Blogger

Notas A Lápiz de May López

España

registrado desde diciembre de 2016

https://notasalapizdemaylopez.wordpress.com/

Libros y reseñas

Caen estrellas fugaces

Jose Gil Romero / Goretti Irisarri

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Déjate seducir por el misterio del Madrid de 1859

Esta novela ha sido de las más contradictorias que he leído con respecto a las reacciones que me producía. El planteamiento de la historia es brutal, tiene una trama que te engancha y hace que no puedas soltar el libro, es cierto. Pero… tiene algunos fallos.

Como aspectos positivos, podríamos destacar en primer lugar las localizaciones de la novela. En el Madrid de 1859, nos encontramos una ciudad que está a medio camino entre su pasado burgués y la modernidad del siglo XX. Es una ciudad que está en obras para adaptarse a la cantidad de gente que se ha trasladado a ella y poder ofrecer una calidad de vida a todos sus habitantes digna del resto de capitales europeas.

Las descripciones de estos lugares son fabulosas, realmente bonitas y muy curradas. Sin embargo, desde mi punto de vista los autores han pecado un poco de \\\”exceso de información\\\”. A veces, en medio de una descripción, cortaban totalmente el ritmo narrativo al introducirte una página y media extra acerca de cómo será ese lugar cincuenta o cien años después.

Los personajes son absolutamente maravillosos. Aun así, me gustaría destacar a Elisa Polifeme, una joven ciega con dones sobrenaturales (o extrasensoriales, si preferís llamarlos así) que se va a ver envuelta en un asunto relacionado con ángeles caídos y más criaturas que no parecen provenir de este mundo. El otro personaje que quiero resaltar es el Padre Echarri. Es un personaje súper misterioso, con un pasado muy oscuro que parece que no conseguimos descubrir del todo, lo que hace que nos enganchemos aún más a sus intervenciones en la obra. El resto de personajes también son geniales, como Leónidas Luzón, Nadya Balán o el Conde Del Fierro.

La combinación de misterio y elementos sobrenaturales en el Madrid de 1859 me ha parecido soberbia. Conectando sucesos meteorológicos con leyendas e historias que no pertenecen a este mundo, consiguen que podamos imaginar esa ciudad con nuevos ojos, con un manto oscuro y tétrico que nada tiene que ver con el Madrid de nuestros días. La Sociedad Hermética es, de lejos, una de las mejores organizaciones secretas que he leído en la narrativa en lengua castellana. Me ha gustado muchísimo el hecho de que esté internacionalizada, que sea tan poderosa como para llegar a altas esferas… Me ha parecido una maravilla en ese aspecto, la verdad.

No obstante, ya os digo que el problema principal que yo le he visto ha sido la falta de ritmo narrativo. Hasta la mitad de la novela, se hace excesivamente pesado el leer tantísimas comparaciones con el Madrid actual en las descripciones. Si estás en medio de una persecución y estás totalmente concentrada en la historia, te corta un poco \\\”el rollo\\\” que la pausen para describirte cómo era esa calle y cómo será en el futuro en casi una página entera. Acaba haciendo la lectura pesada. He tardado varios meses en leerla porque no pude cogerle el ritmo hasta llegar a la mitad del libro, donde este tipo de datos se omiten en mayor medida.

Por lo demás, me ha gustado muchísimo el libro y, tanto si hay segunda parte o no, creo que la historia termina muy bien, con el misterio que impregna el resto de la trama por bandera.

ver reseña en la web

Tarta de almendras con amor

Ángela Vallvey

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

La dulzura de alguien que vive en las sombras

Este es otro de esos libros que me ha sorprendido y me ha demostrado que no se puede juzgar un libro por su portada. La verdad es que me esperaba una historia súper romántica y súper empalagosa cuando me llegó a casa y durante unos días me costó trabajo decidirme a leerlo. Sin embargo, cuando comencé a conocer a Fiona, la protagonista de esta historia, mi perspectiva del libro cambió por completo.

Empecemos desde el principio. Fiona es una chica de diecisiete años con un trastorno emocional bastante duro que la ha empujado a la comida procesada durante más de cinco años. Tras la muerte de su madre, su padre sufre una conmoción que le impide relacionarse con normalidad con el resto del mundo y Fiona tiene que aprender a valerse por sí misma, lo que significaba para ella saberse al dedillo la sección de congelados del supermercado.

Sin embargo, mientras vagaba perdida entre este tipo de pensamientos, se encuentra con Alberto, el amor de su infancia, en el supermercado y, ¡sorpresa!, es el inicio del cambio. Pero no os confundáis. No es que Fiona decida cambiar por él. De hecho, ella no decide cambiar, por así decirlo.

