Blogger

Natalia

España

registrado desde septiembre de 2020

https://booksisterhood.blogspot.com/

Libros y reseñas

Las tinieblas y el alba (La precuela de Los pilares de la Tierra), de Ken Follett

Ken Follett

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

fabulosa precuela para conocer el comienzo de los pilares

Como todos sus relatos, está escrito de forma ágil, de forma que la historia, a pesar de su longitud y de la cantidad de personajes y relatos subalternos, consigue que la lectura no resulte pesada y engancha desde el principio, ya que desde el primer momento comienzan a sucederse acontecimientos que marcan desde el inicio el desarrollo de la novela.

En todo caso, y como aspecto “negativo”, estaría su similitud con “Los pilares” . Su estructura es muy parecida,  ya que la historia de base es el amor entre una mujer noble y un hombre humilde, con todos los inconvenientes que surgen para que puedan vivir su amor libremente.

No obstante, este es un pequeño punto porque, por otro lado, es capaz de de describir, sin que resulte aburrido, como son la vida y las costumbres en esa época,  y que en ocasiones nos resultan muy curiosas.

A través del desarrollo de la novela, vemos como es la vida en esa época, basada casi en la simple supervivencia, ya que  depende de la abundancia de las cosechas, las inclemencias del tiempo, que pueden dar al traste con todo el duro trabajo realizado y dejar sin alimento a  los campesinos durante todo el invierno, además de sufrir frecuentes incursiones de los vikingos que arrasan a su paso todo lo que encuentran saqueando, matando y haciendo esclavos, práctica muy frecuente todavía en ese tiempo. Así vemos la fuerte influencia que tuvieron en el curso de la Historia, ya que sus andanzas condicionaron el desarrollo de la actividad en las tierras que fueron asoladas por ellos.

La historia comienza con el ataque vikingo a una localidad costera, que consigue verse frenado gracias a que Edgar, uno de los personajes protagonistas, hijo de un constructor de barcos, ve a los vikingos antes de que lleguen a tierra ya que esa misma noche iba a huir junto a su amante (que está casada) a fin de empezar una nueva vida en otra localidad y puede avisar al resto de habitantes del pueblo. A pesar de ello, matan a bastantes aldeanos, entre ellos a la amante de Edgar y a su padre, además de quemar toda la madera y herramientas de la familia que, al quedarse en la más absoluta pobreza, solicitan al señor de esas tierras una granja para poder subsistir. De esta forma tienen que trasladarse tanto Edgar como sus hermanos y su madre a otra localidad Dreng´s Ferry, donde inician una nueva vida.

Las tierras pertenecen al conde Wilwulf, su hermanastro Wigelm, barón (thane) de esa zona y Wynstan (hermano de Wigelm y hermanastro de Wilwulf), obispo de Shiring. Para prevenir futuros ataques de los vikingos, acuerdan solicitar ayuda a los normandos, ya que éstos les permiten atracar y avituallarse en sus tierras.

Para ello Wilwulf se desplaza a Cherburgo para negociar con el conde Hubert y así conoce a su hija Ragna, joven muy culta y decidida, y que no se resigna a ser la simple esposa, con un papel subalterno, sino que quiere cogobernar sus tierras junto a su esposo. Ambos se atraen y aunque él vuelve a su tierra sin darle ninguna explicación,  algunos meses después vuelve su hermano  a negociar la boda entre ambos. De esta forma, Ragna se traslada a Inglaterra para iniciar una nueva vida. Durante el viaje hace una parada en Dreng´s Ferry y así conoce a Edgar que la ayuda durante su estancia.

Al tiempo conocemos también al hermano Aldred, monje de la abadía de Shiring, que entabla amistad con Ragna en Cherburgo y que está muy interesado en crear una gran biblioteca en su abadía.

Cuando finalmente Ragna se casa con Wilwulf, debe  enfrentarse a múltiples problemas. Por un lado, las costumbres son muy distintas a las normandas, además de la animadversión de su familia política, que ven en ella un problema ya que tiene gran influencia sobre su esposo, lo que hace disminuir el poder que tienen sobre él. También, al poco tiempo se encuentra con que su esposo no es viudo, como le habían hecho creer, sino que ha repudiado a su anterior esposa, con la que tiene un hijo, para poder casarse con ella, pero a la que sigue viendo con cierta frecuencia, lo que despierta los celos de Ragna que no tiene en quién apoyarse o aconsejarla como afrontar todos estos inconvenientes,  ya que se encuentra lejos de su familia y únicamente tiene junto a ella a los sirvientes y escoltas que ha llevado en su viaje. Eso hace que busque en ocasiones consejo y ayuda tanto de Edgar, que poco a poco y gracias a su inteligencia y habilidades como constructor, va progresando en su estatus, como de Aldred, hombre de Dios que, a pesar de sus debilidades, se entrega en cuerpo y alma a su vocación.

Edgar y Aldred también entablan amistad, lo que les hace compartir sus sospechas acerca de las actividades ilícitas que se pueden estar desarrollando en su localidad, controlada también por familiares de los barones de la zona, Dreng en la taberna y Degbert, deán de la pequeña colegiata de la aldea. Así descubren que Wynstan utiliza la abadía y la habilidad como orfebre de uno de los monjes, para fabricar moneda falsa. A pesar de que con ayuda del sheriff de Shiring, consiguen detenerlos en plena actividad, Wynstan consigue eludir la justicia y, en su condición de obispo, castiga a Aldred, otorgándole la dirección del monasterio que sustituye a la colegiata, apartándole así de la posibilidad de ser prior en su abadía a la muerte del actual y dejándola además en la más absoluta miseria.

