Blogger

No puedo vivir sin libros

España

registrado desde marzo de 2016

http://uniendolasletras.blogspot.com.es/

Libros y reseñas

Mi historia

Michelle Obama

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

La historia de Michelle Obama

 

 

 

 

Michelle Obama siempre me ha parecido una mujer interesante o, al menos, siempre he tenido ganas de saber más porque he oído decir un montón de cosas sobre ella. Cuando salió su libro, me entró curiosidad pero la curiosidad que me despertaba la ex primera dama no era tanta como para pagar 23€ por su libro. Así que cuando me lo ofrecieron por participiar en un programa de testeo de megustaleer, entre otros libros, no dudé en leerlo. Quería saber quién era, qué había hecho y por qué levantaba tanta pasión entre algunas booktubers de habla inglesa que sigo. Y en esta entrada me gustaría hablaros de las cosas que he aprendido. 

 

Su historia

El libro está dividido en tres partes: antes de Barack Obama, cuando le conoció y la presidencia. ¿Cuál me ha gustado más? La primera, sin lugar a dudas. Me parecía realmente interesante porque me hablaba de ella, de quién fue antes de que fuera la primera dama de EEUU y eso es lo que yo estaba buscando. 

Michelle pasó su infancia estudiando y esforzándose por ser la mejor, algo que no todo el mundo puede hacer. Nos habla de las noches de desvelo tratando de memorizar algo, de cómo intentaba ser la mejor en todo, de su afán de perfección y de lo cuadriculada que tenía su vida. A ella nunca le han gustado las cosas cuando se desordenan o cuando no salen bien y no suspendió un examen hasta llegar a la universidad. Era una de esas pocas personas que sabía a dónde quería llegar y que hizo todo lo posible. 

 

Nos habla del barrio en el que vivía, que poco a poco se acabó convirtiendo en un gueto; del pequeño apartamento en el que vivía con sus padres y su hermano, un espacio reducido pero que consiguieron hacer que funcionara; de la enfermedad de su padre, que no faltó ni un solo día al trabajo; de sus dos familias, una tan cercana y cálida y la otra fría; de sus amigas… Y de la pregunta que no dejaba de hacerse: ¿soy lo suficientemente buena?

 

Recuerda su etapa en primaria, en bachiller y en la universidad. Todas tienen en común las horas que pasó estudiando y las pocas que hizo algo divertido. Y os confieso que mientras la leía me preguntaba a mí misma si yo hubiera sido capaz de haber hecho eso. Y la respuesta es no, por muy lejos que haya llegado ella, no creo que sea sano centrar tu vida en los estudios y en nada más. La vida es para disfrutarla, además de para estudiar. Existe el placer de pasar una tarde de mayo sentada en un banco con un helado mientras te ríes con tus amigos, de dar un paseo sin pensar en nada, de bailar por la noche hasta tarde, de ir a la biblioteca a por novelas y no solo a estudiar… 

Seguramente pensaréis que no le fue tan mal, pero tras terminar su carrera (con todo lo que conlleva en Estados Unidos) y estar un tiempo trabajando, se dio cuenta de que había llegado hasta donde quería pero que no le gustaba. No era feliz. Ganaba muchísimo dinero, tenía una vida estupenda, vestía trajes caros… pero iba al trabajo y hacía las cosas mecánicamente, no porque le entusiasmaran. Y cambió de trabajo varias veces. Decidió probar cosas nuevas. Y cuando leía eso me pregunté qué hubiera pasado si se hubiera permitido salir de su zona de comfort por unos instantes cuando era una adolescente y se hubiera permitido pensar qué era lo que realmente le gustaba. 

Michelle Obama descubrió de adulta que no le gustaban nada las leyes. Y por lo bajito, añado: y no pudo recuperar los veintitantos años de su vida que perdió. 

 

Michelle y Barack Obama

Ella era más joven que él, pero fue su jefa en el sitio donde estaban trabajando. A diferencia de ella, Barack se permitió hacer una carrera, disfrutar de la vida un tiempo y ponerse a estudiar otra vez. Sabía lo que quería y a los veintisiete estaba estudiando derecho, siendo una promesa para la abogacía. Cuando se conocieron, él llegó muy tarde y día tras día la descolocaba. Como os he dicho, ella es muy perfeccionista y cuadriculada, pero él no. Él se gastaba su dinero en libros, hacía lo que quería cuando le apetecía y hablaba solo por las noches sobre las cosas que quería arreglar. Poco a poco la conquistó, hasta que acabaron casándose. 

Los dos eran muy distintos y hay una diferencia esencial: a ella la política le daba igual y a él no. Él estaba muy involucrado y quería cambiar el mundo, algo que a ella le parecía bien cuando simplemente trabajaba en sus ratos libres en sitios locales. Pero poco a poco se acabó comprometiendo más y más hasta que se presentó a senador. 

