Blogger

Atardeceres bajo un árbol

España

registrado desde febrero de 2016

http://www.atardeceresbajounarbol.blogspot.com.es

Libros y reseñas

Tan poca vida

Hanya Yanagihara

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Reseña #218. Tan poca vida, de Hanya Yanagihara

Últimamente estoy leyendo mucho libro intimista. Creía que era un estilo que no iba conmigo pero no ha sido así. Si bien es algo que se aleja totalmente de mis gustos preferidos, de vez en cuando es bueno cambiar el chip, leer cosas distintas y descubrir nuevos autores y nuevas temáticas. Y, de momento, he ido acertado en todo lo que he leído. Toquemos madera.

La historia comienza con cuatro amigos: JB, Willem, Malcolm y Jude. Estos cuatro amigos, todos dispares entre sí, incluso en las razas, tendrán que luchar día a día en una ciudad cruel y dura, una cuidad que no les pone las cosas fáciles a ninguno a pesar de que unos tienen más suerte que otros.
Esta novela hace que el lector recorra junto con los protagonistas toda la vida de cada uno de ellos, centrándose más en la parte entre los 20 años, donde todos se conocieron, y más allá de la cincuentena.

A simple vista parece una novela de tantas que trata sobre la amistad y/o el amor entre cuatro amigos. Podría serlo, pero no es así. Si bien la amistad de los cuatro amigos es un pilar importante en la trama, lo que sujeta al libro, el auténtico eje, es el dolor y el sufrimiento, tanto físico como psicológico, de uno de ellos en concreto: de Jude, el verdadero protagonista de historia.
A mi juicio una definición de este libro es que es una radiografía exhaustiva del sufrimiento de un protagonista y cómo eso afecta a los demás.

Yanagihara ha sido mundialmente aclamada por este libro. Y realmente se lo merece. No solo por cómo ha sido capaz de plasmar y de diseccionar de una forma magistral el dolor y el sufrimiento humano, que es la parte más oscura y dura de la novela, sino porque ha sido capaz de explorar con una calidad increíble masculinidad, la orientación sexual, los miedos y deseos de los personajes, sus inquietudes… En esencia, sus vidas. Ha creado personajes tan sumamente reales, con tantos detalles y tan cambiantes que casi se pueden tocar.

 

«-Si algo he aprendido es que hay que hablar de los episodios dolorosos mientras aún están frescos o nunca hablarás de ellos. Voy a enseñarte a verbalizarlo, porque cuanto más esperes, más difícil te resultará, y se intensificará en tu interior y siempre creerás que tuviste la culpa. Te equivocarás, pero siempre lo pensarás.
Él no supo cómo reaccionar, aunque al día siguiente, al volver ella a sacar el tema, Jude negó con la cabeza y le dio la espalda, aún cuando ella lo llamó.»

De los personajes podría estar hablando horas y quizás aún me quedaría cosas por decir. Son los personajes más complejos que he leído nunca. Podría intentar hacer un resumen de ellos, pero no lo iba a conseguir ya que quedaría muy cojo. Cuando un libro es tan largo en número de páginas y en los años que la trama dura, y más si los protagonistas empiezan en la adolescencia, es muy difícil hacer un resumen decente. Y ante esa posibilidad prefiero que sea el lector el que valore cómo son los personajes y qué les motiva a vivir. Solo decir lo mismo que arriba: es una autopsia completa de cada personaje, a veces muy pero que muy dura.
Posiblemente lo que más me ha gustado de los personajes ha sido su disparidad, las diferencias tan abismales que a veces existían entre ellos. Y de los cuatro amigos no sabría con quién quedarme, la verdad. Todos tienen cosas que me encantan y detesto, pero quizás sienta más simpatía por Willem, aunque no sé el porqué.
A pesar de que solamente comento lo de los cuatro amigos, hay un elenco de secundarios bastante importante que enriquece la historia, si bien a veces me daba la sensación de que alguno de ellos sobraba.

