Instagrammer

España

registrado desde junio de 2019

Libros y reseñas

La casa de la caridad

Ulrike Schweikert

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★

Una novela de epoca centrada en un Hospital

La casa de la caridad, de Ulrike Schweikert.

De la mano de Edición anticipada del Grupo Editorial Penguin Random House me llega esta novela ambientada en el Berlín de 1831.

La historia nos lleva a Berlín en 1831, cuando el país se vio amenazado por una epidemia de cólera asiático que afectó a un buen número de población.

Gira en torno a lo que acontece en el Hospital La Charité (La caridad, de ahí el título) y a sus protagonistas, dos médicos (Dieffenbach y Heydecker), una enfermera (Elisabeth) y una partera (Martha). Pero además, tenemos una protagonista externa La Condesa Ludovica que se vinculara al Hospital a lo largo de la novela y el hospital en sí mismo, que se gana su sitio entre el elenco principal.

Me gustaria presentaroslos para que os formeis una idea de lo que se nos muestra.

Martha es una partera a la que la vida le ha dado la oportunidad de ejercer su oficio tanto en la clase baja como en las clases más acomodadas. Tiene el respeto profesional de los médicos de la ciudad. A lo largo de la novela ira protagonizando momentos duros que la harán mejorar como persona y como profesional.

Elisabeth con 19 años empieza a trabajar en el hospital Charité como cuidadora a cambio de cama y dos comidas al día (cena no incluida). Llegó con su familia  a Berlín desde el campo cuando la victoria de Napoleón permitió a los prusianos poder elegir donde querían residir. Pero la suerte no estaba de su lado y sus padres y hermano fallecen al poco de llegar a la ciudad. Su hermana María y ella empiezan malviviendo en la ciudad, pero poco a poco Elisabeth encuentra su sitio.

Dieffenbach es cirujano en el hospital y doctor en la ciudad. Ayuda a ricos y a pobres. Enamorado en secreto de la Condesa Ludovica, verá como su vida va cambiando y como la influencia de las mujeres de esta historia mejoran su visión de todo lo que le rodea.

El doctor Dieffenbach está aterrado ante la idea del cólera en la ciudad, pero a la vez sabe que es una gran oportunidad para aprender y para mejorar en el campo de la investigación y de la medicina. Sabe que una epidemia le va a aportar mucha experiencia.

Heydecker, subcirujano en el Charité, pertenece al ejército. Comienza siendo el típico personaje masculino que te cae antipático por sus modales machistas y su forma de ver el mundo, pero en el fondo sabes que al final lo vas a sentir de protagonista y se va a ganar tu respeto. Estudio en la Pepniere, la academia médica del ejército alemán donde se podía acceder  pagando una fortuna o accediendo a estudiar gratis a cambio de ejercer durante 8 años en el ejército como médico y estar a su completa disposición.

La Charité es un hospital donde tienen cabida toda clase de enfermos, es un hospital, un hospicio, un manicomio, un lugar al que acuden para curarse la sífilis, es un tanatorio, un centro de autopsias,….

La condesa Ludovica es una mujer joven casada con un hombre al que no ama y cuyo afán  ha sido siempre aprender. Pero la sociedad en la que vive no se lo permite. Quería estudiar, pero no puede. Ella solo puede ser una abnegada madre y esposa. Utiliza su dote para crear junto a Dieffenbach la escuela de enfermería en la Charité, esta parte me ha gustado mucho.

Y de los demás coprotagonistas me gustaría destacar al Doctor Calow un hombre valiente que está convencido de que el cólera no se trasmite de persona a persona, que la causa es otra, desconocida, pero otra. Y para demostrarlo bebe la sangre de un enfermo de cólera, su suerte está echada.

AL principio de la novela, el cólera es el principal protagonista, el ambiente se envuelve en la pestilencia, la enfermedad, la muerte. Está bien narrado y consigue engancharte, pero pronto pasa a un segundo plano y después desaparece y todo empieza a gira en torno al hospital y a sus protagonistas.

Confieso que escogí este libro porque nunca he leído nada sobre Alemania que no esté relacionado con la 1º o la 2º GM. Me echaba para atrás el que lo vendan como una novela protagonizada por tres mujeres, tenía miedo a leer solo un alegato políticamente correcto.