Otro factor importante es la visión de la familia que tienen los dos. Michelle creció rodeada de ella, no sabía estar sola y disfrutaba de un rato con los suyos. Pasaba tiempo con su madre, (su padre falleció), con su hermano y demás parientes. Barack, por el contrario, venía de una familia distinta. Sus padres no estaban juntos. Su padre era de Kenia, su madre una estadounidense blanca. Se conocieron en Hawaii y estuvieron casados, hasta que ella se enteró de que tenía otra familia en Kenia. Obama se crió prácticamente sin padre y estuvo viajando hasta los seis años, edad en la que su madre le mandó con sus abuelos maternos a estudiar para que tuviera una vida estable. Así que él tenía un concepto despegado de familia. 

¿Por qué os cuento esto? Porque esto afectó a la familia Obama hasta que fue presidente de EEUU. Cuando ella se quedó embarazada la primera vez, estuvo prácticamente sola durante un montón de meses. Él estaba trabajando, haciendo campaña o cosas de su empleo normal, y ella seguía con su empleo y, además, preparándose para la que venía. La segunda vez, pasó un poco lo mismo y no cambió la cosa cuando ellas ya crecieron un poco. Las niñas casi no veían a su padre. A Michelle eso le enfadaba, pero él no lo veía nada raro. Eso sí, una y otra vez insiste en lo buen padre que era Obama, en lo cariñoso que era con sus hijas. Es como que se da cuenta de la imagen que está dando de su marido y se arrepintiera, así que trata de suavizar la imagen y nos habla de cuando les leía cuentos, jugaba con ellas o cosas de esas. Pero la realidad es que no conocía demasiado a sus hijas. 

Cuando se presentó para la presidencia, algo que a Michelle no le hizo ninguna gracia, esa situación empeoró. Estaba aún menos horas y muchas veces tenía que irse ella a ayudar. Al principio intentó hacerlo como pudo pero se dio cuenta de que no era sostenible. Comían casi siempre fuera y ella no tenía tiempo ni de respirar. Dejó su trabajo y se dedicó a la campaña de Obama, además de cuidar de sus hijas. Y en esta época política fue cuando nació su obsesión con que EEUU comiera lo más sano posible. Estaba descuidando la alimentación de sus hijas y en una revisión le informaron de que la pequeña había engordado y que había que vigilar lo que comía. Así que contrató a un chico que les cocinaba cosas sanas que pudiera meter en el microondas al llegar a casa y eso se acabó transformando en el huerto de la casa blanca. 

Pero no solo nos habla de esos detalles, también nos habla de las veces que la fastidió en la campaña, de los lugares que visitó ella, de las promesas que hizo una y otra vez, de los testimonios de la gente y de lo que pasaba tras el escenario. Y así, cruzando su vida personal y la campaña, llegamos a la casa blanca. 

 

Presidente y primera dama

En la última parte nos habla de sus ocho años en el mandato y de todo lo que hacía ella como primera dama. Hay cosas bastante interesantes que tiene que ver con cómo funcionaba la parte más hogareña de sus vidas, del servicio, de las cosas que sabían (o dejaban de saber), de cómo fueron por primera vez una familia (eso no lo dice ella, lo digo yo)… Y sí cuenta anécdotas divertidas. Pero lo que nos cuenta en esta parte también deja caer lo calculado que está todo en este libro, pues si algo aprendes de Michelle Obama es que no hay nada al azar. Así que cuando acabas de leer esta parte, en la que te habla de que Barack no pudo hacer la mitad de las cosas porque se lo impedían, te acabas preguntando si este no es otro movimiento calculado para dejarles bien a ellos. 

Veremos a las niñas crecer, cómo Michelle se centra cada vez más en la alimentación saludable y las iniciativas que toma. Se reune con un montón de adolescentes, sobre todo con chicas, para hablar de los que les espera el futuro, de ser líderes y de un montón de cosas más. Te habla de las quedadas con las adolescentes, en las que trataba de crear una sensación de comunidad. Y sí, lamentablemente no dejaba de preguntarme si tuvieron la misma oportunidad de ir ahí las chicas de barrios marginales. Porque sí, por mucho que se supone que ella diga que quería dar oportunidades a todos, independientemente de su poder adquisitivo, ¿es cierto? ¿Fueron chicas de los barrios marginales, pisaron la casa blanca, pasaron tiempo con niñas de colegios privados? No lo dice en ningún momento, al menos para mí no despeja las dudas. 

También nos habla de todos los niños que fueron a la casa blanca, de los eventos que hacían para ellos y de toda la cultura que dejaron entrar al edificio. De sus esfuerzos para convertir la casa blanca en un lugar cómodo para todo el mundo. Y lo que yo me pregunto es si les salía a ellos o si era por la campaña, por renovar la presidencia. Lo siento por no contribuir a la imagen de qué bonito todo, qué perfecto, pero es que si algo aprendes leyéndola es que los políticos son políticos y todo lo hacen por algo. 