En cuanto a la narración, tengo sentimientos encontrados. A pesar de sus más de mil páginas, es un libro que se lee estupendamente. Pero no es fácil de leer, ya que aúna partes de extrema belleza con otras verdaderamente duras, sobrecogedoras y oscuras, partes más directas con otras más complicadas. Es realmente denso, no se puede leer a la ligera si se quiere captar todo el trasfondo. Las descripciones, casi inexistentes, cuando aparecen se aprecia que están medidas, sin que molesten a la historia y, además, son de gran calidad.
Por contra, me parece un libro que podía haberse contado con muchísimas páginas menos ya que se llega a un punto que se entra en un bucle de sufrimiento del protagonista. Es como estar todo el rato metiendo el dedo en la llaga, sin dejarla sanar. No sé si es algo pensado por la autora, pero ese sufrimiento «gratuito» que nos brinda no es algo que me apasione y ha habido momentos en los que me ha desesperado.

Aunque mi desesperación duraba bastante poco ya que es un libro en el que los giros de argumento son habituales gracias a los numerosos personajes, además de los cambios de tensión en la historia.

También me gustaría mencionar algo que me ha quedado bastante sorprendido. El libro contiene numerosas faltas tipográficas, como ausencia de palabras, de puntos, frases quizás no del todo bien construidas. Quizás sea porque se mandó a los bloggers antes de su salida definitiva y por eso, entre otras cosas, tenga en la contraportada una frase de “prohibida su venta”. Confío en que la edición para el público haya sido corregida completamente, porque sino sería una auténtica pena.

Como conclusión, una novela que sería buena de leer pero no es para todo el mundo. Puede llegar a ser pesada y repetitiva si no se disfruta siguiendo a los protagonistas a través de su vida. En cambio, para quien le guste este tipo de novelas es una lectura casi obligada; simplemente por como es capaz de plasmar el dolor de Jude merece la pena.

ver reseña en la web

El océano de la memoria

Paloma San Basilio

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Reseña #207. El océano de la memoria, de Paloma San Basilio

He visto reseñas en las que dicen que es una novela histórica. Voy a discrepar por una simple razón. Aquí no se utiliza el contexto socio-económico y político para que el lector aprenda sobre la época que vivían, sino que se usa para enfatizar que los años pasan y poner un poco «en situación» al lector, ya que los cuenta como hitos. No es lo mismo decir: «han pasado 40 años» a «en este tiempo se ha visto la llegada al poder de Franco, toda la postguerra, el creciente ímpetu de los jóvenes, el puente de Cadiz, los Beatles, la muerte de Franco, el nombramiento de un nuevo monarca…». Simplemente remarca el cambio de una sociedad mediante hechos históricos.

La narradora de la novela es Alba Monasterio-Livingston, quien en forma de diario o memorias cuanta todo la historia de su familia, prácticamente desde los inicios con sus bisabuelos (de los cuales se va conociendo a lo largo de la narración) hasta la «actualidad» del personaje. Si bien está escrita en primera persona, no presenta una narración constante, ya que en las partes que ella participa hará partícipe al lector de sus pensamientos, de sus ilusiones e inquietudes, pero en las partes que narra gracias a los conocimientos de los demás (generalmente cartas), se convierte en un narrador en tercera persona que solo vuelve a la primera cuando aparece en escena ella, lo que suele ocurrir cuando la escena está en Cádiz.
Además, de vez en cuando, aparece alguna carta escrita literalmente o páginas de diario.

Honestamente, nunca pensé que este libro pudiese encantarme (gustarme sí, pero no encantarme). Reconozco que no me agrada que ahora cualquier «famoso» saque libro y automáticamente tenga el apoyo de una editorial grande simplemente por la repercusión mediática, y con este libro tenía esa sensación. También es cierto que desconocía que Paloma San Basilio había sacado otra novela. Decidí leerlo sin prejuicios, sin esperarme nada, y me he encontrado un libro trabajado y muy bien documentado, con un estilo narrativo sencillo, bonito y elegante, que intenta atrapar al lector en sus páginas a través del uso de lenguaje conocido y unos personajes que llegan al alma. Vamos, que alegremente me he tragado mi propio pensamiento, y eso me alegra muchísimo.

Para mí, y esto es totalmente mi opinión personal, lo mejor de la novela han sido los personajes. Una vez cerrado el libro se me quedó un hondo sentimiento de pena, ya que durante 608 páginas se sigue la vida de una familia, de unos personajes tan magistralmente trabajados que parecen reales, con sus defectos, virtudes, evolución para bien o para mal, por lo que es imposible no ponerse de parte de uno o de otro, de sentir alegría, dolor, pena o rabia. Podría centrarme en ellos pero es mejor que el lector los descubra.