El cambio se produce cuando Fiona es invitada el día de su cumpleaños (Año Nuevo) a comer en casa de su profesora, la señorita Aurora, que tiene una tía bastante especial apasionada a la cocina y a la buena y fina bebida. Le regalan un libro que hará que Fiona comience a cambiar su modo de vida de una manera brutal.

La narrativa de Ángela Vallvey me encanta. Tiene una prosa preciosa cargada de unas metáforas que yo, en otro contexto, habría considerado inverosímiles pero que, al salir de boca de Fiona (la historia está narrada en primera persona, por cierto), cobran un sentido especial De hecho, he recogido varias citas de este libro, pero quiero compartir con vosotros mi favorita:

Los recuerdos buenos son como los sabores agradables: inolvidables. Se aferran a la memoria y allí viven, jóvenes para siempre, desprendiendo su eterno aroma a felicidad plena, absoluta.

Otro elemento de esta novela que me ha encantado han sido sus personajes. Me encantan todos y cada uno de ellos (y mirad que eso es difícil en mí), porque todos aportaban algo importante a la historia, incluida la madre ausente de Fiona. Creo que son personajes muy bien construidos, con unas personalidades muy bien definidas y que cumplen con su función a la perfección en la historia.

Los tópicos tratados en esta novela son muy diversos y, por desgracia, están a la orden del día, siendo la gran dosis de realidad de esta novela detrás de toda la dulzura que desprende. Se habla de una enfermedad rara que sufre el padre de Fiona, que no se está investigando por falta de recursos y que, como tantas otras enfermedades raras hoy día, apenas tiene visibilidad en los medios. Fiona es quien se ocupa de su padre: de ayudarle a ducharse, de vestirlo, de darle de comer…todo. Una niña de doce años se hace cargo de un padre mentalmente inestable para que no la separen de la única familia que tiene. Es algo duro de leer, porque, cuando Fiona lo cuenta, intenta darle un deje de ironía que realmente intenta ocultar lo que está sufriendo. Además, tras la muerte de su madre, ella empieza a comer mal y a ser acosada en el instituto por Layla, lo que la lleva a una situación de autocompasión y refugio en comida procesada que daña su salud. Son temas muy delicados que, como ya he dicho, están a la orden del día, y creo que Ángela ha sabido tratarlos con la delicadeza de una gran pluma en esta narración.

Como ya os he dicho, hay un mensaje que se repite durante toda la novela y es la promoción de la buena alimentación. Fiona, al comenzar a cocinar por sí misma, ve que otro tipo de alimentación es posible y su vida cambia para mejor. Apoyada por la gente de su entorno, se despide de toda la comida insana que estaba ingiriendo y nota una mejoría de salud bastante importante.

Creo que es una novela que recomendaría sin duda a todos aquellos que quieran divertirse con la dulzura de Fiona, las locuras de sus amigos y los deliciosos platos en los que te sumerge la historia sin perder de vista todos los mensajes que intenta transmitir.

ver reseña en la web

Diario de diez lunas

Carmen Garijo

ver libro en megustaleer

Valoración:

Una novela que no me ha convencido

La verdad es que no sé por dónde empezar a reseñar esta novela. Tenía muy buena pinta, una sinopsis muy interesante y busqué algo de información acerca del género para saber más o menos qué me iba a encontrar. Sin embargo, «Diario de Diez Lunas» no me ha terminado de convencer.
El planteamiento en un primer momento parece interesante: mujer joven e independiente se queda embarazada y descubre que su empresa es una tapadera para negocios no muy legales con delincuentes de distintas nacionalidades. Hasta ahí todo bien. Pero el problema, mientras lo leía, lo encontré en el personaje principal y su círculo familiar y de amigos más inmediato.

Los personajes me parecen muy estereotipados y muy exagerados y no me han gustado los diálogos entre ellos… En mi opinión, todas las conversaciones eran muy forzadas, para nada naturales ni verosímiles. Además, se me hizo muy pesada de seguir, de continuarla. La prosa es muy redundante y los circunloquios son continuos. En definitiva, me ha resultado un libro muy difícil de terminar.
Si he de destacar algo de esta novela son sus escenarios y sus descripciones. En este apartado, Garijo se desmarca, porque su prosa descriptiva es realmente bonita y muy cuidada.