Al comenzar a leerlo descubro que me gusta como relata el Berlín de la época, la diferencia entre las clases sociales, como describe la enfermedad del cólera…pero no me gusta como describe a los personajes y sus primeros encuentros. A veces me da la sensación de estar leyendo algo escrito por un escritor inexperto que quiere contar muchas cosas en muy poco tiempo.

He encontrado muchos clichés, los hombres son estereotipos de micro machismo y sé que a lo largo del libro voy a leer como las protagonistas los “cambian a mejor”. Y las mujeres están predispuestas desde la primera palabra a demostrar que no se van a dejar pisotear por ningún hombre. No me gusta tanto estereotipo.

Elizabeth es una chica inquieta que no quiere doblegarse ante las exigencias de la sociedad. Ha querido desde niña aprender, leer, valerse por sí misma (me recuerda demasiado a Elizabeth Bennet). Pasa de simple cuidadora a estudiar en la escuela de enfermería y poco a poco va creándose una buena reputación como enfermera. Los médicos no aceptan ese afán por aprender, sus buenos modales y buenos hacer con los enfermos y su incesante manía de contradecirlos y de rebelarse cuando creen que no hacen lo correcto.

Empecé a leerla creyendo que me iba a encontrar una historia de Berlín en una época poco conocida y he acabado leyendo una novela algo rosa. En general, ha sido una lectura algo aburrida. Me han sobrado muchos pasajes y varios capítulos. La historia se va desarrollando en espacios temporales, y vemos cómo avanzan los personajes, cómo evolucionan. Si bien es cierto que en un principio estaban explicados los personajes con demasiados clichés, a medida que la novela avanza van mejorando. Su evolución es buena, sabe encauzarlos correctamente.

Las partes en las que se dedica a explicar la historia de la poca están bien explicadas pero sinceramente no me gustan las novelas romanticonas y ésta, en las partes de ese estilo son demasiado acarameladas, para mi gusto.

Recomiendo su lectura si te gustan las novelas de época y leer sobre el amor y las relaciones personales.

No me ha dejado huella.

Con esta lectura cumplo los puntos 12 (portada que me gustó) y 17 (autor de nacionalidad no leída antes, alemana en este caso) de los #24retosdelectura.

 

 

 

 

 

LA CASA DE LA CARIDAD

La casa de la caridad, de Ulrike Schweikert.

De la mano de Edición anticipada del Grupo Editorial Penguin Random House me llega esta novela ambientada en el Berlín de 1831.

Con esta lectura cumplo los puntos 12 (portada que me gustó) y 17 (autor de nacionalidad no leída antes, alemana en este caso) de los #24retosdelectura.

La historia nos lleva a Berlín en 1831, cuando el país se vio amenazado por una epidemia de cólera asiático que afectó a un buen número de población.

Gira en torno a lo que acontece en el Hospital La Charité (La caridad, de ahí el título) y a sus protagonistas, dos médicos (Dieffenbach y Heydecker), una enfermera (Elisabeth) y una partera (Martha). Pero además, tenemos una protagonista externa La Condesa Ludovica que se vinculara al Hospital a lo largo de la novela y el hospital en sí mismo, que se gana su sitio entre el elenco principal.

Martha es una partera a la que la vida le ha dado la oportunidad de ejercer su oficio tanto en la clase baja como en las clases más acomodadas. Tiene el respeto profesional de los médicos de la ciudad. A lo largo de la novela ira protagonizando momentos duros que la harán mejorar como persona y como profesional.

Elisabeth con 19 años empieza a trabajar en el hospital Charité como cuidadora a cambio de cama y dos comidas al día (cena no incluida). Llegó con su familia  a Berlín desde el campo cuando la victoria de Napoleón permitió a los prusianos poder elegir donde querían residir. Pero la suerte no estaba de su lado y sus padres y hermano fallecen al poco de llegar a la ciudad. Su hermana María y ella empiezan malviviendo en la ciudad, pero poco a poco Elisabeth encuentra su sitio.