Eso sí, ella deja claro que no piensa presentarse a un cargo político nunca. ¿Lo cumplirá? 

 

En definitiva, el libro me parece interesante porque te cuenta un montón de cosas sobre su vida que no sabías (y que no os he contado aquí porque me llevaría horas), pero también decepciona un poco. Últimamente me gusta leer sobre la vida de la gente, motivo por el que me he acercado a su historia, pero me esperaba algo más. Quería respuestas a preguntas sobre ellas. No un montón de justificaciones sobre las cosas que no hicieron, lo mucho que trabajó ella en la sombra aunque no se notara  o alabanzas de lo bueno que era Obama.

Al parecer donará un 10% de los beneficios obtenidos por la venta de entradas para asistir a sus presentaciones a organizaciones, escuelas y grupos comunitarios de los lugares que va a visitar durante la gira. Y tengo que decir que, tras leer una y otra vez lo mucho que le importa la educación, me esperaba que donara mucho más que eso. 

ver reseña en la web

Reina roja, de Juan Gómez-Jurado

Juan Gómez-Jurado

ver libro en megustaleer

Valoración:

Reseña test aplicación

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Integer a mi enim. Phasellus sodales purus eget nulla malesuada feugiat. Nulla cursus turpis condimentum pretium feugiat. Donec vitae elit bibendum, euismod turpis non, iaculis velit. Ut eget euismod mauris. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Aliquam sed felis sit amet erat porta dignissim. Aliquam pellentesque pharetra leo nec sagittis. Etiam ac pharetra erat. Proin feugiat ex quam, vel fringilla eros mollis in. Morbi sollicitudin auctor elit, a rutrum lorem convallis id. Fusce eget ante orci.

Suspendisse in molestie orci. Vestibulum ante ipsum primis in faucibus orci luctus et ultrices posuere cubilia Curae; Quisque venenatis, ante sit amet lobortis posuere, libero diam rutrum quam, quis tincidunt lorem ante sed lorem. Mauris quis sodales urna.Suspendisse metus nisi, aliquam et imperdiet sit amet, rutrum a quam. Nam feugiat lectus vitae eros ultrices, in vulputate ipsum commodo. Phasellus cursus ligula risus, sit amet viverra leo laoreet nec. Vestibulum vitae tellus sit amet sem eleifend accumsan. Suspendisse rhoncus pretium velit, vel tincidunt tellus vestibulum eu. Phasellus sagittis, libero ac consectetur facilisis, nunc velit elementum sem, in rutrum erat velit eget massa. Curabitur sed diam tincidunt, fermentum quam quis, tincidunt ex. Suspendisse cursus mauris risus, non dignissim justo fermentum vel. Vivamus sit amet scelerisque velit.

ver reseña en la web

Las leyes naturales del niño

Céline Alvarez

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

Testeando aplicaciones y no ficción

Este libro, como el anterior, tampoco lo he elegido yo sino que he tenido que leerlo para testear la aplicación. Es de no ficción y habla de un experimento que hizo su autora. Por lo que nos cuenta en el libro lo dio todo por los niños con los que trabajaba, apoyó a las familias y realmente se esforzó y tal vez, por eso, su experimento salió también. 

 

¿Pero por qué salió tan bien? Porque siguió cuatro puntos importantísimos en la educación. Ella dice que hay que nutrir de forma adecuada la inteligencia del niño, haciéndolo con un entorno de calidad y apropiado. No importante si es natural o no. También que hay que ayudar de forma didáctica basándonos en una sola cualidad para explorar. El tercer punto es que hay que apoyar el desarrollo de las competencias de inteligencia y, por último, el amor. Para Céline es muy importante el amor y la empatía, es necesaria para tener una buena edución. Y no podía estar más de acuerdo con este punto. 

 

Pero no solo es un libro sobre el experimento, también nos hace plantearnos el sistema educativo actual y el papel de los padres. A pesar de estar dirigido a profesionales de la educación, leyéndolo podemos aprender cosas y cuestionárnoslas. ¿Por qué no mejoramos el sistema para que los niños aprendan cada vez mejor? Es algo difícil, sí, pero si nadie se lo plantea cómo vamos a hacerlo. 

ver reseña en la web

Piel de letra

Laura Escanes

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

Laura Escanes nos muestra lo que hay en su piel

Nunca pensé que leería a Laura Escanes, pero estoy participando en un programa de testeo y me pidieron que eligiera un libro de los tres que me ofrecían así que elegí este. ¿Por qué? Porque tenía curiosidad. Había leído cosas acerca de lo que había escrito, unas opiniones eran muy malas y otras aceptables. Y tengo que decir que a mí me ha sorprendido. 

