Blogger

Cafeína y Letras

España

registrado desde enero de 2017

http://cafeinayletras.wordpress.com/

Libros y reseñas

Cari Mora

Thomas Harris

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★

Los regresos no siempre son dulces

Cari Mora nos presenta a un personaje con el mismo nombre que promete mucho y da muy poco. Todo misterio que pueda girar en torno a ella queda resuelto en las primeras páginas. Las expectativas que genera son demasiadas para el papel que cumple realmente en la novela: apenas tiene carisma y todo juego que pueda tener se diluye en el olvido. Ha intentado aprovechar el arquetipo de mujer fuerte e independiente y lo que el autor ha conseguido es una mujer sosa y hueca. Incrustada en un mundo de hombres con calzador, no se impone y la primera observación que hacen de ella es “lo guapa y atractiva que es”. ¿No se supone que el personaje es intimidante, después de leer la descripción inicial? Porque ni sus acciones, ni su aspecto, ni las relaciones con el resto del elenco delatan eso.

El antagonista sufre exactamente de lo mismo: pero su presentación es mucho más espectacular que la de Cari. Sus acciones sí que cumplen, sí que muestran. Pero esto es como el burro que se perdió en la selva. Empieza con mucho ruido, pone todas las cartas sobre la mesa.

Y no se guarda nada. Así que sorpresas, cero.

Lo peor es que la premisa podría haber dado mucho juego. La ambientación proporciona muchas herramientas que aprovechar y no juega con ninguno. Pasan desapercibidos. O se ignoran al final.

Así que el ritmo de la trama se desarrolla como el encefalograma de un cadáver. Plano. ¿Puntos de giro? Planos. ¿Final? Plano.

Creo intuir las ideas que había detrás de esta obra y el resultado me ha parecido inconcluso. Un thriller sin fervor intelectual ni juegos mentales.

ver reseña en la web

Ocho millones de dioses

David B. Gil

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Pertenecemos al viaje

Al tratarse de ficción histórica, el contexto es muy importante, y David B. Gil ha hecho un trabajo impecable. No solo de documentación, sino también a la hora de plasmarlo. Las descripciones evocan perfectamente cada camino por el que transcurre la aventura, por no hablar de los acontecimientos que ocurren en ellos. En los detalles está la magia, y a través de ellos es como descubrimos que estamos totalmente sumergidos en el Japón de Nobunaga.
 
Empieza con el personaje de Martín Ayala, sacerdote español que ya estuvo anteriormente en las islas y, gracias a esa vivencia, es el mejor traductor e interprete con el que cuentan. Por eso le envían a investigar una serie de asesinatos al país del sol naciente, por ser uno de los pocos que mejor se integrará en la población y podrá tratar con ella. En esa primera parte del libro, el aroma a «El nombre de la rosa» está muy presente. El padre Martín me ha gustado mucho, por su tenacidad, su humildad y su terquedad. Su mente es mucho más abierta de lo que sus hermanos presentes por la novela pueden llegar a soñar, y gracias a eso, podemos ver a Japón y a todo su entramado religioso y filosófico florecer ante sus ojos sin que el choque cultural suponga su extinción.
 
Mi favorito, sin embargo, es Kudô Kenjirô. El samurai rural a quien le encargan que le escolte durante su investigación. No deja de ser un muchacho, muy valiente, y que no tiene esa necesidad de la lucha que tienen el resto de samurais. Me resultó un personaje muy tierno, y creo que es quien más evolución tiene a lo largo de la novela. Su corazón es noble y la relación que le une a Ayala, más tierna todavía.
 
Durante la primera parte de la novela, aparte de la presentación de personajes, se nos irá guiando por un par de escenarios del crimen. Y hasta ahí. Ese ha sido mi mayor problema con el libro: la lentitud con la que se desarrolla en sus inicios… y que la premisa queda olvidada cuando llegamos al ecuador del libro.  En ese momento ocurre un evento que quiebra con todo, épico para mi, porque es un tema que me gusta mucho y las escenas de acción (y ya no doy más pistas) también se le dan muy bien a este hombre. Por ahí puedo perdonar ese «olvido» forzado por las circunstancias, pero lo que no puedo perdonar es que al final, la motivación de Ayala cae en saco roto.
 
Y es ahí cuando entra el personaje que más he acabado odiando de toda la obra. Igarashi Bokuden. El hombre de motivación cambiante como una veleta al viento. Que a lo mejor lo lee otro y le entiende, pero yo no. Es de esos personajes que no consigo comprender ni empatizar con ellos.
 
Por eso llegué a la conclusión, tras terminar el libro y quedarme mirando al techo digiriendo lo que había leído, de que…
 
«Los motivos de este viaje no nos pertenecen, nosotros pertenecemos al viaje. Nadie puede huir de su propio destino».

ver reseña en la web

Reina roja, de Juan Gómez-Jurado – España

Juan Gómez-Jurado

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Un thriller a la española que ya quisieran los americanos en AUDIOLIBRO

Nos presenta a dos personajes muy carismáticos: Antonia Scott, la mujer —persona—más inteligente del planeta, y Jon Gutierrez, el policía más tiernito del planeta. Quizás haya cierta saturación en el mercado de las parejitas que se enfrentan a complejos casos policiacles, pero ésta en particular posee dos elementos que la hacen destacar:

—La química: sin romances forzados de por medio. Solo por eso, ya le estoy montando un altar a Juan.

—Las características personales de cada uno. Las ha normalizado, los ha tratado como personas que son, cuando a día de hoy intentan destacarlas tanto para sacar partido que las desnaturalizan. Altar terminado.