Dieffenbach es cirujano en el hospital y doctor en la ciudad. Ayuda a ricos y a pobres. Enamorado en secreto de la Condesa Ludovica, verá como su vida va cambiando y como la influencia de las mujeres de esta historia mejoran su visión de todo lo que le rodea. EL doctor Dieffenbach esta aterrado ante la idea del cólera en la ciudad, pero a la vez sabe que es una gran oportunidad para aprender y para mejorar en el campo de la investigación y de la medicina. Sabe que una epidemia le va a aportar mucha experiencia.

Heydecker, subcirujano en el Charité, pertenece al ejército. Comienza siendo el típico personaje masculino que te cae antipático por sus modales machistas y su forma de ver el mundo, pero en el fondo sabes que al final lo vas a sentir de protagonista y se va a ganar tu respeto. Estudio en la Pepniere, la academia médica del ejército alemán donde se podía acceder  pagando una fortuna o accediendo a estudiar gratis a cambio de ejercer durante 8 años en el ejército como médico y estar a su completa disposición.

La Charité es un hospital donde tienen cabida toda clase de enfermos, es un hospital, un hospicio, un manicomio, un lugar al que acuden para curarse la sífilis, es un tanatorio, un centro de autopsias,….

 

La condesa Ludovica es una mujer joven casada con un hombre al que no ama y cuyo afán  ha sido siempre aprender. Pero la sociedad en la que vive no se lo permite. Quería estudiar, pero no puede. Ella solo puede ser una abnegada madre y esposa. Utiliza su dote para crear junto a Dieffenbach la escuela de enfermería en la Charité, esta parte me ha gustado mucho.

 

Y de los demás coprotagonistas me gustaría destacar al Doctor Calow un hombre valiente que está convencido de que el cólera no se trasmite de persona a persona, que la causa es otra, desconocida, pero otra. Y para demostrarlo bebe la sangre de un enfermo de cólera, su suerte está echada.

AL principio de la novela, el cólera es el principal protagonista, el ambiente se envuelve en la pestilencia, la enfermedad, la muerte. Está bien narrado y consigue engancharte, pero pronto pasa a un segundo plano y después desaparece y todo empieza a gira en torno al hospital y a sus protagonistas.

Confieso que escogí este libro porque nunca he leído nada sobre Alemania que no esté relacionado con la 1º o la 2º GM. Me echaba para atrás el que lo vendan como una novela protagonizada por tres mujeres, tenía miedo a leer solo un alegato políticamente correcto.

Al comenzar a leerlo descubro que me gusta como relata el Berlín de la época, la diferencia entre las clases sociales, como describe la enfermedad del cólera…pero no me gusta como describe a los personajes y sus primeros encuentros. A veces me da la sensación de estar leyendo algo escrito por un escritor inexperto que quiere contar muchas cosas en muy poco tiempo.

He encontrado muchos clichés, los hombres son estereotipos de micro machismo y sé que a lo largo del libro voy a leer como las protagonistas los “cambian a mejor”. Y las mujeres están predispuestas desde la primera palabra a demostrar que no se van a dejar pisotear por ningún hombre. No me gusta tanto estereotipo.

Elizabeth es una chica inquieta que no quiere doblegarse ante las exigencias de la sociedad. Ha querido desde niña aprender, leer, valerse por sí misma (me recuerda demasiado a Elizabeth Bennet). Pasa de simple cuidadora a estudiar en la escuela de enfermería y poco a poco va creándose una buena reputación como enfermera. Los médicos no aceptan ese afán por aprender, sus buenos modales y buenos hacer con los enfermos y su incesante manía de contradecirlos y de rebelarse cuando creen que no hacen lo correcto.

Empecé a leerla creyendo que me iba a encontrar una historia de Berlín en una época poco conocida y he acabado leyendo una novela algo rosa. En general, ha sido una lectura algo aburrida. Me han sobrado muchos pasajes y varios capítulos. La historia se va desarrollando en espacios temporales, y vemos cómo avanzan los personajes, cómo evolucionan. Si bien es cierto que en un principio estaban explicados los personajes con demasiados clichés, a medida que la novela avanza van mejorando. Su evolución es buena, sabe encauzarlos correctamente.

 

Las partes en las que se dedica a explicar la historia de la poca están bien explicadas pero sinceramente no me gustan las novelas romanticonas y ésta, en las partes de ese estilo son demasiado acarameladas, para mi gusto.