El libro está formado por cuatro partes y en cada una nos encontramos con una serie de textos poéticos con un dibujo acompañándoles, un detalle que me ha gustado bastante. Pero lo que más me ha sorprendido es el interior. Puede que Escanes no sea una escritora increíble, pero tampoco le hace falta. Se nota que ha puesto cariño en el libro, y lo digo de verdad pues no es una persona a la que yo siga. Lo lees y ves que no lo ha hecho con desgana o solo por la fama. Lo que se le ha criticado es algo que hacen muchos «poetas» hoy en día y la verdad es que no he visto ningún texto que merezca mofa. Sobre todo en los que habla de una pasada relación. 

Laura Escanes confiesa en este libro haber sido maltratada y violada por una antigua relación. Y te lo cuenta entre textos que dedica a sus seres queridos, a sus inseguridades o en los que da consejos a la gente que va a leerla. He tenido que leerlo varias veces porque no podía creérmelo, pero ahí estaba. Uno de esos textos se llama desde el infierno y no me imagino lo que ha debido de costarle escribirlo. Sobre todo sabiendo que tanta gente iba a leerlo. Y no por ser Laura Escanes, sino por ser la mujer de. Y de esto último también habla, pues pide que se le llame por su nombre y apellido, no como la mujer de. 

Pero no solo eso, también habla de cuando su padre les abandonó a ella y a su madre, de las cosas que no le gustan de su cuerpo, de sus estrías, su culo y de lo que se exige. Y también habla de la muerte. Porque Laura Escanes ha decidido, al parecer, que si escribía un libro se iba a desahogar pero bien. Tal vez no se convierta en mi libro favorito (ni en una de mis mejores lecturas), pero sí que creo que ha sido un descubrimiento. 

ver reseña en la web

Las hijas de la villa de las telas, de Anne Jacobs

Anne Jacobs

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

La villa de las telas

La segunda novela de la trilogía de La villa de las telas sucede un tiempo después de lo ocurrido en la primera, con dos de las mujeres jóvenes embarazadas y una guerra inminente, tal y como dice la sinopsis. Si en la primera entrega lo importante era el misterio de la villa y de Marie, en esta segunda lo que lo mueve todo es la primera guerra mundial en la que, como sabréis, Alemania no salió muy bien parada. 

 

En esta novela conoceremos aún más los personajes de la primera novela, pues los secundarios ganarán protagonismo y podremos saber más de sus vidas, de lo que ocurre fuera de las horas del servicio (y dentro). Además, conoceremos a Hannah, una niña que apareció en la primera novela y que en esta se moverá directa al ojo del narrador, sorprendiéndonos a todos con ciertos acontecimientos. También seguiremos a uno de lo criados a la guerra, algo que nos vale para ver lo dura y difícil que fue. Nos enseñará, sobre todo, que no todo el mundo está hecho para las batallas. 

 

En Las hijas de las villas de las telas seremos testigos de abortos naturales y buscados, de infidelidades, de amantes escondidos y de las consecuencias de la guerra, que dejará a una sociedad en la más absoluta miseria. Nos veremos impotentes, al igual que la familia Melzer, al no poder ayudarles ni darles comida a los que se mueren de hambre. Veremos a gente caer en el alcohol y la prostitución por la desesperación. Y también veremos cómo Marie lucha por mejorar la fábrica para que no caiga junto al resto de comercios locales. 

 

Aunque la parte más interesante para mí ha sido el hospital, donde se nos introducirán nuevos personajes y tramas interesantes como el trabajo de las mujeres, los estudios y los heridos por la guerra. Desde luego ha sido de las partes que más he disfrutado y que ha causado uno de los mayores conflictos en la novela. ¿Quién iba a pensar que un hospital en una mansión daría a sus habitantes femeninos más libertad?

 

Y por supuesto, también exploraremos la nueva relación de Marie con sus suegros (a quienes llama mamá y papá, algo que me chirría) y la de sus cuñadas con sus maridos y familias políticas. ¿Seguirán siendo caprichosas y egoístas? Tendréis que leerlo para descubrirlo. 

 

Las hijas de las villas de las telas es una novela que explora los personajes femeninos y las consecuencias de una guerra mundial que dejó un montón de heridas y que acabó desencadenando una segunda, aún más cruenta. Os la recomiendo si os gusta este tipo de historias y os interesa la primera guerra mundial, aunque advierto de que en algunas partes la novela se me ha hecho algo más larga que la primera. 

ver reseña en la web

Soñar bajo el agua

Libby Page

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Amor por la piscina

Siempre he sido más de piscina que de playa porque lo que a mí me gusta hacer es nadar. Algo que pocos saben es que el deporte que más me gusta es la natación, me encanta hacer largos, sumergirme en el agua y tocar la pared de la piscina. ¿Sabéis esa gente que va a la playa con gafas de bucear? De niña, yo era una de esas. Me las llevaba porque lo que quería era nadar y nunca he soportado que se me meta el agua en el ojo. Lo curioso es que al principio no me hacía mucha gracia porque pensaba que iba a ahogarme. Llevo muchos años sin nadar porque desde que me mudé no encuentro una piscina que me convenza y no sabéis cuánto lo hecho de menos. Este libro me lo ha recordado. 