Estructuralmente el libro se compone de cuatro partes, cada una con su propio ritmo, que se incrementa con el paso de las páginas (sobre todo en la última parte), por lo que voy a hacer algo distinto a lo habitual: una minireseña de cada una.

 

«Yo era incapaz de reprocharle nada. Sabía muy bien como duele un amor imposible. En el fondo de mí, le compadecía. Lo peor que puedes hacer es perseguir lo inalcanzable. Esa obsesión vedada solo puede dejar un gran peso en tu alma y la frustración de un tiempo inútilmente perdido, que podría haber sido maravilloso.»

 

  • Primera parte 

Narra desde el nacimiento de Alba hasta que tiene más o menos 10 años (1936 – 1946). Es una parte sumamente descriptiva, la que más de hecho. Describe de forma muy elaborada todos los elementos de los edificios con los que los protagonistas tuvieron contacto, así como la mentalidad de la época respecto a todo. Si bien Alba es la «protagonista», aparecen bastantes personajes, con una gran importancia de los padres de la narradora.
En esta parte se puede comprobar el daño que hizo la Guerra Civil en España y las dos Guerras Mundiales a través de los ojos de una persona inocente.
Principalmente la acción ocurre en Cádiz, en la casa de la Plaza Mina, y en Inglaterra.

Esta parte ha sido la causante de mi lentitud. Si bien en este tipo de novelas el exceso de detalles es normal (la falta de acción se suple a la perfección con un entorno magistralmente descrito, vease El valle del asombro), es algo con lo que sufro mucho, y más cuando mi cabeza estaba saturada de información por los exámenes. Ayer leí más de 100 páginas, mientras que necesité más de dos semanas para salir de la primera parte.

  • Segunda parte

Alba ya tiene 18 años. Ha dejado atrás su inocente infancia para ser una señorita con el espíritu rebelde e indomable que se podría prever gracias a la primera parte.
Abundan los sentimientos de los personajes, creándose la mejor historia de amor de todas las que he leído para mi gusto. Sin tonterías y sin necesidad de recurrir al sexo explícito Paloma San Basilio ha creado un romance que me ha encantado, y eso es noticia, ya que no me gustan nada.

Entra en juego otro país, México, por lo cual vuelven las descripciones, pero ni punto de comparación como en la primera parte. En la parte mexicana, Alba pasa a narrar las aventuras de un familiar en las tierras americanas, sus andanzas y desventuras.

La novela empieza a perder su envoltorio alegre, que se lo dan los niños de la plaza Mina, para ir oscureciéndose con los reveses de la vida y la aparición de secretos.

  • Tercera parte

Ahora Alba tiene 26 años. Un salto en el tiempo que se pone de manifiesto con la citación de algunos hitos en la historia española y mundial. Termina con Alba entrando en la treintena.
Se caracteriza por la lucha diaria en México, donde la narración en dicho país ocupa gran parte de sus páginas, y el devenir de la familia Monasterio-Livingston. Las descripciones se reducen al mínimo y vuelven las reflexiones de su narradora.
Los sentimientos no son tan puros como en la 2ª parte, sino que son mucho más negros, predominando el odio y la venganza, saliendo a la luz más secretos. muchos de los cuales pondrán patas arriba a una de las familias de más nombre de Cádiz.

Los hermanos empiezan a tomar protagonismo en la historia y cada uno tendrá su hueco, que será mayor o menor en función de lo grande que sea.

  • Cuarta parte

Continua donde se dejó anteriormente. Un nuevo país entra a escena, Colombia. En esta parte los años pasan mucho más rápido, pudiendo haber saltos de varios años entre situación y situación, por lo que aconsejo mucha atención.
Una parte en la que sale a la luz todo, llena de contrastes, de felicidad y tristeza. Es una montaña rusa de emociones. Aquí es donde se observa cuán mezquino puede ser el hombre para garantizar su felicidad, pero a la vez cuán generoso y bueno puede ser por los demás.
Quizás sea la parte donde hay más giros de argumentos, donde ocurren cosas que en ninguna aparecen, situaciones posiblemente más acordes a lo que estamos acostumbrados a la realidad.
Pocas descripciones pero muchas reflexiones. Termina de una manera que me ha parecido la más acertada para la historia, quedándome con muy buen sabor de boca.
Cómo último apunte, el título me ha parecido el mejor de todos los posible.