Recomiendo su lectura si te gustan las novelas de época y leer sobre el amor y las relaciones personales.

No me ha dejado huella.

 

LA CASA DE LA CARIDAD

La casa de la caridad, de Ulrike Schweikert.

De la mano de Edición anticipada del Grupo Editorial Penguin Random House me llega esta novela ambientada en el Berlín de 1831.

Con esta lectura cumplo los puntos 12 (portada que me gustó) y 17 (autor de nacionalidad no leída antes, alemana en este caso) de los #24retosdelectura.

La historia nos lleva a Berlín en 1831, cuando el país se vio amenazado por una epidemia de cólera asiático que afectó a un buen número de población.

Gira en torno a lo que acontece en el Hospital La Charité (La caridad, de ahí el título) y a sus protagonistas, dos médicos (Dieffenbach y Heydecker), una enfermera (Elisabeth) y una partera (Martha). Pero además, tenemos una protagonista externa La Condesa Ludovica que se vinculara al Hospital a lo largo de la novela y el hospital en sí mismo, que se gana su sitio entre el elenco principal.

Martha es una partera a la que la vida le ha dado la oportunidad de ejercer su oficio tanto en la clase baja como en las clases más acomodadas. Tiene el respeto profesional de los médicos de la ciudad. A lo largo de la novela ira protagonizando momentos duros que la harán mejorar como persona y como profesional.

Elisabeth con 19 años empieza a trabajar en el hospital Charité como cuidadora a cambio de cama y dos comidas al día (cena no incluida). Llegó con su familia  a Berlín desde el campo cuando la victoria de Napoleón permitió a los prusianos poder elegir donde querían residir. Pero la suerte no estaba de su lado y sus padres y hermano fallecen al poco de llegar a la ciudad. Su hermana María y ella empiezan malviviendo en la ciudad, pero poco a poco Elisabeth encuentra su sitio.

Dieffenbach es cirujano en el hospital y doctor en la ciudad. Ayuda a ricos y a pobres. Enamorado en secreto de la Condesa Ludovica, verá como su vida va cambiando y como la influencia de las mujeres de esta historia mejoran su visión de todo lo que le rodea. EL doctor Dieffenbach esta aterrado ante la idea del cólera en la ciudad, pero a la vez sabe que es una gran oportunidad para aprender y para mejorar en el campo de la investigación y de la medicina. Sabe que una epidemia le va a aportar mucha experiencia.

Heydecker, subcirujano en el Charité, pertenece al ejército. Comienza siendo el típico personaje masculino que te cae antipático por sus modales machistas y su forma de ver el mundo, pero en el fondo sabes que al final lo vas a sentir de protagonista y se va a ganar tu respeto. Estudio en la Pepniere, la academia médica del ejército alemán donde se podía acceder  pagando una fortuna o accediendo a estudiar gratis a cambio de ejercer durante 8 años en el ejército como médico y estar a su completa disposición.

La Charité es un hospital donde tienen cabida toda clase de enfermos, es un hospital, un hospicio, un manicomio, un lugar al que acuden para curarse la sífilis, es un tanatorio, un centro de autopsias,….

 

La condesa Ludovica es una mujer joven casada con un hombre al que no ama y cuyo afán  ha sido siempre aprender. Pero la sociedad en la que vive no se lo permite. Quería estudiar, pero no puede. Ella solo puede ser una abnegada madre y esposa. Utiliza su dote para crear junto a Dieffenbach la escuela de enfermería en la Charité, esta parte me ha gustado mucho.

 

Y de los demás coprotagonistas me gustaría destacar al Doctor Calow un hombre valiente que está convencido de que el cólera no se trasmite de persona a persona, que la causa es otra, desconocida, pero otra. Y para demostrarlo bebe la sangre de un enfermo de cólera, su suerte está echada.

AL principio de la novela, el cólera es el principal protagonista, el ambiente se envuelve en la pestilencia, la enfermedad, la muerte. Está bien narrado y consigue engancharte, pero pronto pasa a un segundo plano y después desaparece y todo empieza a gira en torno al hospital y a sus protagonistas.

Confieso que escogí este libro porque nunca he leído nada sobre Alemania que no esté relacionado con la 1º o la 2º GM. Me echaba para atrás el que lo vendan como una novela protagonizada por tres mujeres, tenía miedo a leer solo un alegato políticamente correcto.

