres de las protagonistas.

Me parece la mar de original que el autor eligiese unos nombres bien conocidos y con mucho significado y mitología detrás. Si solo hubiese sido por Hipólita, nunca me habría dado cuenta. Lo que realmente señala este detalle son los nombres de Ofelia y Pandora. ¿Estas dos suenan más, no?

Hipólita, en la mitología griega era una amazona, hija de Ares dios de la guerra. Era la dueña de un cinturón mágico, el cual Heracles (o Hércules) tenía que recuperar en su novena prueba. Se dice que Pandora fue la primera mujer, hecha a partir de barro por Hefesto. La dotaron de belleza y sensualidad pero entre estos atributos también se encontraban la mentira y seducción. Pandora poseía un ánfora que contenía todos los males y un solo bien: la esperanza. Os podéis imaginar qué pasó con la famosa “caja” de Pandora. Por último, Ofelia, la más joven de las Blackwell, recibe su nombre de una obra que quizá os suene. Hamlet, de nuestro querido William Shakespeare. No os quiero hacer mucho spoiler de la trama por si os interesa leer la obra. Solo os digo que hay mucho drama y tragedias de por medio y que este personaje en cuestión es el prototipo de las mujeres locas que deciden suicidar

2. El nombre del pueblo.

Cuando investigué sobre el nombre de las protagonistas y seguí leyendo pensé: si las protagonistas tienen una base literaria / mitológica… ¿Qué pasa con el pueblo? Para mi gran sorpresa, el pueblo existe y está en el distrito de Kent. Y ahí se queda todo. El páramo de Ballentree es ficticio, muy a mi pesar. Aunque… ¿quién dice esta casita de aquí no sea la granja de las Blackwell?

3. Y ahora, pasando a temas un poco más serios:

Durante toda la novela me han surgido varias preguntas que se han quedado sin responder. por ejemplo, no entiendo de qué manera las Blackwell conservan su aspecto y edad (son madre, hija y abuela) ni de qué manera está la magia contenida en el páramo. Además, hay poca profundidad en las descripciones, la narración en general y como ya he adelantado por mis incógnitas, en la trama. Todo pasa demasiado rápido, sin detenerse en casi nada y desembocando en acciones precipitadas y con poco fundamento: X personaje hace Y porque sí y ya está. No da lugar a que haya tensión, intriga, ni drama, tres elementos con los que se puede jugar perfectamente en esta novela.

Y los personajes no se libran de esta falta de desarrollo. Los he visto un poco planos, con muy poca personalidad y poco caracterizados. Sobre todo, me ha faltado una caracterización psicológica clara y bien fundada: no sabemos realmente cómo les afecta lo que está pasando, ni lo que piensan. Simplemente hacen algo porque tienen que hacerlo, sin explorar distintas posibilidades ni nada. A veces, lo que decían algunos personajes, como Aaron, me recordaba a lo típico que se diría en esa situación. No hay mucha originalidad en ellos aunque el que menos me ha gustado ha sido Hannibal Proctor. Por el nombre (lo siento, soy de esas personas que escuchan “Hannibal” y piensan en Hannibal Lecter aunque no tenga nada que ver) me imagino a un personaje fuerte, decidido, con un toquecito de maldad. ¿Y qué nos encontramos? Una especie de marioneta que hace lo que le diga su tía sin cuestionarla y cuando no está del todo de acuerdo. Podría haber sido un gran personaje, sobre todo porque tiene delante un gran conflicto personal: hacer lo que te diga tu tía la loca o hacer lo correcto. No vemos sus sentimientos, cómo le afecta la situación ni si le asaltan las dudas sobre qué es lo que quiere hacer realmente. Tampoco tiene motivos para actuar como lo hace. Y por eso, no me han parecido unos personajes muy realistas que digamos.

En este aspecto, habría estado bien hacer uso de flashbacks para ahondar un poco más en cómo llegaron las brujas a tener tanto poder, cómo se han mantenido en su estado y, sobre todo, lo que más he echado en falta ha sido explorar la magia del páramo. No vemos un despliegue real de los poderes de las brujas, apenas al final del libro. Habría estado muy guay meter algo de leyendas o caracterizar más cada personaje con todo lo que implica su nombre (solo hay un caso en el que existe una ligera relación) y, ya puestos, desarrollar un poco más el enfrentamiento final (demasiado corto, con muy poca magia) y el personaje antagonista.

Y ya, por comentar otros aspectos del libro, deciros que el lenguaje es bastante sencillito, perfecto para un público infantil-juvenil (quitando esa falta de descripción y diálogos que estamos hartos de leer y ver en televisión). Hay alguna que otra falta de ortografía, nada serio, y los capítulos no son muy largos, lo que ayuda a que queramos leer un poquito más para saber qué pasa. Eso sí, los pocos hechizos que hay me han recordado mucho a los de Harry Potter y eso me ha gustado mucho porque el toque de latín le pega mucho a las brujas y hace que suenen mucho más realistas.