De toda la narración tengo una queja. No me ha gustado el recurso de intentar mantener la atención al lector dando pistas (algunas de una forma muy cantosa) de lo que pasará en el futuro, y no dejando que lo suponga. Ahí ha faltado sutileza, para mi gusto.
Otra pega, pero tampoco importante, es que algunos diálogos flojeaban, estaban vacíos y no aportaban nada, pero, por otra parte, es la historia de una familia, con infinidad de personajes totalmente humanos. Por tanto ¿quién no conoce a alguien que no puede dejar de hablar y las conversaciones no aportan nada? No todo puede ser diálogos magistrales.

Como conclusión, la recomiendo a los amantes de la narrativa contemporánea, a aquellas personas que disfruten con una buena historia aunque no haya espadas ni pistolas de por medio, o quienes quieran leer algo con unos personajes inventados tan reales que parecen tangibles.

ver reseña en la web

El océano de la memoria

Paloma San Basilio

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Reseña #207. El océano de la memoria, de Paloma San Basilio

He visto reseñas en las que dicen que es una novela histórica. Voy a discrepar por una simple razón. Aquí no se utiliza el contexto socio-económico y político para que el lector aprenda sobre la época que vivían, sino que se usa para enfatizar que los años pasan y poner un poco «en situación» al lector, ya que los cuenta como hitos. No es lo mismo decir: «han pasado 40 años» a «en este tiempo se ha visto la llegada al poder de Franco, toda la postguerra, el creciente ímpetu de los jóvenes, el puente de Cadiz, los Beatles, la muerte de Franco, el nombramiento de un nuevo monarca…». Simplemente remarca el cambio de una sociedad mediante hechos históricos.

La narradora de la novela es Alba Monasterio-Livingston, quien en forma de diario o memorias cuanta todo la historia de su familia, prácticamente desde los inicios con sus bisabuelos (de los cuales se va conociendo a lo largo de la narración) hasta la «actualidad» del personaje. Si bien está escrita en primera persona, no presenta una narración constante, ya que en las partes que ella participa hará partícipe al lector de sus pensamientos, de sus ilusiones e inquietudes, pero en las partes que narra gracias a los conocimientos de los demás (generalmente cartas), se convierte en un narrador en tercera persona que solo vuelve a la primera cuando aparece en escena ella, lo que suele ocurrir cuando la escena está en Cádiz.
Además, de vez en cuando, aparece alguna carta escrita literalmente o páginas de diario.

Honestamente, nunca pensé que este libro pudiese encantarme (gustarme sí, pero no encantarme). Reconozco que no me agrada que ahora cualquier «famoso» saque libro y automáticamente tenga el apoyo de una editorial grande simplemente por la repercusión mediática, y con este libro tenía esa sensación. También es cierto que desconocía que Paloma San Basilio había sacado otra novela. Decidí leerlo sin prejuicios, sin esperarme nada, y me he encontrado un libro trabajado y muy bien documentado, con un estilo narrativo sencillo, bonito y elegante, que intenta atrapar al lector en sus páginas a través del uso de lenguaje conocido y unos personajes que llegan al alma. Vamos, que alegremente me he tragado mi propio pensamiento, y eso me alegra muchísimo.

Para mí, y esto es totalmente mi opinión personal, lo mejor de la novela han sido los personajes. Una vez cerrado el libro se me quedó un hondo sentimiento de pena, ya que durante 608 páginas se sigue la vida de una familia, de unos personajes tan magistralmente trabajados que parecen reales, con sus defectos, virtudes, evolución para bien o para mal, por lo que es imposible no ponerse de parte de uno o de otro, de sentir alegría, dolor, pena o rabia. Podría centrarme en ellos pero es mejor que el lector los descubra.

Estructuralmente el libro se compone de cuatro partes, cada una con su propio ritmo, que se incrementa con el paso de las páginas (sobre todo en la última parte), por lo que voy a hacer algo distinto a lo habitual: una minireseña de cada una.

 

«Yo era incapaz de reprocharle nada. Sabía muy bien como duele un amor imposible. En el fondo de mí, le compadecía. Lo peor que puedes hacer es perseguir lo inalcanzable. Esa obsesión vedada solo puede dejar un gran peso en tu alma y la frustración de un tiempo inútilmente perdido, que podría haber sido maravilloso.»