Al comenzar a leerlo descubro que me gusta como relata el Berlín de la época, la diferencia entre las clases sociales, como describe la enfermedad del cólera…pero no me gusta como describe a los personajes y sus primeros encuentros. A veces me da la sensación de estar leyendo algo escrito por un escritor inexperto que quiere contar muchas cosas en muy poco tiempo.

He encontrado muchos clichés, los hombres son estereotipos de micro machismo y sé que a lo largo del libro voy a leer como las protagonistas los “cambian a mejor”. Y las mujeres están predispuestas desde la primera palabra a demostrar que no se van a dejar pisotear por ningún hombre. No me gusta tanto estereotipo.

Elizabeth es una chica inquieta que no quiere doblegarse ante las exigencias de la sociedad. Ha querido desde niña aprender, leer, valerse por sí misma (me recuerda demasiado a Elizabeth Bennet). Pasa de simple cuidadora a estudiar en la escuela de enfermería y poco a poco va creándose una buena reputación como enfermera. Los médicos no aceptan ese afán por aprender, sus buenos modales y buenos hacer con los enfermos y su incesante manía de contradecirlos y de rebelarse cuando creen que no hacen lo correcto.

Empecé a leerla creyendo que me iba a encontrar una historia de Berlín en una época poco conocida y he acabado leyendo una novela algo rosa. En general, ha sido una lectura algo aburrida. Me han sobrado muchos pasajes y varios capítulos. La historia se va desarrollando en espacios temporales, y vemos cómo avanzan los personajes, cómo evolucionan. Si bien es cierto que en un principio estaban explicados los personajes con demasiados clichés, a medida que la novela avanza van mejorando. Su evolución es buena, sabe encauzarlos correctamente.

 

Las partes en las que se dedica a explicar la historia de la poca están bien explicadas pero sinceramente no me gustan las novelas romanticonas y ésta, en las partes de ese estilo son demasiado acarameladas, para mi gusto.

Recomiendo su lectura si te gustan las novelas de época y leer sobre el amor y las relaciones personales.

No me ha dejado huella.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La casa de la caridad, de Ulrike Schweikert.

De la mano de Edición anticipada del Grupo Editorial Penguin Random House me llega esta novela ambientada en el Berlín de 1831.

Con esta lectura cumplo los puntos 12 (portada que me gustó) y 17 (autor de nacionalidad no leída antes, alemana en este caso) de los #24retosdelectura.

La historia nos lleva a Berlín en 1831, cuando el país se vio amenazado por una epidemia de cólera asiático que afectó a un buen número de población.

Gira en torno a lo que acontece en el Hospital La Charité (La caridad, de ahí el título) y a sus protagonistas, dos médicos (Dieffenbach y Heydecker), una enfermera (Elisabeth) y una partera (Martha). Pero además, tenemos una protagonista externa La Condesa Ludovica que se vinculara al Hospital a lo largo de la novela y el hospital en sí mismo, que se gana su sitio entre el elenco principal.

Martha es una partera a la que la vida le ha dado la oportunidad de ejercer su oficio tanto en la clase baja como en las clases más acomodadas. Tiene el respeto profesional de los médicos de la ciudad. A lo largo de la novela ira protagonizando momentos duros que la harán mejorar como persona y como profesional.

Elisabeth con 19 años empieza a trabajar en el hospital Charité como cuidadora a cambio de cama y dos comidas al día (cena no incluida). Llegó con su familia  a Berlín desde el campo cuando la victoria de Napoleón permitió a los prusianos poder elegir donde querían residir. Pero la suerte no estaba de su lado y sus padres y hermano fallecen al poco de llegar a la ciudad. Su hermana María y ella empiezan malviviendo en la ciudad, pero poco a poco Elisabeth encuentra su sitio.

Dieffenbach es cirujano en el hospital y doctor en la ciudad. Ayuda a ricos y a pobres. Enamorado en secreto de la Condesa Ludovica, verá como su vida va cambiando y como la influencia de las mujeres de esta historia mejoran su visión de todo lo que le rodea. EL doctor Dieffenbach esta aterrado ante la idea del cólera en la ciudad, pero a la vez sabe que es una gran oportunidad para aprender y para mejorar en el campo de la investigación y de la medicina. Sabe que una epidemia le va a aportar mucha experiencia.