 

Soñar bajo el agua es una declaración de amor a la natación, a las piscinas al aire libre —yo os reconozco que soy de piscina cerrada— y a los recuerdos. Con Rosemary y Kate paseamos por unas zonas de Brixton y conocemos las tiendas del barrio de toda la vida, enamorándonos de sus habitantes. Y lucharemos junto a ellas, deseando con todas nuestras fuerzas que no cierren la piscina. La novela trata de que el ayuntamiento va a vender la piscina pública a una empresa privada y la gente que va allí no quiere porque tiene un valor sentimental para el barrio, así que intentarán convencer al ayuntamiento para que no lo haga.

 

Con Rosemary, una señora de ochenta años que lleva nadando ahí toda la vida, conoceremos la piscina a lo largo de los años, incluso durante la segunda guerra mundial. Además, seremos testigos de su gran historia de amor pues Rosemary tuvo su primera cita con su marido en la piscina y cada día fueron juntos a nadar, viviendo momentos maravillosos e inolvidables. Sus partes son dolorosas, porque es una mujer que adora esa piscina y para la que es muy importante ese lugar porque lo es todo para ella. Sin ese lugar, para ella la vida pierde el sentido. La piscina es el sitio al que va cada mañana, donde se reencuentra con su fallecido marido, donde ve a la gente crecer… sin la piscina, no le queda nada. 

 

En cuanto a Kate, ella nunca había ido a esa piscina hasta que le toca hacer un reportaje y es precioso ver cómo redescubre la natación, enamorándose de la piscina y utilizando el deporte como una terapia. Ella no es de Brixton, acabó allí por el periodismo y no le ha sido nada fácil relacionarse con otras personas. Ese artículo le abre las puertas a un mundo que ella desconocía y a lo largo de las páginas veremos cómo va abriéndose cada vez más, haciendo nuevos amigos y disfrutando de la vida, algo que llevaba tiempo sin hacer. Un tema que Libby Page trata con ella es la ansiedad —Kate lo llama pánico— y creo que lo ha mostrado muy bien, con bastante seriedad y dejando un mensaje: pide ayuda, no lo sufras sola. 

 

Soñar bajo el agua es una novela preciosa y muy emotiva, nos recuerda la importancia de los recuerdos —nunca mejor dicho— y la necesidad de valorar las cosas cuando las tenemos, no cuando nos las quitan.

ver reseña en la web

Un extraño en casa

Shari Lapena

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

¿Qué pasaría si te acusaran de matar a alguien y no recordaras nada?

Nunca había leído nada de Shari Lapena pero sí sabía sobre qué escribe porque mi madre se ha leído el anterior, La pareja de al lado. Este ejemplar lo pedí para mi madre, si os soy sincera, para dárselo después de leérmelo yo. Me llevó el jueves y me lo leí en unas horas. La letra es enorme y ese es uno de los detalles que no me han gustado mucho. Lo comparé con algunos libros que tengo por casa y bueno, da la sensación de que han aumentado la letra para que no parezca tan corto. Editoriales, si un libro tiene menos de 200 páginas no pasa nada, eso no quiere decir que sea malo. De verdad, hacedme caso. 

 Bueno, vayamos con la historia. Me ha resultado bastante entretenida aunque no es ninguna maravilla, si has leído muchas novelas de este tipo vas a saber por dónde va y seguramente no te sorprenda. Si eres como yo, que lee novelas de misterio muy de vez en cuando pues te vas a sorprender y te va a explotar la cabeza en un momento de la novela. A lo largo de la historia hay varios giros, algunos bastante buenos y otros que no me han gustado porque juega, una vez más, con la competición entre mujeres. En otras circunstancias me habría parecido interesante, pero como hay muchísimas historias con este tipo de conflicto ya me cansa un poco, me habría parecido interesante meter otro motivo —habría sido novedoso. Lapena también ha metido un asuntillo para darle más vida a la historia que me crea un conflicto, por un lado hace que todo se ponga más interesante, sobre todo al final, pero por otro lado les hace un flaco favor a las víctimas porque volvemos a lo mismo de siempre  —si os habéis leído el libro seguro que sabéis de qué hablo. Creo que ha patinado un poco con este tema, pero quizás para otras personas no sea para tanto.