El ritmo es trepidante, resevándose el espacio que considero justo y necesario para conocer a Antonia y a Jon, así como al resto del elenco. Creo que la ambientación está muy cuidada, muy bien trabajada. Ya sabemos de algunos libros en los que, por hacerse los modernos, recurren a meter marcas y fenómenos tecnológicos que acaban saliendo mal. A él no le pasa, precisamente por tratarlos con la naturalidad necesaria para que figuren en un segundo plano, de fondo, y no como reclamos de atención a posibles lectores. No usa a personajes como alivio cómico (cosa que, a veces, en algunas obras se me antoja una falta de respeto al pobre personaje en sí, que acaba perdiendo la dignidad), sino que la propia narrativa es fluida y es lo que da pie a que se pueda respirar (porque, ejem, no está gordo).

Claro que no todo es bueno. Hay un elemento en concreto que me ha chirriado un montón, y son las motivaciones de ciertos personajes. Porque en eso, más de un personaje se me cae, porque está poco explicada o cogida con pinzas. Es perdonable, en comparación con todo lo bueno que tiene el libro, pero es algo que está ahí. Pinchándome.

La editorial me ha mandado el audiolibro, y la voz que toma las riendas, Nikki Garcia, me ha transportado a las páginas con gran maestría y aplomo. Su voz, para mí, siempre será la de Antonia Scott. Además, esta edición trae en sus últimos capítulos las notas del autor, contadas por el propio Juan. Apuntes que son muy interesantes y que, a lo tonto, he acabado escuchando de principio a fin.

ver reseña en la web

Nuncanoche (Crónicas de Nuncanoche 1), de Jay Kristoff

Jay Kristoff

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Vigila a tu propia sombra

Después de nuestra última lectura, no nos movemos de la ambientación italiana y veneciana, con sus máscaras. Salvo que esta vez, tres soles inundan los cielos y nunca es de noche.

Excepto en el mundo de Mia Corvere, nuestra protagonista. Allí siempre es de noche.

Me he topado con uno de los mejores inicios que he leído. A base de paralelismos, cambiando la fuente de letra para marcar que es pasado de presente, el libro abre con la simetría perfecta entre sexo y muerte. Una presentación fuerte para una obra cargada de negrura.

Hay un fuerte worldbuilding detrás, aunque en las descripciones y entornos en los que se mueven los personajes, solo estén los detalles más importantes y visibles. Todos ellos cargados de significado religioso que se basa en el dualismo de la vida. Pero esas pequeñas pinceladas, muy bien hechas, se boicotean a sí mismas al intentar profundizar más con datos históricos en los múltiples pies de página repartidos a lo largo de todo el libro, sin importarles que se rompa el ritmo trepidante de una pelea o la paz de una conversación.

De todas formas, el gran carisma de la protagonista, Mia Corvere, empequeñece todo lo demás. El narrador, un narrador testigo que quizá sepa demasiado, está dispuesto a relatar su vida y a darle una celebridad más que merecida, levantando una leyenda con ella que la chica se ha granjeado por méritos propios.

Su vida es un drama, vale. Eso de tener el don de controlar las sombras, en algunas ocasiones, fuerza su caracter hasta rozar el límite de la Mary Sue. Pero eh, son fallos comprensibles teniendo en cuenta su edad, todo lo que ha pasado y lo que le queda por pasar. El libro no se queda solo en la eterna lucha de la luz contra la oscuridad, sino que va más allá y carga contra quienes se aprovechan de esos bandos para sacar provecho.

El inicio tan fuerte da paso a la trama de la «escuela de asesinos», el culto a la diosa de la muerte. Mia no está sola, sino que comparte espacio con un númeroso grupo de alumnos. Muchos de ellos (la mayoría excepto cinco o seis) están ahí sin nombre ni caracterización, solo para demostrar que el riesgo de estar allí es real. Nadie juega con venenos sin que le salpique un poco, ni se pega con espadas sin sufrir alguna herida. En su ambientación hay sitio para eso, para la magia y la alquimia, aunque su sistema no se explique del todo lo hace plausible y juega un gran papel en la vida diaria de estos chicos.

Las amenazas aguardan detrás de cada esquina, susurran entre las sombras. El libro cierra algunos hilos, pero es un nacimiento, unos primeros pasos taciturnos hacia algo mucho más grande. Asienta unas bases muy firmes, presenta un mundo con muchas posibilidades. Me ha costado muchísimo dejar el libro a lo largo de todas las sesiones de lectura. Así que…

ver reseña en la web

Cuídate de mí, de María Frisa

María Frisa

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Novela Negra con muy buen sabor español

Amor a primera letras. He sentido un flechazo en el mismo instante en el que he abierto el libro y he visto el estilo tan limpio y tan directo que usa la autora. De esos que últimamente no siento porque me venden thrillers cuando pido policíacos.
 
Me ha gustado mucho que la acción transcurra en España (concretamente en Zaragoza). Nuestras protagonistas, Lara y Berta, son inspectora y subinspectora, respectivamente, del Cuerpo Nacional de Policía. Ésto ha hecho que el libro se me hiciera más cercano, más ameno. La autora sabe de lo que habla, y en mi libreta de notas, rodeados por caritas de felicidad, he anotado algunos términos utilizados y que demuestran que sabe de lo que habla, que denotan un gran trabajo de documentación y que no se ha quedado en la superficie de cómo trabajan los cuerpos de seguridad del estado.
 
Esa documentación se extiende al retrato que lleva a cabo de la realidad española y la lacra de los malos tratos. No es el único eje alrededor del cual gira la novela, porque tiene tiempo para tratar otros temas igual de escabrosos, como son la pederastia o la mancha del terrorismo que ha dejado en el país. Todo ello, con una critica a las bases que cimentan el sistema jurídico, extensibles a cualquier sistema jurídico del mundo. Es una crítica vívida, sentida, capaz de revolver por dentro al más pintado.
 
