Blogger

Wattpad

Argentina

registrado desde mayo de 2019

https://my.w.tt/CzV9VcsbXW

Libros y reseñas

Un millón de amigos

Javier Osés

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Con los niños no se juega

Cuando empecé a leer el libro, creí que era un libro para niños, porque al comienzo da la sensación de que está escrito en lenguaje infantil. Está lleno de disparates ingeniosos que a uno le dan gracia y le sacan algunas risitas, con un vocabulario que es fácil de entender, por lo que creí que era un cuento infantil. Pero en el momento menos esperado, aparecen palabras «de grandes» (como insultos, aunque están usados de modo gracioso, en cierto modo) y empiezan a tratar temas que son serios. El tema alrededor del cual gira la historia, es el abuso infantil. 

La historia fue escrita para demostrar lo que sienten, lo que piensan, lo que creen los niños cuando les pasa algo como eso. De comienzo a fin, la historia es un testimonio crudo, directo y sin apodos sobre lo que sienten los niños, cómo interpretan las acciones y cómo ellos buscan la manera de salir de esas situaciones, a veces por su propia cuenta, por medio de su infantil y positiva imaginación. La historia en sí, es un disparate de comienzo a final. Uno lee locuras y más locuras, pero lo increíble de eso, es como a pesar de todos los disparates, uno encuentra párrafos que le ponen la piel de gallina. Uno puede estar riendo por todas las tonteras que lee y de repente, querer llorar. 

Los personajes no son magníficos, son básicos, pero hay dos personajes que están increíblemente bien representados: por un lado, Paquito, el niño que es víctima del abuso, con quien sentimos miles de sensaciones diferentes; por ejemplo, la culpa, el remordimiento, la tristeza y los sueños, las ganas de dar todo de sí para salir de esa situación. Por otro lado, y lo que más me sorprendió, tenemos al pedasta. Me dejó impresionada, lo bien hecho que estuvo. Se sintió tan real ese personaje, que incluso me dio asco. 

La historia en sí, como ya dije, es un conjunto de «locuras». Aún así la historia tiene un extraño sentido lógico. Sin embargo, hubo situaciones que las dejó inconclusas. Hay dos o tres historias secundarias que las dejó con final abierto. Supongo que ese era el objetivo del escritor. Sin embargo, la historia se entiende bien y se puede seguir con facilidad.

Una última cosa que quiero resaltar, es que el escritor no duda en llamar las cosas por su nombre. No le pone apodos a nada.

Fue un libro que trató (y logró) de acercarle a los mayores, el modo de pensar de los niños ante tales situaciones. Fue un testimonio magnifico de comienzo a fin. 

ver reseña en la web

El niño de Lenin

Carlos Luaces Saavedra

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★

Un abuelo y sus (arriesgadas) decisiones

Voy a empezar esta reseña, diciendo que no sé si el libro me convenció o no.

La historia en sí, comienza en el capítulo quince. Antes de eso, sabemos cuál es el objetivo de Julio y un poco más, cómo lo va a hacer, cuándo, cómo, y cosas así, pero no vemos mucho avance en esto del asesinato hasta el capítulo trece o catorce, en donde realmente las cosas comienzan a dar un poco de resultado.

Hay capítulos que en sí, no le aportan nada a la historia. Solo son memorias, salidas, encuentros con amigos del personaje. Son como momentos en los que el personaje recuerda su vida, que no está mal, porque los personajes deben tener una vida y ésta se debe conocer, pero son capítulos largos (treinta o más hojas) que se vuelven cansadores. Yo, por lo menos, elegí el libro porque quería saber a qué iba esto del «niño de Lenin» (este es el usuario anónimo que usa Julio para demostrar que «está del lado del candidato») y su asesinato, cómo lo planificaba, qué le había llevado a tomar tal decisión… No voy a decir que no me importa la vida del personaje, pero hay muchos momentos que «obstaculizan» la verdadera trama, porque la verdadera historia, no avanza por esas escenas que se podrían haber omitido, o haberse escrito menos detalladas.