Todo lo que está en la novela es por algo, si algo tiene de bueno es que no hay relleno inútil si no que va al grano, directa al asunto y eso es algo que me ha gustado un montón. Los personajes están bien. Sí, están bien, tampoco son una maravilla pero están bien. Quizás el marido es el que menos me ha gustado, no me ha parecido muy creíble como personaje y creo que tiene algunos comportamientos que no encajan. Desde luego, me gustan más los demás. Tom se me queda un poco corto. También se me ha quedado escasa la investigación y la ambientación, pero es que en estos libros les suele gustar ir al meollo del asunto así que no pasa nada. 

Una advertencia para los que os habéis leído el de La pareja de al lado: no os vais a sorprender. Utiliza la misma estructura del primer libro y eso no me ha gustado nada porque arruina el factor sorpresa. Cuando me lo acabé, recordé lo que me había contado del primer libro y todo el subidón que tenía por el giro se esfumó. Espero que en sus siguientes novelas no use el mismo esquema, sería una pena que se volviera predecible. 

ver reseña en la web

La tierra del sol poniente

Barbara Wood

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

La tierra del sol poniente

En mi casa la de las películas de vaqueros es y siempre será mi madre. Se pasa las tardes con esas películas de fondo mientras lee un libro o visita algunos blogs literarios. Le encantan. A mi madre los vaqueros, los indios y todas esas aventuras le han gustado desde siempre. Yo confieso que no he heredado eso de ella, a mí los vaqueros no me gustan. Yo prefiero a los artistas, a los highlanders y a los rebeldes británicos —a ver, lo confieso, a mi de Downton Abbey me gustaba Tom, el irlandés y creo que se me notaba demasiado porque cada vez que salía era como AAAAAY QUE POR FIN SALE MI FAVORITO; y no hablemos de Las chicas Gilmore, que todo el mundo sabe que mi fav es Jess.

Total, que a donde yo quería llegar es que yo pedí este libro a la editorial porque me mandaron un mensaje de «x libros de esta novela para reseñar y blablabla» que te manda Edición anticipada cada vez que tienen algo y la verdad es que yo hace tiempo que no colaboro con ninguna editorial, y cuando lo hago con alguna es con esta plataforma o La galera porque realmente me gustan esas novelas —a ver, chicos, eso de colaborar porque sí y porque los libros son gratis no se hace— así que pensé ¿por qué no? Este libro va a estar más que aprovechado porque pensaba regalárselo a mí madre después de leerlo yo, así que lo pedí y me llegó. Y cuando vi este pedazo de libro me quedé flipando. A ver, mi madre es una fan de Barbara Woods y le gusta muchísimo, así que más bien era una sorpresa para ella. La sorprendí mucho, por cierto, no se lo esperaba porque hace un montón que no ha podido comprarse los libros de ella y los coge casi todos de la biblioteca.

La cosa es que yo no sabía muy bien de qué iba. Sabía que tenía que ver con los vaqueros, con el Oeste y poco más, no me había leído la sinopsis porque es algo que intento hacer lo menos posible… me gusta dejarme sorprender desde hace un tiempo. Así que yo solo sabía que iba de indios, vaqueros, gente con dinero y que pasaba en 1920. El principio no me convenció del todo pero una vez me metí en la trama quedé completamente atrapada. Mamá, deja de leer porque aún no te has leído el libro.

A ver, la historia va de cinco personajes principales. La primera es Louisa, una india que habla con los espíritus y quienes le dan advertencias que ella tiene que interpretar. Luego está Elizabeth, una chica de diecinueve que está en plenos años veinte, que sueña con una vida libre y que se ha contagiado del espíritu de las sufragistas y de las flappers. Después está Nigel, un inglés con título nobiliario con muchas ambiciones y poca moral, que hará lo que sea para demostrar que él tiene más poder que el resto. Luego está la criada, de la que se me ha olvidado el nombre, que va con Elizabeth por orden de la madre para vigilarla y cuidar de ella. Y por último Cody, un vaquero de los de antes que vaga en busca de algo. Los cinco se unen en una ciudad, que más bien es un pueblo, llamada Palm Springs, y darán lugar unos acontecimientos que podrían haber pasado perfectamente en aquella época.

En esta novela de 600 tenemos varios conflictos que, en mi opinión, son fascinantes. Por un lado tenemos el tema de los indios y la ambición de Nigel. Cuando llegan a la súper casa que ha comprado el hombre —dato, él solo tiene de herencia de su padre 100.000 y se casa con Elizabeth por su dinero, así que aprovecha para gastar en plan bien— ven que está al lado de territorio de unos indios y eso a Nigel no le gusta pues él quiere tener una súper plantación de dátiles y ellos se lo impiden, pues el jefe de esa tribu ni se plantea venderla. Así que veremos como toda la novela Nigel y el jefe Diego se enfrentarán por ese territorio, dando lugar a situaciones en las que me habría encantado abrir la cabeza de Nigel con una de sus estúpidas palmeras. Es un conflicto del hombre blanco contra los indios y me ha resultado muy interesante. El tema ha sido tratado muy bien y no sé si será cierto todo lo que cuentan pues no estudié estas cosas en segundo de Historia pero sí que creo que ha sido bastante realista y que no ha retratado a los indios como en las películas.