Sobre todo, teniendo en cuenta ese final. El regusto amargo que me está acompañando desde que lo he terminado y al que no dejo de darle vueltas, cada vez más presente. Un final brillante.
 
En cuanto a los personajes, no puedo decir nada malo de ellos. Tanto Lara como Berta cumplen de lejos con sus cometidos, además de mostrarnos la faceta humana que está detrás de la placa. Son personajes bien construidos, que aunque no evolucionan mucho, nos hacen partícipes de su dolor y de cómo se enfrentan a él. Los trasfondos de ambas juegan en pasado y presente, complementándose entre sí y haciéndolas únicas y diferentes la una de la otra.
 
Por otra parte, los personajes secundarios me querían parecer una delicia. El único problema ha sido el poco papel que han podido tener, centrándose el libro en la investigación y en cómo les afectaban los devenires que el destino tenía preparado para ambas. Eso no quita de que, el poquito tiempo que estuvieran presentes, resultasen interesantes y, sobre todo, VIVOS.
 
Quizá, la única pega que le pondría a esta obra es el cierre de determinados capítulos, que pretenden acabar dejándonos con la miel en los labios, y para eso, rematan con una frase que desvela parte del misterio pero que las investigadoras no caen por sí mismas por equis motivos que no puedo revelar. No es algo que llegue a destrozar el tono ni el ritmo, pero si me sobran un poco.
 
Visto esto, estoy segura de que entenderéis la nota que debo ponerle a continuación.

★★★★★
 
He devorado el libro en pocos días, y el tiempo que pasaba sin leerlo, lo dedicaba a pensar en él en una parcelita de mi mente, en cómo iba a continuar, en cómo desentrañarían el misterio y en las consecuencias de llevarlo a cabo. El estilo de narración fluido, el increíble papel de las protagonistas y el tremendo desenlace, hacen de éste un libro que considero imprescindible para los amantes del género.

ver reseña en la web

Peter y Wendy

J.M. Barrie

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

La segunda a la derecha y todo recto hasta el amanecer

Antes, cuando me proponían leer un clásico, torcía la nariz en un claro gesto de asco y me negaba en redondo. La palabra «clásico» se dibujaba en mi mente como sinónimo de «aburrido», «estilo sobrecargado», «palabras grandilocuentes». 
 
Es ahora, a mis veintisiete años, cuando estoy adentrándome en ellos, y lo hago por mi propio gusto y curiosidad. No hay nada que me guste más que discernir por mi misma la interpretación de un texto. 
 
Cuando tuve el libro de «Peter y Wendy» en mis manos, dudé. El libro, además de notas a  pie de página, también consta de una introducción. Normalmente, las introducciones con las que me he topado, más que ponerme en antecedentes, se dedican a destriparme la filosofía o el mensaje de lo que quiero leer a continuación. Así, influyen en mi mente, y no puedo deducir por mi misma lo que el autor intenta decirme más allá de los personajes, de sus acciones y las escenas. Esas cosas me fastidian la lectura. 
 
Así que me congratula anunciar que esta introducción y las notas de traducción son maravillosas. Porque no vienen a desgajar el mensaje como si fuera una naranja y el lector, tan estúpido que no sabe partirla en trocitos. 
 
Nos enuncia el contexto. El qué motivó a J. M. Barrie a escribir lo que a escrito. A odiar su versión. Qué lo inspiró. Quién lo inspiró. Qué hubo antes, qué hubo después. Si tenéis el pensamiento tan cotilla como lo tengo yo, vais a disfrutar muchísimo con esta información, os lo aseguro. Por otra parte, las notas están muy bien repartidas a lo largo del texto, sin interrumpir demasiado el ritmo, breves y concisas. 
 
Dichas las modernidades del cuento, vamos al meollo del asunto. Para ello, una advertencia: agarraos con fuerza a la suspensión de incredulidad como si estuvierais descubriendo aún el placer de la lectura. Es la mejor manera de acercarse a Peter y Wendy.
 
El mundo de fantasía que presenta Barrie se me antoja como el escenario de un teatro. Lleno de fantasía, color, trucos, magia. Pero eso es la parte delantera, la que se ve a simple vista. Si ahondamos, si nos escurrimos por el foro, pondremos un pie en el entramado, una zona oscura, donde el maquillaje se va y se queda la realidad que se está tapando durante la obra. El transcurso del tiempo. La vida. La muerte. La juventud perdida, que jamás regresará, y que se despidió de nosotros llevándose la ingenuidad, que habita como un beso en la comisura de los labios. 
 
Me dolió en ciertos momentos leer esto y darme cuenta de lo que ocurría en realidad en la tramoya. 
 
Y donde más lo he visto ha sido en Garfio. No hay personaje que no se quede en la cabeza, bien diferenciado del resto, con un simbolismo propio que no pienso estropearos. 

Los protagonistas aquí son dos, aunque solo uno de ellos evoluciona, y esa es Wendy. Pero quien tiene la fuerza en la narración es Peter Pan. Su personalidad es tan fuerte que cuando se pone inaguantable, se pone inaguantable. Es quien ordena y manda, y a su antojo se mueve el libro y Nunca Jamás. A ese control contribuye el narrador, muy metido en la novela, dirigiéndose a nosotros y anticipándonos a veces la que se va a liar de un momento a otro. 
 