No obstante, gracias al empeño tanto de Aldred como de Edgar, que le ayuda en la construcción de nuevos edificios para el monasterio, así como de un puente en la localidad, que hace que la pequeña aldea se vaya convirtiendo en un pueblo más floreciente, donde se van instalando más comerciantes y artesanos.

Por otro lado, Ragna tiene ya tres hijos con Wilwulf, pero está cada vez más defraudada con su esposo, ya que ve como éste la va relegando,  ya que su familia hace todo lo posible para disminuir la influencia que ha conseguido tener sobre él. Pero Wilwulf vuelve malherido de una incursión contra los galeses. Sufre una fuerte conmoción que afecta a sus facultades mentales, por lo que Ragna comienza a gobernar en su nombre. Como teme que su marido muera consigue que éste haga un testamento frente a testigos, en que la deja como regente hasta la mayoría de edad de su hijo. Este documento tiene que ser refrendado por el rey para que sea válido, pero Wynstan ha conseguido tener un espía junto a Ragna y se entera del plan, por lo que, de acuerdo con su hermano Wigelm, matan a su hermanastro. Al tiempo se apoderan de los documentos y de todo el tesoro de su hermano y de Ragna dejándola sin recursos. Además Wigelm se autoproclama heredero de su hermano, situación que es aceptada por todos.

Ragna trata de huir y llevar al rey una copia del testamento de su marido, con ayuda de Edgar, pero Wynstan se entera gracias a su espía, por lo que secuestran a Ragna junto a sus hijos, manteniéndolos encerrados durante varios meses. Edgar la busca incansablemente, pero cuando finalmente consigue encontrarla ve que está embarazada de Wigelm, que la ha violado durante su cautiverio. Aunque la liberan y vuelve a Shiring, finalmente Ragna se casa con Wigelm, , ya que éste la amenaza con quitarle al niño, aunque ya tenía previsto unirse a Edgar. Éste, desolado, se va a Normandía a seguir aprendiendo el oficio de constructor.

Ragna es muy infeliz, pero soporta todo con tal de no separarse de su hijo, pero al cabo del tiempo, Wigelm se lo arrebata finalmente y para apartarla de él definitivamente, se divorcia de ella.

Ragna se va a vivir a una de las localidades que se le concedieron como dote en su primera boda pero, accidentalmente coincide con Wigelm, que vuelve con sus hombres de una incursión y, esa noche, borracho, intenta violarla de nuevo. Ragna se defiende fieramente y lo mata, pero se deshace del cuerpo para que no la acusen, a pesar de no ser responsable de lo ocurrido.

De esta forma, finalmente es su hijo pequeño el que pasa a ser heredero del condado, bajo la tutela de Ragna y del sheriff.

Al tiempo, Edgar vuelve de Normandía, convertido en un rico artesano, ya que se ha enterado, gracias al padre de Ragna, del divorcio de ésta, por lo que regresa inmediatamente para reunirse con ella.

Finalmente pueden casarse e iniciar su vida juntos, cumpliendo todos sus deseos.

 

Los personajes principales ya se han descrito en la sinopsis, pero los detallamos de nuevo:

Ragna, noble normanda, que se desposa con un noble inglés, por lo que se traslada a vivir a su nuevo país.

Edgar, primero constructor de barcos, después campesino, y finalmente va pasando por varios oficios hasta que termina siendo un hábil constructor de edificios

Aldred, monje de monasterio de Shiring que, a pesar de sus enfrentamientos con el obispo, termina siendo, primero abad de su monasterio, al que hace crecer considerablemente y finalmente, obispo de Shiring en lugar de su adversario.

Wilwulf; earldorman (conde) de Shiring, marido de Ragna

Wynstan, hermanastro de Wilf y obispo de Shiring

Wigelm; también hermanastro de Wilf, thane (barón) de Combe

Ghyta, madre de estos dos últimos

Den, sheriff de Shiring, gran apoyo de Ragna y enemigo de la familia de Wilf

Dreng, primo de los anteriores, que es dueño de la única taberna de Dreng´s Ferry y que controla todo el paso por la aldea, ya que es también el dueño de la única barca con la que pueden cruzar el río

Degbert, hermano del anterior y dean de la colegiata de Dreng´s Ferry, que ayuda a Wynstan en sus fechorías

Agnes, doncella de Ragna, que se convierte en la espía de Wynstan por odio a su señora, ya que hace ejecutar a su esposo por colaborar con el forajido Testa de Hierro

Testa de hierro: ladrón que asola los alrededores de la aldea, robando y asesinando a los viajeros

Otros sirvientes de Ragna: Cat, su doncella, Bern, su escolta

Garulf, hijo de Wilwulf con su primera esposa

Mildred, madre de Edgar, que ve como se va apagando su vida y se suicida para que sus hijos tengan una boca menos que alimentar y puedan pasar el duro invierno sin cosecha.

Sungifu, amante de Edgar, que muere al inicio de la historia en el ataque de los vikingos

Erman y Eadbald, hermanos de Edgar y la esposa de ambos, Cwenburg (hija de Dreng), ya que estaba permitida la bigamia, aunque no fuese muy corriente

Bold, esclava galesa de Dreng, que la prostituye para obtener dinero y que termina siendo dueña de la taberna a la muerte, primero de éste y luego de su esposa Ethel, a la que cuida en su enfermedad y se la deja en agradecimiento.

Hay muchos más personajes, pero éstos son los más relevantes para la historia

ver reseña en la web