 

  • Primera parte 

Narra desde el nacimiento de Alba hasta que tiene más o menos 10 años (1936 – 1946). Es una parte sumamente descriptiva, la que más de hecho. Describe de forma muy elaborada todos los elementos de los edificios con los que los protagonistas tuvieron contacto, así como la mentalidad de la época respecto a todo. Si bien Alba es la «protagonista», aparecen bastantes personajes, con una gran importancia de los padres de la narradora.
En esta parte se puede comprobar el daño que hizo la Guerra Civil en España y las dos Guerras Mundiales a través de los ojos de una persona inocente.
Principalmente la acción ocurre en Cádiz, en la casa de la Plaza Mina, y en Inglaterra.

Esta parte ha sido la causante de mi lentitud. Si bien en este tipo de novelas el exceso de detalles es normal (la falta de acción se suple a la perfección con un entorno magistralmente descrito, vease El valle del asombro), es algo con lo que sufro mucho, y más cuando mi cabeza estaba saturada de información por los exámenes. Ayer leí más de 100 páginas, mientras que necesité más de dos semanas para salir de la primera parte.

  • Segunda parte

Alba ya tiene 18 años. Ha dejado atrás su inocente infancia para ser una señorita con el espíritu rebelde e indomable que se podría prever gracias a la primera parte.
Abundan los sentimientos de los personajes, creándose la mejor historia de amor de todas las que he leído para mi gusto. Sin tonterías y sin necesidad de recurrir al sexo explícito Paloma San Basilio ha creado un romance que me ha encantado, y eso es noticia, ya que no me gustan nada.

Entra en juego otro país, México, por lo cual vuelven las descripciones, pero ni punto de comparación como en la primera parte. En la parte mexicana, Alba pasa a narrar las aventuras de un familiar en las tierras americanas, sus andanzas y desventuras.

La novela empieza a perder su envoltorio alegre, que se lo dan los niños de la plaza Mina, para ir oscureciéndose con los reveses de la vida y la aparición de secretos.

  • Tercera parte

Ahora Alba tiene 26 años. Un salto en el tiempo que se pone de manifiesto con la citación de algunos hitos en la historia española y mundial. Termina con Alba entrando en la treintena.
Se caracteriza por la lucha diaria en México, donde la narración en dicho país ocupa gran parte de sus páginas, y el devenir de la familia Monasterio-Livingston. Las descripciones se reducen al mínimo y vuelven las reflexiones de su narradora.
Los sentimientos no son tan puros como en la 2ª parte, sino que son mucho más negros, predominando el odio y la venganza, saliendo a la luz más secretos. muchos de los cuales pondrán patas arriba a una de las familias de más nombre de Cádiz.

Los hermanos empiezan a tomar protagonismo en la historia y cada uno tendrá su hueco, que será mayor o menor en función de lo grande que sea.

  • Cuarta parte

Continua donde se dejó anteriormente. Un nuevo país entra a escena, Colombia. En esta parte los años pasan mucho más rápido, pudiendo haber saltos de varios años entre situación y situación, por lo que aconsejo mucha atención.
Una parte en la que sale a la luz todo, llena de contrastes, de felicidad y tristeza. Es una montaña rusa de emociones. Aquí es donde se observa cuán mezquino puede ser el hombre para garantizar su felicidad, pero a la vez cuán generoso y bueno puede ser por los demás.
Quizás sea la parte donde hay más giros de argumentos, donde ocurren cosas que en ninguna aparecen, situaciones posiblemente más acordes a lo que estamos acostumbrados a la realidad.
Pocas descripciones pero muchas reflexiones. Termina de una manera que me ha parecido la más acertada para la historia, quedándome con muy buen sabor de boca.
Cómo último apunte, el título me ha parecido el mejor de todos los posible.

De toda la narración tengo una queja. No me ha gustado el recurso de intentar mantener la atención al lector dando pistas (algunas de una forma muy cantosa) de lo que pasará en el futuro, y no dejando que lo suponga. Ahí ha faltado sutileza, para mi gusto.
Otra pega, pero tampoco importante, es que algunos diálogos flojeaban, estaban vacíos y no aportaban nada, pero, por otra parte, es la historia de una familia, con infinidad de personajes totalmente humanos. Por tanto ¿quién no conoce a alguien que no puede dejar de hablar y las conversaciones no aportan nada? No todo puede ser diálogos magistrales.