Esto último es un arma de doble filo, porque secuestra el factor sorpresa, que a veces se agradecería. Además, él mismo admite que no lo cuenta todo, porque las aventuras que estos chicos viven en Nunca Jamás son un montón. Sin embargo, solo nos cuenta las necesarias para hacernos una idea de cómo es ese mundo maravilloso. 

El libro advierte de que a estas alturas, los lectores nos acordaremos de su versión Disney en la mayoría de ocasiones. En mi caso, casi se me salta una lagrimita porque de la película que yo me acordaba era de Hook. He visto ambas, y creo que es esta última la que con más respeto se acerca a la obra de Barrie (Eso, y que de la de Disney si la he visto, no la recuerdo mucho). 

NOTA
★★★★☆
 
Cuesta, pero recomendaría acercarse a este libro con la mente en blanco -sin las películas, vaya -y con el corazón de un niño. Sobre todo con el corazón de un niño. Es un cuento tierno que en esta edición está muy bien cuidado, que recomiendo leer una vez en la vida… 
 
…o leérselo a algún niño una vez en la vida. 

ver reseña en la web

No digas nada de Brad Parks

Brad Parks

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Y el veredicto es...

Olvidaos de la faja. Nunca hagáis caso de la faja. Este libro no podría ser más distinto de Stranger Things, así que ignoradla.

No digas nada》 es un thriller con tintes de drama, haciendo hincapié en este último género gracias al narrador en primera persona. Nuestro protagonista, el juez Scott Sampson nos relata la tragedia que un buen día asola a su familia y que, como todas las tragedias, nunca vienen solas. A veces, en contadas ocasiones, irrumpe en escena un narrador en tercera persona que nos cuenta como le van las cosas a los secuestradores, para añadir tensión y… centrarse en lo que importa. Un pequeño recordatorio de dónde esta el meollo de la cuestión.

Y ¿para qué secuestrar a los hijos del juez? Evidentemente, tiene algo que ver con los casos que se presentan ante él. ¿Pero cuál de todos? La intriga en ese sentido se resuelve rápido. Entra en escena el juego económico de forma sencilla y fácil de entender, por lo que no lastra en absoluto el ritmo que nos golpea todo el tiempo.

Sigue una estructura genérica, sin aportar novedades, pero esta bien ejecutado, deja todos los cabos atados y se devora enseguida. Os recomiendo echarle un vistazo.

ver reseña en la web

Sin compromiso (Agente Tessa Leoni 2)

Lisa Gardner

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Vuelve Tessa con ganas de marcha

La Chica del Tren” llevó a los thrillers literarios a la palestra, generando un fenómeno de alcance mundial que golpeó a las librerías con un fajo de libros clónicos. Esto hizo que desde entonces, me acerque con ciertas reservas al género, y que desconfíe de todo lo que desprende cierto tufillo al libro mencionado anteriormente. Sin embargo, los libros de Tessa Leoni, de la autora Lisa Gardner, se han ganado su sitio en mi estantería pese a compartir género. Y enseguida os explico por qué:

 

Han transcurrido dos años desde los acontecimientos ocurridos en el primer libro. Las vidas de los implicados han seguido adelante, y es lo que usa como gancho en los primeros pasos de la novela: ver qué ha sido de Tessa y de D.D. Sin embargo, una vez que han cumplido su función, ceden el paso a la ama y señora de la saga (que para eso lleva su nombre), y a un par de personajes nuevos listos para la acción.

Tenemos por un lado a Nicole Adams, agente del FBI, fría y profesional. O al menos, eso dice el libro. En su caso, rompiendo con el típico cliché del FBI arrebatando el orgullo de la policía, trabaja codo con codo con el equipo. En el mismo bando tenemos a Wyatt Foster, policía del condado de New Hampshire y carpintero de corazón. Campechano e inteligente, de gustos sencillos, funciona bien trabajando junto a Tessa. Demasiado bien. Hecho a medida.

Tessa sigue siendo una avezada investigadores, y por suerte, ya no está bajo la misma presión que la sometía en el libro anterior. Os hablo tan pronto de estos personajes porque este título sigue el esquema de su hermano mayor: se distinguen dos focos narrativos que se alternan entre ellos, sin dar tiempo a echar de menos a nadie, haciéndonos entender que lo que ocurre en unas y otras escenas sucede a la par. Además, para que dejar el libro a un lado sea del todo imposible, llega un momento en el que la investigación arroja un detalle turbulento, y empieza el siguiente capítulo con la consecuencia directa del mismo afectando a un bando u a otro.

El caso consiste en el secuestro de una familia de tres miembros, contado por la esposa en primera persona. Es evidente que su fachada perfecta e idílica es falsa como los billetes de trescientos euros, embadurnados de secretos hasta arriba.

La investigación para dar con ellos está narrada en tercera persona, pero todo hay que decirlo: me da la sensación de estar ahí para sacar trapos sucios más que para encontrar a los Denbe, la familia secuestrada. Coge ritmo al final, eso sí, centrándose de últimas en su razón de ser gracias al tirón de riendas de Tessa.

ver reseña en la web

Corre hasta el fin del mundo

Adrian J. Walker

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

Tu corre y avísame cuando llegues

No le hagáis ni caso a la sinopsis de la parte de atrás del libro, porque no es correcta del todo.

La carrera es DESPUÉS del fin del mundo. Por lo demás, creerosla. Nuestro protagonista lo pasa fatal intentando reencontrarse con su familia, va a contrarreloj y todo lo demás. En eso no hay trampa ni cartón. Las comparaciones son odiosas, pero para no hacer spoiler, el libro en general me ha recordado mucho a cómo desarrolla los acontecimientos la saga «The Walking Dead» (ausencia de zombies incluida). La amenaza no es el propio fin del mundo, o cómo lo que sea que ha pasado -que para que disfrutéis del libro de principio a fin me lo voy a callar -ha desarrollado unas consecuencias donde lo más peligroso no son las enfermedades o la escasez de medios que deja detrás, sino los propios supervivientes que harán lo que sea por mantenerse con vida en un ambiente hostil.