No digo que la historia sea un desperdicio, porque no lo es en absoluto, pero creo que podría haber sido muchísimo mejor. Podría haber sido más corta, pero más intensa. 

Aún así, un punto a favor en cuanto a esto de los capítulos largos y que no encajan con la historia, es que, por lo menos, se pueden leer rápido. El escritor tiene una forma bastante linda de escribir, no suele repetir palabras, pues tiene un vocabulario amplio, y sabe expresarse bien. Sus descripciones son muy ricas y los personajes están bien hechos.

En cuanto a los personajes, son excelentes. Fueron uno de los detalles que más me gustaron en toda la historia. Tienen un buen trabajo y se sienten reales.

Para resumir: la historia en sí, está buena, es novedosa e ingeniosa, pero hay ciertos detalles que la vuelven larga y hasta cansadora. Aún así, no es un mal libro, que vale la pena en todo sentido porque habla de muchos temas interesantes (como las decisiones, la depresión, el amor incondicional a la familia o a la patria) que dan qué pensar, pero que hay que tener paciencia para leerlo.

 

Para que no me echen de edición anticipada por hacer una reseña tan negativa, voy a decir que no es un mal libro, que vale la pena en todo sentido, pero que hay que tener toda la paciencia del mundo para leerlo.

ver reseña en la web

A la manera de Agustina

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

A la enérgica manera juvenil

Me pareció interesante que la autora incluyese temas que suelen crear dudas entre los adolescentes. Me agradó que ella escriba sobre cuestiones complicadas de decir, o que no se suelen explicar por miles de razones. El tema principal de la historia es un tema muy repercutido: las relaciones tóxicas. Siempre hay alguien que suaviza las relaciones, que justifica esos actos tóxicos y, por lo general, muchos/as libros/películas/series romantizan amores tóxicos. Por un momento creí que la escritora iba a hacer eso, mas no fue así.

La trama en sí, estuvo buena. La historia es como una mezcla de novela juvenil con misterio, pero es un misterio suave, nada de asesinatos o secuestros. Aún así, logró crear una atmósfera de tensión y suspenso. Me pareció una buena historia. Al comienzo creí que era una sucesión de malos momentos, porque empezaba con un problema, no se terminaba de resolver, y empezaba otro. Pero al final de la historia, uno se da cuenta que todos los problemas están conectados y que no son tan inverosímiles como aparentaban sonar al inicio. Están bien estructurados y cada uno tuvo un lugar para desarrollarse.

Me gustó la manera de escribir. Redactó todo con el lenguaje adolescente: incluyó muchos «re» para enfatizar las palabras (en Argentina y Uruguay, cuando alguien quiere darle más energía a una palabra, le agrega un «re» adelante: «re loco», «re divertido», «re frustrante»). También hizo uso de los «posta» (posta es decir «en serio» en lenguaje juvenil). Fue gracioso leer eso, porque realmente parecía que un adolescente hubiese escrito todo, y no un adulto. No hubo palabras que los jóvenes no usen, ni expresiones difíciles de entender. Escribió como adolescente. Eso no lo veo en muchos libros, y realmente es buenísimo que lo hagan. Es una forma mas fácil de acercarse a ellos y hablarles en su jerga. Incluso logran que todo se entienda mejor.

Los personajes principales me gustaron. Me sentí identificada con la gran mayoría e incluso me acordé de personas cercanas a mí que tenían conductas similares a las de algún personaje. Odié a algunos, amé a otros y sentí las emociones de cada uno.

Aún así, también me pareció que algunos personajes estuvieron al vicio porque tenían funciones vagas, ósea que no eran tan importantes. Estaban ahí para rellenar la familia, o las amistades, pero no tenían un papel fundamental. Si no hubiesen estado ahí, la historia habría sido igual.