Heydecker, subcirujano en el Charité, pertenece al ejército. Comienza siendo el típico personaje masculino que te cae antipático por sus modales machistas y su forma de ver el mundo, pero en el fondo sabes que al final lo vas a sentir de protagonista y se va a ganar tu respeto. Estudio en la Pepniere, la academia médica del ejército alemán donde se podía acceder  pagando una fortuna o accediendo a estudiar gratis a cambio de ejercer durante 8 años en el ejército como médico y estar a su completa disposición.

La Charité es un hospital donde tienen cabida toda clase de enfermos, es un hospital, un hospicio, un manicomio, un lugar al que acuden para curarse la sífilis, es un tanatorio, un centro de autopsias,….

 

La condesa Ludovica es una mujer joven casada con un hombre al que no ama y cuyo afán  ha sido siempre aprender. Pero la sociedad en la que vive no se lo permite. Quería estudiar, pero no puede. Ella solo puede ser una abnegada madre y esposa. Utiliza su dote para crear junto a Dieffenbach la escuela de enfermería en la Charité, esta parte me ha gustado mucho.

 

Y de los demás coprotagonistas me gustaría destacar al Doctor Calow un hombre valiente que está convencido de que el cólera no se trasmite de persona a persona, que la causa es otra, desconocida, pero otra. Y para demostrarlo bebe la sangre de un enfermo de cólera, su suerte está echada.

AL principio de la novela, el cólera es el principal protagonista, el ambiente se envuelve en la pestilencia, la enfermedad, la muerte. Está bien narrado y consigue engancharte, pero pronto pasa a un segundo plano y después desaparece y todo empieza a gira en torno al hospital y a sus protagonistas.

Confieso que escogí este libro porque nunca he leído nada sobre Alemania que no esté relacionado con la 1º o la 2º GM. Me echaba para atrás el que lo vendan como una novela protagonizada por tres mujeres, tenía miedo a leer solo un alegato políticamente correcto.

Al comenzar a leerlo descubro que me gusta como relata el Berlín de la época, la diferencia entre las clases sociales, como describe la enfermedad del cólera…pero no me gusta como describe a los personajes y sus primeros encuentros. A veces me da la sensación de estar leyendo algo escrito por un escritor inexperto que quiere contar muchas cosas en muy poco tiempo.

He encontrado muchos clichés, los hombres son estereotipos de micro machismo y sé que a lo largo del libro voy a leer como las protagonistas los “cambian a mejor”. Y las mujeres están predispuestas desde la primera palabra a demostrar que no se van a dejar pisotear por ningún hombre. No me gusta tanto estereotipo.

Elizabeth es una chica inquieta que no quiere doblegarse ante las exigencias de la sociedad. Ha querido desde niña aprender, leer, valerse por sí misma (me recuerda demasiado a Elizabeth Bennet). Pasa de simple cuidadora a estudiar en la escuela de enfermería y poco a poco va creándose una buena reputación como enfermera. Los médicos no aceptan ese afán por aprender, sus buenos modales y buenos hacer con los enfermos y su incesante manía de contradecirlos y de rebelarse cuando creen que no hacen lo correcto.

Empecé a leerla creyendo que me iba a encontrar una historia de Berlín en una época poco conocida y he acabado leyendo una novela algo rosa. En general, ha sido una lectura algo aburrida. Me han sobrado muchos pasajes y varios capítulos. La historia se va desarrollando en espacios temporales, y vemos cómo avanzan los personajes, cómo evolucionan. Si bien es cierto que en un principio estaban explicados los personajes con demasiados clichés, a medida que la novela avanza van mejorando. Su evolución es buena, sabe encauzarlos correctamente.

 

Las partes en las que se dedica a explicar la historia de la poca están bien explicadas pero sinceramente no me gustan las novelas romanticonas y ésta, en las partes de ese estilo son demasiado acarameladas, para mi gusto.

Recomiendo su lectura si te gustan las novelas de época y leer sobre el amor y las relaciones personales.