Esto es un arma de doble filo, y aunque el autor ha hecho un buen trabajo con determinados personajes, otros pasan sin pena ni gloria. Entre ellos, el protagonista. Él sí que es una carretera. Nos va llevando de un sitio a otro con todo escurriéndosele todo como la lluvia sobre un chubasquero. “Sobrevive” al día a día, acostumbrado a la vida fácil hasta el momento del desastre, y cuando llega la hora de la verdad, sigue en sus trece. Le cuesta dios y ayuda evolucionar, y si no es porque de vez en cuando le mencionan, no recordaría su nombre. Lo mismo pasa con otro de los personajes que le siguen, Richard, del cual solo me acordaba cuando alguien le hablaba en el libro. La evolución de Ed solo se da mediante un golpe -una ostia contra el suelo, hablando en plata -y es casi al final. Y aún así, depende enteramente del resto de personajes que van con él. Ed, sin Harvey, Grimes y Bryce no es nadie.

El libro quiere hablar de la humanidad, de la bondad y la maldad, y cómo actuaríamos cuando la civilización se fuera a tomar viento y las normas cívicas se fueran con ella. Nos aferraríamos a su recuerdo, en eso estoy de acuerdo. Pero si pretendes demostrarme que hay gente más salvaje, gente que cruzará sus límites por una razón u otra, el libro se me queda corto. Hay escenas que podrían haber dado mucho de sí si se hubieran alargado, si hubieran profundizado en los nuevos tipos de relaciones sociales que hay establecidas. Y en los golpes dramáticos, ocurre igual. La muerte pasa sin pena ni gloria en un mundo que ha visto el acabóse cerniéndose sobre él, y muchas de las consecuencias lógicas no se explican hasta casi el final.

A su favor habla que está narrado en primera persona, y aunque de vez en cuando hace una introspección o flashbacks, no cuenta con el fallo que sufría «La Larga Marcha», de Stephen King, donde todo era muy lineal. Aquí vamos de encontronazo a encontronazo.

 

Nota Final

3 / 5
 

Aprobado raspado, porque en mi caso, estoy bastante cansada de «The Walking Dead». Si a mi me cuentas que el señor tiene que correr porque se le viene el fin del mundo encima, espero que al pobre hombre se le hunda el suelo que pisa, que además sea lava y le caigan meteoritos a pocos centímetros. En su lugar, me ha dado un paseo a paso ligero por una tierra desolada pero llena de gente, con un estilo rápido de leer, pero que trata el drama a la ligera. 

ver reseña en la web

Caen estrellas fugaces

Jose Gil Romero / Goretti Irisarri

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

La sorpresa del año que cae en forma de estrella fugaz

No me gusta la novela histórica. Ni siquiera la ficción histórica. Tiendo a saltarme a la piola las eternas descripciones sobre contexto histórico, monumentos que ya no existen, personas que siento tan lejanas que mi memoria borra de forma automática mucho antes de procesarla. Bueno, ¿pues sabéis qué? Que el libro me ha gustado. Y mucho. Muchísimo. Se lo estoy recomendando a todo el mundo.

 

Tenemos ante nosotros una novela de ficción histórica, con más tintes fantásticos de los que cabría pensar, envuelta en magia. Los largos párrafos descriptivos que me aterrorizan se apoyan en fotografías documentales que acompañan al inicio de los capítulos, que avisan de antemano dónde va a transcurrir una escena clave, siendo el escenario principal la Madrid bajo el reinado de Isabel II. Lo que importa en este libro es la acción, el enigma que esconde entre las páginas, que, cual espiral, una vez que te atrapa el tobillo no te va a dejar salir, sino que te va a hundir irremediablemente hasta que quedas prendado de sus personajes, con un inicio tan fuerte que es casi imposible no tirarse de cabeza a darse un chapuzón en él.

 

Porque son unos personajes redondos. Puede que parezcan demasiados al principio, pero el propio libro dosifica sus presencias dedicándoles un espacio equidistante, el mismo tiempo a cada uno para que se luzca, para que se les coja cariño y demuestren lo que valen. Tenemos a los protagonistas absolutos: Elisa Polifeme, una vidente ciega, que nos emplaza a la moda del esoterismo en España y Leónidas Luzón, un abogado del diablo, un tullido que se encarga de investigar los supuestos milagros y apariciones para ratificar su veracidad. No penséis que todo el peso de la obra recae sobre ellos, por mucha magia que haya visto entre ambos. Por otra parte tenemos al inspector Melquiades Granada, un avezado policía adelantado a su tiempo, con un sentido del deber impecable, y al que acompaña la mayor parte del tiempo su compañero Navarrete. Y, como antagonista, tenemos al conde Del Fierro. Un malo muy humano. Un malo tan bien construido que, a veces, se come la obra por sí solo. Como ya digo, el libro está plagado de personajes muy buenos, hipnóticos, bien construidos. Y todos guardan algún secreto. Todos están conectados. 

 

Y ya que estamos hablando sobre personajes, vamos a hablar de personajes. De apariciones estelares de celebridades históricas que dan contexto y un guiño gracioso, como Benito Pérez Galdós, por ejemplo, al que vemos jovencísimo intentando hablar con el antagonista principal, y al que le da largas porque su carrera en la época aún está por venir.