En definitiva, creo que el autor tenía unas ideas buenas e interesantes pero le ha fallado un poco la ejecución. Esas incógnitas sin resolver, la falta de profundidad en la trama y las descripciones y alguna que otra incoherencia hace que el libro pierda un poco. Y, por dejar la reseña con un comentario algo más positivo, es un libro que se puede leer, entretenido y que os puede resultar simpático si os gustan las brujas y demás. No sé si esta es su primera o segunda novela (sé que es ilustrador), solo puedo decir que Francesc no ha hecho un mal trabajo. Tiene una buena base, así que solo le hace falta seguir mejorando para que su próximo libro llegue lejos.

ver reseña en la web

Caen estrellas fugaces

Jose Gil Romero / Goretti Irisarri

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Una fascinante historia con personajes únicos y una ambientación perfecta.

Nuestra historia comienza la noche que encuentran a un ángel caído en la cárcel del Saladero. Este hecho lo viven distintos personajes a su propia manera en distintos puntos de la ciudad. Elisa se encuentra en una de sus sesiones, Luzón y Del Fierro se enfrentan a un duelo, el padre Echarri despierta en la habitación de un hotel y… No os quiero contar más para que lo descubráis vosotros mismos 😉 Me llamó mucho la atención por el título (como buena amante de las estrellas) y la portada, pero cuando leí de qué iba, no pude resistirme a querer leerlo. Me alegra deciros que mi instinto no me ha fallado.

Es curioso cómo el camino de personajes tan diferentes se cruzan y se enfrentan al misterio de la chica a la que cortaron las alas, y esto queda perfectamente cubierto gracias a que el narrador omnisciente va centrando su atención en cada uno de ellos de forma independiente. Esto al principio es un poco confuso porque hay muchos personajes, pero te habitúas pronto a estos saltos. Y hablando del estilo, parecía que estuviese leyendo un libro del mismo siglo XIX. La narrativa de estos autores es verdaderamente exquisita y está muy lograda, haciendo que la ambientación de la época no sólo esté perfecta a nivel de lugares, creencias, sociedad y personajes históricos (muy buenos los guiños a ciertos artistas), sino también a nivel lingüístico. Además, me ha gustado mucho que incluyan imágenes reales al principio de cada capítulo. A mí al menos me hacía sentir mucho más metida en la época y a sentir la historia como algo real. Porque, desde luego, hay muchísimo de verdad en estas páginas.

Tengo que deciros que los personajes me han enamorado por completo. Hace tiempo que no veo una personalidad tan desarrollada y tan realista en un personaje, y menos en casi todos los de esta novela. Todos son especiales a su manera y tienen una voz bien marcada. Aunque lo que realmente me gustaría destacar aquí es la ironía, pero no en el sentido lingüístico de la palabra, sino la ironía que hay en la circunstancias de los personajes: la chica ciega es la única que puede ver lo que va a pasar, el abogado del diablo es incapaz de encontrar su fe, un religioso que pasa los días incumpliendo sus votos… Creedme cuando os digo que los personajes son únicos, del más bueno al más malo. Por cierto, estoy muy enfadad con Del Fierro. No puedo dar detalles sin hacer spoiler, así que os dejo caer que yo pensaba que era de cierta manera y que al final toma una decisión que no me gustó. Esto es lo que precisamente hace que sea un personaje increíble: sabemos cómo es desde el principio, lo vemos hacer cosas horribles, y aun así queremos creer que en el fondo no es tan malo (al menos yo, inocente de mí que me lo creo todo). Sin embargo, mis personajes favoritos son Luzón y Elisa. Me hace mucha gracia cómo él se dedica a analizar a todo el mundo desde la frenología, y lo peor es que clava por completo a la persona que tiene en frente. Elisa, en cambio, está rodeada por un aura de misterio que da para mucho juego y, a pesar de su condición, no duda en arriesgarse y lanzarse de cabeza a resolver el asunto.

El libro, en general, me ha parecido fascinante. Lo he disfrutado de principio a fin, me ha sorprendido y me ha mantenido en ascuas a medida que se iban desvelando poco a poco los entresijos de la trama y los personajes. Hay escenas duras, otras preciosas y, de vez en cuando, cierto toque de humor muy español. También vemos reflejada la vida misma: hay gente buena y gente mala, y hay quienes forman una mezcla de los dos. Todos tenemos algún que otro secreto, algo que nos diferencia de los demás para bien o para mal, y todos, absolutamente todos, tenemos el poder de decidir qué camino queremos coger.

“Los ángeles caídos no se convirtieron en demonios, sino en hombres. Somos nosotros los ángeles caídos”

Un momento fugaz puede suponer una oportunidad única para hacer algo grande y encaminar nuestras acciones en una dirección u otra que nos lleven a descubrir la verdad o quiénes somos.

Si no habéis leído el libro, por favor, hacedlo. Merece muchísimo la pena y a mí, personalmente, me ha dejado con ganas de más. No quería que se terminase.

ver reseña en la web