Luego está el otro tema que es el de la independencia femenina. En 1920, a pesar de que el voto de la mujer ya estaba en USA y estaba a punto de suceder en UK, las mujeres aún seguían dependiendo de los hombres para todo. El dinero que Elizabeth había heredado de su abuelo estaba a manos de su padre y, en cuanto se casara, lo estaría de su marido. Además, aunque su madre lo hace de buena intención, le decía a su hija que debía parecer tonta, ir completamente recta y un montón de consejos que en esta época serían impensables y que en aquella época ya empezaban a criticarse. ¿Por qué no iban a querer a una mujer inteligente? Pues porque en aquella época querían floreros bonitos que quedaran bien del brazo del marido para conseguir contactos o negocios, muy pocos querían casarse con alguien que le discutiera y con el que debatir. Barbara Wood consigue retratar esto de una forma muy buena porque mientras lo critica, lo muestra. Es decir, ha creado una mujer de esa época que se rebela contra lo que se le impone pero que no parece una chica del siglo XXI en ese momento, no sé si me explico.

Luego está el asunto de las clases sociales. La criada fue rescatada por la madre de Elizabeth pues le habían acusado de un crímen que no había cometido PERO en esa época no te podías fiar. Así que cuando ella le comenta a la señora que quiere volver a la ciudad… le amenaza con despedirla ¡y a ver quien va a contratar una criada acusada de robar! Pero no solo se da con ella, si no que el resto de mujeres del pueblo no se atreven a hablar con Elizabeth porque ella es de una clase superior, algo que se soluciona cuando Elizabeth decide ir a hablar con ellas y actuar como si no hubiera separaciones de ningún tipo porque, después de todo, están en un pueblo del Oeste, rodeadas de desierto y hay cuatro tiendas. Además de todo esto, en USA ya no importaba tanto el título que tuvieras para tener una gran vida si no que lo que valía eran tus negocios y los contactos que tuvieras, no teniendo por qué ser de una casa nobiliaria.

Y el amor. Elizabeth se casó con Nigel porque fue conquistada por él de una manera muy inteligente y manipuladora. Le hizo pensar que él era el mejor hombre del mundo, quien le haría feliz y haría realidad todos sus sueños. Le ocultó quien era en realidad y lo hizo de tal manera que solo se dio cuenta meses después del error que había cometido. En aquella época ocurría eso, ver el matrimonio como algo que te iba a dar libertad y a Elizabeth le sale rana. Poco a poco comienza a darse cuenta de que es prisionera de un ser horrible y veremos como lucha por salir de eso. Y, además, conocerá a Cody, un hombre bueno y honesto, que tiene asuntos sin resolver pero que trata a las personas con bondad y justicia, como debe de ser.

También se habla del divorcio, de la prohibición de alcohol, de que las películas sobre el Oeste no reflejan la realidad, de la empresa cinematográfica, de la modernización de los indios pues creen que van a perderse en un mundo moderno, de los asuntos por resolver. Y van a tratar también la forma de vida de aquella época, de las costumbres sociales…

Sinceramente, a mí me ha gustado un montón. Seguramente volveré a leer a Barbara Wood porque me ha gustado su novela. Es la primera de ella y ha sido una buena iniciación en esta señora. Aunque eso no va a pasar en un periodo corto de tiempo porque tengo un montón de cosas que leer, entre ellas las del proyecto sobre Virginia Woolf.

Un abrazo a todos y espero que estas cositas que he mencionado os haga querer leerla.

ver reseña en la web

Inmune a ti (#KissMe 3)

Elle Kennedy

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Inmune a ti

Este libro forma parte de una trilogía, que al parecer se ha convertido en tetralogía, que me da cierta esperanza en cuanto a la novela romántica juvenil porque que las relaciones que hay en estos libros no te hacen asustarte y preguntarte qué está pasando en el mundo para que crean que algo así es normal. Bien, dicho esto, os voy a decir lo que me ha parecido este libro.