 

El libro entero está narrado con un estilo ágil, con un chocante -en el buen sentido – tiempo presente. Al principio puede ser algo caótico el traspaso de un personaje a otro, porque el narrador va saltando de forma que podamos ver lo que ocurre con la mayoría de los personajes de forma simultánea. Esto, en la segunda parte del libro, da lugar a un dinamismo brutal, porque los sucesos que se desencadenan lo hacen con una simetría casi perfecta, una melodía armoniosa que va in crescendo y que se te queda en los tímpanos durante unos días sin llegar al punto de repetitiva.

 

 

PUNTUACIÓN

 

5 / 5

 

En resumen, estamos hablando de una de las sorpresas del año, con una edición correcta, una escritura cuidada y una puesta en escena entre sus páginas de las que me quitan el hipo. Aunque es verdad que el final da pie a una continuación -apunta a trilogía-, el libro se disfruta de principio a fin, adquiriendo un ritmo trepidante desde el minuto uno. Estaremos ojo avizor para su siguiente entrega. 

ver reseña en la web

Y yo a ti más (Serie Tessa Leoni 1)

Lisa Gardner

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Para cuando había perdido la fe en el género, llega Leoni.

Opinión

 

Personajes:

   Se podría decir que tenemos una protagonista principal y una secundaria. Tessa Leoni, la primera, alrededor de la cual se articula toda la acción, todo sucede en torno a su figura. Si tengo que hablar de ella, he de recurrir a un símil. Es como Judy Hops, de Zootropolis. Por apariencia, por forma de ser, por su propia historia, nadie daba un duro por ello, y de pronto, se ha superado a sí misma para convertirse en una súper agente de policía, que ha entrenado más que el resto, y está más dotada que el resto. Su motivación principal, y prácticamente única, es su hija Sophie.

   Todas sus acciones están planeadas de antemano. TODAS. Si no es el plan A, aparece de pronto el plan B. Esto podría parecer un punto negativo, pero tal y cómo está planteado el estilo del libro, el ritmo que lleva, se le puede perdonar. Al menos, a alguien que le guste la acción tanto como a mi.

Por el amor de Dios… ¡ES UN RAMBO EN MUJER! Quiero decir, el típico héroe de peli de acción que le agujerean a balazos en pleno tiroteo y no dice ni mu, pero lloriquea cuando le ponen la tirita. Muchos diréis: “Ay, pero es que es una moda de ahora, llevar a la protagonista fuerte e independiente…”. Vale. Si esta mujer no tuviera la motivación que tiene, cosa que te recuerda casi demasiado a menudo, os daría la razón. Pero su forma de ser esta justificada. Sobre todo, porque he mirado a mi madre cuando estaba leyendo, y por un momento la he visto capaz de hacer estas cosas. MUY capaz.

Y por otro lado, tenemos a D.D.Warren, detective de homicidios de Boston. Que tiene encima dos marrones del tamaño de la luna. El caso, y una sorpresita que viene en camino. Digamos que es la “poli mala”, pero se la ve flaquear. Creo que está bien construida, que tiene carisma. Va recogiendo las migajas de pan que le deja Tessa, muy a la zaga. Y con ella queda patente también una teoria personal que tengo, y que me alegra de no ser la única:

 

“El hombre es un lobo para el hombre. Y la mujer, una zorra para la mujer”.

 

Casi hasta el final del libro, no se cree ni por asomo que Tessa sea inocente. Sus teorías, bien sesudas, la culpabilizan de mil formas distintas. Porque sabe que la mujer puede llegar a ser un monstruo para su propio género. Que puede llegar a pisotear tabúes inimaginables. Y concretar esto nos lleva al pantanoso terreno del spoiler, así que no os digo más.

 

Tema:

Aparte de lo que he mencionado en la sección de personajes, está el tema del maltrato. Aquí tengo que pararme, porque llegué a pensar que sería el único tema del libro sobre el que trataba el caso de fondo, y no ha acabado siendo así. Y sinceramente, viendo como lo estaba orientando, si lo hubiera dejado como único hilo conductor, habría estado genial.

Es el primer libro (y meto aquí de paso películas) que retrata a las “víctimas” como lo que realmente son.

Supervivientes

No tendrán nada que ver, pero lo dije cuando comenté “Eleanor&Park”, de Rainbow Rowell. Lisa Gardner, al contrario que Rowell, SI SE HA DOCUMENTADO sobre este fenómeno. Sobre este crimen. Y se ha documentado BIEN. Sabe como empiezan estas cosas. Sabe como acaban la mayoría. Como se dejan pasar. Como se tapa bajo la pátina del falso bienestar familiar. SABE lo que piensan las víctimas sobre sí mismas. Y eso se lo aplaudo. Es la primera vez que veo que una autora hace bien su trabajo con este tema.

Ya era hora. A ver si aprendéis.

En otro orden de cosas, se nos mete con algo de calzador la corrupción. La ambición. El poder del dinero. Y creo que es algo que entra demasiado tarde en la ecuación. Por eso creo que ha sido un pequeño fallo, pero no importa. El libro se disfruta igualmente.

 

Trama:

  Brian Darby, ingeniero, aparece muerto en la cocina de su casa, con tres disparos hechos con el arma reglamentaria de su mujer, Tessa Leoni. La hija de esta, Sophie, ha desaparecido. Cuando llega la policía, se encuentran con una Leoni con claras heridas de maltrato, por no hablar del shock. Pero algo no cuadra. De hecho, nada lo hace. Por eso, la agente D.D.Warren sospecha desde el inicio de la partida, guiándonos por un entramado laberintico construido por la calculadora mente de Leoni, dispuesta a hacer cualquier cosa por su hija.