Como conclusión, la recomiendo a los amantes de la narrativa contemporánea, a aquellas personas que disfruten con una buena historia aunque no haya espadas ni pistolas de por medio, o quienes quieran leer algo con unos personajes inventados tan reales que parecen tangibles.

ver reseña en la web

Lo que aprendí de mi pingüino

Tom Michell

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Reseña #198. Lo que aprendí de mi pingüino, de Tom Michell

Nos trasladamos a la Argentina de los años setenta, donde Tom, un joven inglés con muchas ansias de vivir y descubrir el mundo, consigue un empleo en un internado inglés. Cierto día, Tom decide dar un paseo por la orilla del mar en Punta del Este (Uruguay), sin saber que ese simple paseo cambiaría su vida por completo. Tom descubre, apilados en la orilla de la playa, montones de cadáveres de pingüinos, pues estaban cubiertos de petróleo que algún barco habría dejado escapar. Horrorizado, Tom continúa su paseo hasta que, anonadado, descubre que una de las aves todavía permanece con vida. Aunque en un principio duda, Tom decide rescatar al pingüino, y aunque este en principio se mostraba hostil, Tom consigue llevarlo a su apartamento y lavarlo, salvándole la vida al pequeño ave. El pingüino será bautizado como Juan Salvador Pingüino, y será a partir de aquí cuando Tom y Juan Salvador se convertirán en dos amigos inseparables.

Tom comenzará a investigar acerca de estas singulares y divertidas aves, para lograr mantener con vida a su nuevo amigo, a la vez que tendrá una pequeña lucha interna sobre qué hacer con él: bien podría quedárselo como mascota, devolverlo al mar o incluso llevarlo al zoo de Argentina. Mientras tanto, Tom decide llevar al encantador Juan Salvador al internado donde trabaja, donde el pequeño ave creará un precioso vínculo con todas aquellas personas que llegan a conocerlo. Juan Salvador se convertirá en la mascota del equipo de rugby, será considerado amigo y consejero de muchos humanos, y ante todo, se meterá muy hondo en el corazón de Tom, ganándose un hueco que nunca nadie más podrá ocupar.

«El tiempo pasa, claro, y nuevos parientes, amigos y mascotas se disputan la entrada en nuestros corazones, pero el vacío que dejan los que lo ocuparon no se llena jamás. Mantenemos con vida a nuestros seres queridos en nuestros recuerdos, conversaciones y relatos, pero no siempre revelamos su auténtica importancia en nuestra vida. Ni falta que hace. Todo el que haya perdido una mascota lo sabrá.»

La historia gira en torno a la relación del hombre y su amigo pingüino, así como vivencias personales de Tom, su día a día, anécdotas curiosas o divertidas, etc. Aunque resulta también muy interesante el hecho de que Tom cuente como era la situación política y social de la Argentina de los 70, así como su experiencia acerca del golpe de Estado en Argentina el 24 de marzo de 1976, o un angustioso ataque terrorista. En resumidas cuentas, mezcla vivencias triviales de la vida cotidiana con temas más serios como por ejemplo, la política.

Los personajes, salvo Tom y su querido Juan Salvador, se mantienen al margen, sin llegar a destacar. El dúo protagoniza por completo la obra, y sinceramente, no era necesario el protagonismo de nadie más. Juan Salvador y sus tiernas aventuras derrochan simpatía y carisma, al igual que Tom es un buen chico que destaca por su naturalidad. Su preciosa relación, la cual va creciendo más y más cada día, hace que los sientas a los dos sumamente reales, sumamente cercanos a ti. Al final del libro, les llegas a coger mucho cariño a los dos.

El libro tiene un ritmo ameno, es muy fácil de leer y entretiene en todo momento. Mantiene un «tono» alegre y divertido durante toda la narración, y es por eso mismo que el final resulta tan chocante. De repente el libro se torna muy serio e inesperadamente profundo, y, estáis advertidos cuando digo, que este es el típico libro que va a desgarrarte el corazón. Un final tajante y descorazonado, pero a la vez increíblemente sentimental y capaz de derretir hasta los corazones más duros. El último capítulo es simplemente sublime. Me gustaría comentar mucho más al respecto pero no quiero destripar el libro, ya que desearía que si le dais una oportunidad al mismo, el final os sorprenda y os llegue tan hondo como a mí.