Si en el primero la chica había sufrido un episodio bastante grave y en el segundo no tenía una vida lo que se dice fácil, en esta novela eso se deja más a un lado ya que el problema es otro. ¿Cuál? Allie, quien aparece en el primer libro, sale con el idiota de su novio, de cuyo nombre no me acuerdo porque prefiero borrarlo de mi memoria, y lo deja con él por ¿cuarta? ¿quinta? vez. Uno de los problemas es que él no acepta que Allie quiere ser una gran actriz e ir a Los Ángeles para dedicarse a lo que es su sueño —además de que la chica no ha estudiado en la universidad para nada, ¿sabéis?— porque para él lo que debería hacer es dejarlo todo, quedarse en casa y cocinar como las chicas americanas de los años cincuenta —recuerdo que Rory Gilmore intentó algo así en un capítulo pero nunca más lo volvió a intentar, gracias a dios. ¿Qué pasa? Que Allie le manda a la mierda, le dice que la cosa no va a así y que ella quiere ser actriz, así que lo dejan y la chica va a casa del novio de su mejor amiga para evitar tentaciones de volver si el tontodelbote se pasa por su habitación de la residencia.

¿Y qué pasa? Pues mirad, que Dean de Laurentis está muy bueno, quizás que juegue a hockey tiene que ver en eso, y puede que ella no esté en sus cabales —os pongo el situación, el tío es un mujeriego, pero en plan nivel Barney Stinson— porque ella jamás haría lo que hace. Total, que ahí empieza el meollo del asunto y me gusta la forma en la que se desarrolla la novela.

Por un lado tenemos la telenovela de Allie negándose a sentir algo por Dean, del ex novio siendo un plasta, de ocultar que se lleva bien con Dean, y de «a ver cómo hago que me dejes de caer bien, pero esto es una mierda porque ves telenovelas conmigo sobre cosas que ni sabemos y me haces reír». Por el otro, tenemos a Dean que se pasa el día de chavala en chavala y que, de pronto, se da cuenta de que quiere pasar más tiempo con Allie, de que no le importa no acostarse con ella —a ver, que ha os he dicho que es un Barney— y tiene a sus amigos amenazándole con dejarle de hablar como le haga daño a Allie, ya que se llevan bien con ella y se piensan que Dean no tiene sentimientos.

Pero no sólo de eso va el libro, si no que aburrimiento, si no que en el personaje de Dean se tratan cosas como el que no te tomen en serio sólo porque tu forma de ver la vida sea más relajada, el no saber muy bien qué quieres hacer en un futuro —ya que el chaval está un poco perdido puesto que nada le apasiona—, que todos vean el exterior y no vean el interior —a ver, en estos libros los deportistas son inteligentes pero en plan normal, no en plan Hardin de la vida que mucha cultura pero luego soy una mierda de persona—, y cosas de esa. En Allie el que le tomen por una chica tonta y que no le den papeles serios cuando sabe que vale para ellos, el sentirse presionada, el que le hagan sentir mal por hacer lo que ella cree correcto…. No sé, tratan los temas de una manera que hace que me guste un montón, porque puedes estar o no de acuerdo con ciertos comportarmientos pero los entiendes, puede que no te sientas identificado con ellos y que no sepas lo que se siente, pero comprendes por qué hacen las cosas.

Aunque ha sido el libro que menos me ha gustado de todos, quizás porque las otras historias me decían más, sí que me ha gustado mucho y me ha hecho pensar, algo que seguramente no buscaba el libro pero que lo consigue. Me ha gustado ver una relación diferente, no llena de corazones y cosas empalagosas, y que los protagonistas la fastidien unas cuantas veces porque creo que eso es lo que ocurre en la vida real. También me han gustado ciertos detalles en su relación porque han sido súper bonitos pese a la tontería que el resto de gente puede pensar que es, y creo que merece la pena leerse estos libros porque hablan de relaciones reales, no se idealiza al otro en ningún momento y cometen fallos, pero los solucionan hablando.

Ah, se me olvidaba añadir que algo que me ha gustado mucho es que Dean dice que a él no le importa lo que el resto piense de él —a veces sí que le importa, pero finge que no— y le dice a Allie que debería vivir como él, haciendo lo que quiere y siendo como quiere ser porque así sé es más feliz. ¿Y por qué me ha gustado? Porque siempre me ha gustado esa frase de Alaska de «a quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga» y siempre he defendido que si a ti te hace feliz X cosa y no hace daño a nadie que la hagas, la vida es corta y no hay que andar prohibiéndose cosas y precisamente por eso me ha gustado, porque creo que es un mensaje positivo. Creo que a la gente le importa demasiado lo que diga el de al lado y el de enfrente, pocas personas se atreven a vivir como realmente quieren y es algo que me gustó, creo que hacen falta más libros donde se diga que tienes que hacer lo que te vaya a hacer feliz, no seguir la corriente mientras te sientes desgraciado.

Y eso, me despido. Sólo quería hablaros de ciertos temas, ya sé que lo mío no son reseñas. No sé ni lo que son, supongo que me siento frente al ordenador, escribo lo que me sale sobre el libro y ya está, simplemente porque me apetece. Total, que si lo habéis leído podéis decirme que os ha parecido. Un abrazo enorme.

ver reseña en la web