 

Estilo:

    Sigue el esquema de las novelas en las que la acción se explica mediante dos personajes protagonistas. Si no se hace bien, puede llevar a confusión. Los capítulos no tienen título, ni te indican el nombre de quién esta narrando. Con D.D.Warren, la autora usa el narrador en tercera persona, y con Tessa Leoni, la primera. Y sé por qué lo hace.

   Quiere hablar, sobre todo, del trance que pasa como madre. De ese vínculo invisible y más fuerte que el diamante. Por eso la elección del narrador en primera ha sido un acierto. No solo porque sé que en todo momento es Leoni quién me habla -y que por cierto, en el epílogo rompe la cuarta pared explicándonos directamente a nosotros lo que sucede después -, y lo que me cuenta lo convierte en algo íntimo, en algo personal. Sé lo que piensa de primera mano, y me explica los pormenores de lo que quiere hacer.

  Ahí es donde entra el juego un elemento que me ha parecido novedoso: el narrador en tercera persona me cuenta los hechos como los describiría alguien desde fuera. Leoni me lo cuenta desde dentro… y se aprovecha de los huecos para darle la vuelta a la tortilla y dejarnos con el trasero torcido. Me ha parecido un recurso muy bueno, y que facilita el ritmo de lectura.

  Porque el ritmo es trepidante. Hay muy pocos momentos de relax: una niña desaparecida tiene las horas contadas, después de todo. Y a mi esas cosas me encantan: el no parar excepto para lo básico, y cuando no queda otro remedio.

   La edición que tengo, además, tiene un tamaño de letra medio, así que para cuando me di cuenta, ya tenía medio libro leído.

 

Ambientación:

Este libro es pura acción. Las descripciones son justas y necesarias, sin perderse en detalles que no vienen a cuento, centrándose en las localizaciones del caso, con nieve de por medio a la espera de ser manchada de sangre.

 

Nota final:

4 / 5  
    Cumple de sobra, y se disfruta de principio a fin. Rápido de leer, con un ritmo acelerado, y que juega con tus hipótesis como un gato con una madeja de lana. Personajes carismáticos, y un punto de vista estudiado sobre temas actuales como la violencia de género. No me he llegado a destripar el libro entero acertando al “asesino”, aunque poco me ha faltado. Y con la experiencia que tengo, a día de hoy eso es todo un logro. Muy recomendado. Si se trata de una saga, ¡que traigan el resto ya!

ver reseña en la web

Serafina y el bastón maligno

Robert Beatty

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Buscando al felino que hay en mi.

Personajes

Serafina: Nuestra joven protagonista. Una chica preadolescente que vive a caballo entre el mundo humano y al animal, escondida en las entrañas de la suntuosa mansión Biltmore, pero que, después de los acontecimientos del primer libro (“Serafina y la capa negra, que no he tenido el gusto de leer), los habitantes de la casa ya conocen de su existencia, tratándola con familiaridad.

Esto se refleja en su personalidad, en formación y creo que acorde a la edad que tiene y al ambiente en el que vive. Es una cazadora, con un instinto muy afinado, que apenas sabe de las costumbres de la alta alcurnia de la sociedad. A lo largo de este libro se dedica, aparte de a desentrañar el misterio, a buscar qué es lo que le hace falta para ser “ella”.

Braeden: Me ha pasado bastante desapercibido para ser quien es. Es el sobrino de los dueños de la casa, y amigo de Serafina. Se les supone una relación bastante estrecha, por haber vivido juntos las dificultades del primer libro, y de este. Ha tenido reacciones que he considerado poco normales, y no puedo adentrarme mucho en ellas en esta reseña porque son un poco spoiler del libro… Lo que si me ha gustado ha sido ese detalle casi al final que se deja caer, la posibilidad de que el chico sea más de lo que parece. Espero que en el tercer libro, que dice el autor que ya está con él, solvente esto. Porque esa apostilla final puede dar mucho de sí, y es una idea muy interesante.

Rowena: La recién llegada, una señoritinga londinense con marcado acento y demasiados aires. Se aloja en la casa junto a la familia de Braeden esperando a su padre, y mientras tanto, Braeden está obligado a hacer buenas migas con ella. En un principio, parece una chica consentida y superficial, pero luego deja caer más profundidad al personaje en un par de escenas.  ¿Lo malo? Que se convierte en un elemento cliché, una sorpresa que se ve venir desde el momento en el que Serafina se encuentra con ella a plena luz del día y monta un circo ante sus “salvajes” pintas.

 

 

Tema

Quitando el misterio del fondo, se nos queda una búsqueda de la identidad temprana, y el amor por la naturaleza y los animales.

 

 

Trama

Unas semanas después de haber vencido al portador de la Capa Negra, la normalidad que ha regresado a la casa Vanderbilt va a durar poco. Los animales del paisaje que rodea a la vivienda huyen, o modifican sus comportamientos por otros más agresivos, más salvajes, pero sospechosamente coordinados. Serafina es testigo de la llegada de una siniestra figura oscura, con una lechuza como aliada y un bastón cargado de magia. La única que puede hacer frente a esta amenaza es la propia Serafina, que hará cualquier cosa por proteger a su amigo Braeden, y a las tierras de las que procede, sin perder de vista la búsqueda de su propia naturaleza.

 

 

Estilo

Aunque es un estilo sencillo, sin vocabulario complejo y ni una sola nota a pie de página, me he encontrado con ciertos gazapos que no sé decir si es cosa de la traducción, o es que el libro es así a posta, y que me han obligado a releerme algunos párrafos porque perdían totalmente el significado. Quitando esos fallos, es rápido de leer, con capítulos cortitos con contadas excepciones. Esta cargado de acción, y eso me encanta.