Por último, cabe mencionar lo sumamente bonita que es la edición del libro: desde la preciosa portada con detalles metalizados hasta las ilustraciones que encontramos al comienzo de cada capítulo. Una edición sumamente cuidada y de gran calidad.

Creo que ha quedado claro ya que el libro me ha encantado. Es uno de esos libros que van mejorando con cada página, y sobre todo, que sorprenden y se te meten en las entrañas para hacerte sentir de forma casi desgarradora. El amor y respeto por la naturaleza y los animales que derrochan en este libro merecen ser leídos por cualquier tipo de lector, es por eso que lo recomiendo a todo el mundo. Aunque estoy segura de que este libro se va a convertir en una obra especial para todos los que tenemos mascotas y las amamos como a un más de nuestra familia. Dadle una oportunidad, merece la pena.

ver reseña en la web

La misión del bufón (El Profeta Blanco 1)

Robin Hobb

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Reseña #195. La misión del bufón, de Robin Hobb

Antes de nada me gustaría aclarar algo. Aunque este libro es el inicio de una trilogía propia, los hechos ocurren 15 años después de que termine la trilogía Vatídico; el universo creado se completa por las otras trilogías de la autora, aunque parécese que son independientes. A ver, no es imprescindible conocer el extenso mundo de los Seis Ducados para disfrutar de este libro, pero sí es cierto que en La misión del bufón apenas se pasa por encima del pasado, con momento puntuales y sin explicar numerosas cosas que se suponen que debería sonar al lector. Parentescos, las relaciones exteriores, la Guerra de las Velas Rojas, el alzamiento de los dragones, incluso qué es la Maña y la Habilidad… Si bien estos dos últimos conceptos se desarrollan a lo largo de la novela, que se empiece con ellos al principio sin explicaciones puede descolocar.

Bien, entrando en faena. Esta novela es claramente fantasía épica, en un mundo psudomedieval. Los típicos elementos que suelen estar presentes en ellas abundan aquí. La historia gira en torno al protagonista absoluto, Traspié Hidalgo, que será el propio narrador. Tras 15 años aislado del mundo en compañía de Ojos de Noche, su lobo vinculado con la Maña, la magia de la naturaleza, y de alguna compañía femenina, Traspié recibe varias inesperadas visitas que alteran su pacífica y rutinaria vida alejada de la corte, planteándose dejar todo lo que ha construido. Convertido en el ayudante de cámara de su antiguo compañero de aventuras, el bufón convertido en lord, parte a buscar al principie para evitar un conflicto que podría desencadenar una nueva guerra. Durante su viaje, el lector conocerá más detalles sobre el pasado del protagonista y de la anterior trilogía, aunque como ya dije, son momentos puntuales, más bien ideas que sirven para dar énfasis a una acción o un pensamiento que tiene que ver con el pasado en vez de explicarlo.

Esta lectura no ha dejado de sorprenderme página tras página. En vez de tener a un joven héroe, tenemos a un antiguo asesino al que su juventud y su pasado le han pasado factura en lo físico -cosa que recuerda mucho el protagonista- y un lobo más cerca de la tumba que de ser un cachorro; esto ya no es solo que no abunde, sino que no tengo constancia de haber leído un libro que el protagonista no haya sido un joven héroe o un aguerrido soldado. En cambio, Traspié y Ojos de Noche sueñan más con su cabaña alejada de todo que en ser héroes. Primera sorpresa de las gordas.
La segunda sorpresa gorda fue haber leído más de 300 páginas con un ansia voraz en las que no pasaba absolutamente nada de acción. Ha sido, quizás, la lectura en las que más ganas tenía de saber qué ocurriría después en una trama momentánea en la que lo más interesante desde el punto de vista de la fantasía eran unos grabados en la madera y la creación de unos amuletos contra depredadores.