No me ha dejado huella.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ver reseña en la web

El triunfo de las tinieblas (Trilogía Sol negro 1)

Eric Giacometti/Jacques Ravenne

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

El mejor comienzo que una saga de espias puede desear

El triunfo de las tinieblas, de Eric Giacometti & Jacques Ravenne. La primera novela de la Trilogía Del Sol Negro.

Esta apasionante historia es tan exacta en detalles que parece basada enteramente en hechos reales.

No sólo consigue atraparte en su maraña de espías, sociedades secretas y secretos de estado, sino que nos ofrece una lección de historia magistral.

Mientras la leía no sabía si pensar que estaba ante una buena pelicula de espias hecha novela o ante una buena novela de espias que puede ser una gran pelicula.

La aventura comienza en una pequeña librería de Alemania, donde un antiguo profesor universitario de historia (mitad judío mitad ario) reconvertido en librero nos roba el corazón mientras a él le roban un valioso libro antiguo. El “Thule Boreals Kulten” contiene pistas sobre la situación de cuatro reliquias ancestrales que de caer en manos de los alemanes no solo harían que la balanza de la guerra cayera a su favor, sino que podría hacer que lograran conquistar el mundo.

En estas primeras páginas, con la figura del profesor, se refleja a la perfección la impotencia que podemos llegar a sentir ante la cobardía nazi. Ante la impunidad que durante muchos años, quizás demasiados tuvieron en Europa.

La primera de las cuatro reliquias, la Esvástica de Kanjur, fue encontrada en el Tíbet sólo 6 meses antes de la victoriosa invasión del ejercito alemán sobre Polonia.

Las demás reliquias están escondidas en lugares secretos y sólo es cuestión de tiempo que caigan en manos de Himmler.

La historia real, la que nos narran los libros académicos, nos cuenta que Hitler  viajó a España durante la postguerra para encontrarse con Franco y convencerlo de que participase en la contienda del lado aleman como pago a la ayuda prestada por estos durante la guerra Civil, pero la leyenda habla de que en realidad Himmler quería viajar a Cataluña en busca de algo que les diera el triunfo, de echo su visita al Monasterio de Montserrat fue real y aquí es donde se mezclan realidad y ficción.

Nos adentraremos en el despacho de Hitler y leeremos conversaciones de Estado entre él y su equipo de gobierno, encabezado por Himmler. Seremos testigos de la audacia de Churchill y de su imponente y carismática personalidad que lo convirtieron en un personaje irrepetible sueño de cualquier escritor.

Pero además de estos personajes reales se nos presentan otros que quisiéramos que lo fueran:

* Malorley, líder del equipo inglés cuyo único objetivo es llegar primero a  las reliquias. Va a necesitar un buen equipo de los mejores espías del gobierno de su Majestad para llegar primero a esos lugares secretos.

* Tristán, un cazatesoros francés al que pilla la guerra civil de España en el lado republicano y que trata de salir airoso de este embrollo al que el destino le somete como una mala broma. Con él visitaremos cuevas y castillos y descifraremos códigos y runas.

* El Coronel Weistort, de la SS, un alemán convencido y muy capacitado para hacer lo que necesite hasta alcanzar su meta. Torturador, asesino, inteligente, erudito.

Ademas, las chicas nos vemos decentemente representadas en las figuras de una espia y una arqueóloga que serán parte necesaria en el desarrollo y en la resolución de la situación, no llegan a la altura de la Eva de Perez Reverte, pero hacen un trabajo correcto.

Ninguno de ellos responde a estereotipos, ninguno es un cliché. Cada cual, dentro de su posición frente al mundo, consigue hacerte ver la situación desde su punto de vista y ¡ojo!, que a lo mejor no es tan fácil elegir bando.

A medida que avanza la historia vamos obteniendo datos sobre los hilos que mueven el mundo, o que movían al mundo en aquella época. Es increíble la cantidad tan inmensa de sociedades secretas que toman decisiones por nosotros. Tenemos, entre otras, La Gran Logia Unida de Inglaterra en la que el Duque de Kent fue el 28º Gran Maestro, o El Blasón de la Thule Gesellschaft (sociedad secreta alemana fundada en 1919), ambas explicadas con detenimiento como si de un documental se tratara.

ver reseña en la web