Lo he leído sin pasar primero por la primera entrega, y quitando determinados detalles que el propio libro te explica en las escenas que hacen falta de forma ligera y yendo al grano, no es algo que realmente se necesite para entenderlo. Aunque me da la sensación de que, quizá, a ciertos personajes les cojas más cariño si has pasado por la casilla de salida antes de llegar a este.

 

 

Ambientación

Bueno, estamos en una hacienda de gente pudiente en medio de unos bosques donde viven pumas, entre otras bestias salvajes. Es decir: hay un claro contraste entre la casa y los alrededores, y creo que debería haberse aplicado un poco más a la hora de describir estas notables diferencias. Pero no es algo que le quite puntos, o haga que el libro sea malo, en absoluto. También vuelvo a lo de antes: seguramente sean detalles que me haya perdido por empezar la casa por el tejado y no abrir el primer libro. No lo sé.

Además, la acción transcurre en la víspera de Navidades de 1899, pero si no es porque me dicen la fecha tal cual, además de aportarme detalles a lo largo del libro sobre la falta de tecnología, no me hubiera dado cuenta de la cronología interna del libro. No es un detalle especialmente llamativo, pero si me ha sorprendido las escasas alusiones temporales.

 

 

Nota final

4 / 5

Pese a los tiempos que corren, aún hay sitio para la magia, el misterio, y ese amor genuino por la naturaleza y los animales.

Que si, que el libro tendrá sus fallos, pero es de esos títulos que me hubiera gustado leer más joven. Lo he disfrutado, pero con menos bagaje a mis espaldas, lo habría hecho aún más.

Si le quito un punto, es porque, a estas alturas, siempre pido más. Más información acerca de determinadas escenas, que podría haberse mostrado más. Y ciertos fallos que me supongo que serán cosa de la traducción, pero que me han hecho releerme algunos párrafos porque el significado era poco nítido. Quitando eso, una buena lectura, muy recomendable.

…sobre todo si te gustan los felinos.

ver reseña en la web

Mi nombre era Eileen

Varios autores

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

Iba para asesina y me quedé en iba

Personajes:

   La protagonista es Eileen, un personaje del que vais a saber hasta los detalles más nimios e íntimos. Conforme lo iba leyendo, el personaje me iba cayendo cada vez peor, y aunque encontraba ciertos puntos en común con ella, lo único que conseguía con eso era que me diera más repulsión sus instintos y ciertos pensamientos suyos.

  Es decir, el desarrollo del personaje está bien construido. Tiene consistencia porque la psicología de Eileen está muy trabajada. Pero eso tiene doble filo. He aborrecido al personaje. Me cuenta su vida después de transcurrir cincuenta años, me cuenta lo que le pone, lo que no le pone, como era de mojigata, sus “vicios”. Se recrea demasiado con ellos. Y vale que me lo cuente una vez, pero que se tire cuatro capítulos recalcando su opinión sobre sus “partes pudendas” me aburre.

¿El resto de personajes? Eileen está centrada en si misma, en describirse a sí misma, que aparecen con descripciones indirectas, sin adentrarse en nada. Hasta que llega Rebecca, totalmente distorsionada por la propia percepción del personaje. No me malinterpretéis, es algo totalmente lógico porque Eileen me ha dado la sensación de estar “muy tocada”, pero es un retrato muy vago de todo lo que hay alrededor de ella. Eileen es muy egoísta, y como tal se nota en la narración.
 

 

Tema:

Es una evolución de una persona de pasado truculento, que ha llevado una vida infeliz, y que toma las riendas aunque sea movida por las causas menos adecuadas para ello, como es un crimen.

   

Trama:

  Eileen vive su maltrecha vida sin motivaciones ni esperanzas, solitaria, amargada, hasta que conoce a una nueva compañera de trabajo, y con quien acaba cometiendo un crimen.

 

Estilo:

    La narradora es la propia Eileen contando los sucesos que la llevaron a estar donde en estos momentos está y como es ahora, hace cincuenta años. De vez en cuando se juzga a sí misma en retrospectiva, o juzga el entorno o los personajes con los que se movía. No usa un lenguaje muy complicado, pero si es verdad que es muy repetitiva en ocasiones, reiterando el mensaje de lo egoísta que fue, lo tonta que fue, la mala suerte que tuvo, lo mojigata que era… Realmente, hasta los últimos dos capítulos, no ocurre nada digno de mención, más allá de cómo Eileen va desaprovechando su vida.

 

Ambientación:

La acción se enmarca en X-Ville, un pueblecito venido a menos americano, días antes de nochebuena. El conteo del tiempo está muy medido en ese sentido, porque cada capítulo es un día de la semana concreto. En cuanto al paisaje, es eso, un pueblecito cubierto de nieve, pero todo con cierto deje decadente, para envolver la descripción de una Eileen apagada, una “don nadie” atrapada en una espiral de amargura. El otro escenario en el que se mueve es la cárcel de menores donde trabaja la protagonista, un antro igual de desfigurado.

 

Nota final:

3 / 5  

  Eileen no es un personaje que inspire a seguir leyendo. Todo está envuelto en una atmósfera oscura, desagradable en general, porque el lector lo va a experimentar desde la perspectiva de la propia Eileen. El crimen es lo de menos, algo traído a última hora, y que, para mi, ha pasado sin pena ni gloria. Había elementos de sobra que se podrían haber aprovechado mejor. No deja de ser un thriller, pero yo personalmente lo categorizaría como “del montón”. 

 En fin. De todos modos, agradezco a la editorial Penguin Random House que me haya permitido leerlo, y espero que los siguientes me gusten más. 

ver reseña en la web