En cuanto al argumento, el libro tiene a mi juicio dos claras partes. La primera, más descriptiva, donde la «acción» que ocurre está camuflada: mucha intriga, muchos cabos sueltos, espionaje, planes de ataque y de salvaguarda, etc. La segunda parte es cuando empieza ya la auténtica acción, aun así no está repleta de gigantescas batallas tipo El Señor de los Anillos, sino más bien batallas del tipo escaramuzas. Pero en ambas hay mucha magia, traiciones, cosas que no son lo que parecen…

Traspié hace de narrador, de una forma que me recuerda a unas memorias. Se podría decir que es un narrador en primera persona encubierto en tercera. Traspié no es un ser omnipotente y omnipresente, sino que todo lo que cuenta es fruto de su experiencia, su conexión con el lobo, o lo que le cuentan los personajes. No conoce los pensamientos de los demás y todos tienen secretos, por lo que le da un halo de misterio en torno a los protagonistas que me gusta bastante. Otro acierto del narrador es que,,aunque hasta la mitad del libro todo es bastante descriptivo, no se hace pesado debido a que el narrador «interactúa» con el lector, por lo que no es un párrafo de 20 lineas describiendo un bosque, sino que quizás explique la distribución del bosque, cuente las sensaciones que tiene, vuelva a describir más a fondo el bosque, aparezca el lobo y de su punto de vista, etc.

«—Eso es un lobo.
—Sí, parece un lobo de verdad— admití. Dí una palmada y silbé—. Aquí, Ojos de Noche. Aquí, bonito.
Estoy bebiendo, imbécil. Tengo sed. Como la tendrías tú si hubieras venido corriendo en lugar de montado a caballo.
—No —insistió Laurel sin alterarse—. No es un perro con aspecto de lobo. Es un lobo.»

La narración es simplemente espectacular. Solamente por ella el libro ya debería ser leído. Presenta una capacidad de absorber al lector con los hechos más insignificativos, queriendo este siempre saber más y más. Y eso que la historia empieza muy lenta, aumentando la agilidad y los giros argumentales a medida que pasan las páginas, pero como he dicho solo notaba que me bebía las páginas y no ocurría nada. Así que si es capaz de absorber sin acción, cuando esta empieza es un sin vivir. Anoche empecé a leer a las 01:00 más o menos, y hasta las 6:30 no tuve el coraje y la fuerza suficiente para separarme de sus páginas. También ayuda mucho un lenguaje claro y preciso, sin palabrejas o expresiones prácticamente desconocidas para el lector medio.

En cuanto a los personajes, realmente me han gustado todos, aunque mi preferido es Ojos de Noche. Cada uno en su rol, generalmente sin sufrir evoluciones salvo excepciones, y muy definidos. Como mencioné, me ha parecido muy original que los protagonistas no sean los mejores guerreros del reino, sino dos antiguos héroes que ya no están en la flor de la vida. Unos personajes que sufren, pasan hambre y frio, pero también se emborrachan, conquistan y son héroes; en definitiva, personajes muy vivos.
Gracias a su manera de narrar y que es el propio Traspié quien cuenta la historia, es imposible no sentir empatía tanto por él como por los demás. A lo largo de la narración habrá alegría, llantos, situaciones de pelos de punta… Sacará al lector desde una sonrisa hasta una lágrima.
Y desde mi punto de vista, darle a los animales tanto protagonismo pero sin dejar de ser animales, solamente por las conexiones de los pensamientos a través de la Maña, es una perfecta manera de salir del cliché de los animales parlantes en los libros de fantasía.

Las pegas de este libro son bastante pocas, la verdad. Una de ellas, más que una pega, es algo que me chocó mucho: los nombres y apellidos de los personajes. Traspié, Dorado, Civil, Cervudo, Mechatejón… No sé, pero en ese aspecto no me ha convencido, la mayoría de los nombres me sonaban fatal. Otro aspecto «negativo» es que al usar al narrador en primera persona se puede suponer que el protagonista no morirá -salvo sorpresa mayúscula y con el consiguiente cambio de narrador-, aunque esto no se aplica a los demás personajes. Y por último, aunque esto no depende de la historia, lo que menos me ha gustado es que un libro de 800 páginas tenga esa tapa tan blanda. La portada reconozco que me ha gustado mucho, pero durante casi toda la lectura he ido con miedo de hacerle algo al libro, de que se me ladease y lo rasgara; para mí el gran fallo del libro es ese.

Y a modo de conclusión decir que ya tengo apuntados todos los libros de Robin Hobb sobre los Seis Ducados. Un más que estupendo libro de fantasía épica en donde no sobra una descripción, con unos personajes totalmente atípicos y una trama lenta pero completamente absorbente. Recomendadísima para cualquier amante de la fantasía y que disfrute simplemente con una buena narración.

ver reseña en la web