La solución al problema principal no me convenció del todo. Es un problema que pasa muchas veces entre los adolescentes, pero ésta solución fue muy rápida y fácil. En la vida real, no es tan simple salir de esos embrollos. De igual forma creo que, para ser la solución al problema de la historia, estuvo bien. De lo contrario, la novela se habría hecho muy larga.

Lo que sí estuvo bueno, fue que la escritora deja en claro muchos detalles a tener en cuenta sobre las relaciones tóxicas. Fue derecho a los detalles, y los explicó de manera rápida y comprensible.

Otra cosa interesante, es que la autora escribió dos finales, para que cada lector elija el que más le guste. Eso fue divertido de leer, porque fueron dos alternativas igual de posibles.

Para finalizar, voy a decir que yo, personalmente, le recomiendo este libro a los preadolescentes/adolescentes, aunque tampoco estaría mal que lo leyesen jóvenes. Más allá de sus errores, es una buena historia. Realmente resuelve problemas de la adolescencia y los responde de la mejor manera. 

ver reseña en la web

Golpe a la inocencia

Emilce Graciela Fernández

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Una tierna mirada al pasado

Esta es una historia perfecta sobre la dictadura militar argentina. De comienzo a fin, es un testimonio increíble sobre ese entonces. 

La historia habla de muchos temas: las torturas, las desapariciones, las muertes en cautiverio, los NN, los secretos que no podían decirse, los niños que quedaron huérfanos, el «tratamiento». Incluso se hace referencia a insultos que se decían en esa época. Hay muchísimas referencias a ese entonces, que podrían pasar desapercibidas. Es un libro para leer con atención y con un tanto de conocimiento. Si lo van a leer, y no son de Argentina, o no están muy informados sobre el terrorismo de estado, les aconsejo que antes, lean un poco de historia. A uno puede parecerle que no menciona demasiado a la dictadura militar, pero está presente todo el tiempo, en los más mínimos detalles.

Otro punto a favor, es la verosimilitud. La capacidad que tuvo la escritora de transmitir sentimientos, de llevarme a esa época, de hacerme sentir ese miedo que tienen los personajes, la culpa de otros, la tristeza y la impotencia de no saber qué ocurre. Ese es otro tema muy bien llevado a la ficción: el no poder hablar, saber lo que ocurre, o no, y no poder decir nada. 

La escritora creó muy buenos personajes: en cada uno de ellos, se puede ver reflejado un sector de la sociedad. Desde los movimientos en silencio de los opositores al régimen, hasta los verdaderos asesinos, los NN, los niños huérfanos, los que saben todo, lo que no saben nada, los que investigan, los que prefieren quedarse en la ignorancia. Todo. No se olvidó nada. No sé mucho de la escritora, no hay mucha información en Internet sobre ella, pero se nota que sabe demasiado, que investigó, que fue más allá de lo que se escucha. Quizás, incluso vivió en esa época, y por eso la describe tan bien. Sea como sea, me fascinó su trabajo. Me lo leí en tres días, pero podría haberlo leído en menos, porque es un libro fantástico. 

Lo que no me gustó mucho, es la falta de adjetivos y descripciones. La forma de escribir se entiende, es fácil de leer. No repite palabras, tiene un amplio vocabulario y creo que en ningún momento incluyó un adjetivo terminado en -mente, pero le faltaron descripciones. La lectura se me hizo un poco vacía por eso. Casi no hay descripciones. 

Otra cosa más que me dejó un poco desilusionada, es que hay algunas palabras sin tildes (son pocas, deben ser dos o tres) y faltan algunos guiones de dialogo para cerrar los diálogos. Tampoco son muchos, deben ser tres o cuatro.

Aún así, voy a recalcar que que sí me gustó la novela. A pesar de que la lectura habría sido más linda si hubiese habido más adjetivos, tampoco es un mal libro. Si les interesan esos temas, este libro les va a fascinar. Es una mirada contada desde los ojos de alguien que sufre las desgracias de esa época, un recorrido por una etapa que se suele recordar con dolor. Es una historia increíble, de principio a fin.

ver reseña en la web