Es una lástima, de verdad, que no haya terminado de engancharme. Demasiados cabos sueltos, un final que no me ha convencido para nada… Y se nota que hay un trabajo de documentación muy grande detrás, pero creo que, a veces, eso no basta.
Sin embargo, tened en cuenta que esta es mi opinión y que quizá a vosotros puede gustaros. Cada uno tiene sus preferencias a la hora de leer y lo que me gusta a mí puede ser muy diferente a lo que os guste a vosotros. Así que si os llama la atención, no dudéis en leerlo, porque quizá encontréis en sus páginas lo que yo no he encontrado.

ver reseña en la web

Caída libre

Nina Sadowsky

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

El mejor thriller del 2017

Cuando Edición Anticipada me envió este e-book estaba bastante sorprendida, más que nada porque llevaba muchísimo tiempo sin leer un thriller. No lo cogí con muchas ganas, imaginando que sería otra de tantas novelas que están saliendo ahora con los mismos misterios manidos y los mismos personajes de siempre. Sin embargo, cuando leí la primera página me quedé a cuadros y dije «Un momento, algo falla». ¿Dónde estaban mis estereotipos? ¿Dónde estaban mis esquemas trillados de siempre? Uno no organiza una novela como Nina Sadowsky ha hecho, porque el lector puede dejarla de lado por no seguir un orden de capítulos numerado o titulado. Creo que fue el cúmulo de todas estas cosas las que hicieron que no pudiese soltar la novela…que quisiese saciarme casi con ansiedad de la historia de Ellie y Rob.

Empecemos desde el principio de «Caída Libre». Ellie es una chica neoyorquina que se casa y que, el día de su boda, descubre que su marido oculta una serie de cosas (de muy oscuras y preocupantes cosas) que pueden cambiar sus vidas para siempre. Sin embargo, lo primero que sabemos de Ellie es que está en una habitación en un hotel en una isla paradisíaca (Santa Lucía) con un tío semidesnudo y apuñalado en el vientre. Curioso e inquietante, ¿verdad?

Desde ese momento la historia avanza de manera vertiginosa, sin dar tiempo a salir de una sorpresa para entrar en otra, con toda la trama principal sazonada con la historia paralela del detective Lucien y del pasado de Ellie y Rob. En definitiva, un caos ordenado que te deja un sabor en la boca tan exquisito que no sabes cómo soltar el libro.

Porque eso es lo mejor: el final. Después de toda la historia, de todos los altibajos, de todos los giros de tuerca, te encuentras un final que te deja tal que así:

Así que sí, puedo confirmar que Ellie es mi nueva femme fatal favorita, junto con Bárbara de «La Diosa del Ladrillo». Estoy tan cautivada por su personaje, que creo que no podré evitar estar mordiéndome los nudillos hasta que Nina saque un nuevo libro. ¡Ojalá que sea pronto!

Por supuesto, este libro pasa a mi TOP 5 de thrillers porque, en serio, es un ejemplar de este género genial, y realmente recomendable.

ver reseña en la web

Tarde o temprano nos abrazaremos

Antonio Dikele Distefano

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Un romance cargado de música y poesía

Tengo que decir que cuando me ofrecieron este título para leerlo y reseñarlo me pareció una muy buena oportunidad de conocer a un autor de novela romántica del que nunca había oído hablar. Antonio Dikele Distefano me ha resultado un escritor vibrante, un escritor que parece cantar a medida que escribe, como si toda la novela fuera una canción eterna de Enrico para Irene. Además, he de confesar que me ha gustado mucho «Tarde o temprano nos abrazaremos», porque está narrada en primera persona, desde un tren, en una conversación constante con un alguien que está ausente.

La historia nos cuenta cómo Enrico, después de haber pasado un año separado de Irene, su exnovia, decide ir a verla a Milán para decirle las cosas que aún siente por ella y que jamás le dijo. Durante el viaje rememora toda la historia de su relación, al igual que su propia vida antes de conocerla, centrándose, sobre todo, en la relación de sus padres. En este sentido es un punto de vista muy novedoso, puesto que no es una narración en la que predomine una trama en tiempo presente, sino que toda la trama importante es la que está contando Enrico acerca de su pasado. Es una prosa muy reflexiva y empática que nos acerca al personaje principal sin darnos apenas cuenta.

Los personajes no mantienen, para nada, una relación de amor sencilla y corriente. De hecho, se dejan caer temas como desórdenes alimenticios y relaciones tóxicas de dependencia que oscurecen en ciertos momentos la historia, dejando claros cuáles eran los problemas a los que se enfrentaban los protagonistas. Irene se marcha a Milán para estudiar en la Universidad y Enrico no puede soportar seguir viviendo con el daño, de ahí que quiera volver a verla.

Los escenarios en los que se desarrolla la trama son espectaculares. Las ciudades más bonitas de Italia se suceden en los recuerdos de los momentos que Enrico e Irene vivieron juntos durante su relación. Desde Bolonia hasta París, Enrico rememora todos y cada uno de los escenarios donde fue feliz con Irene, como una especie de martirio interno para convencerse de que ese viaje es la decisión correcta.

Lo único que podría reprocharle es el final. Esperaba que la obra terminase de otra forma, un poco menos…drástica (tranquilos, no haré spoiler). Lo bueno es que me ha dejado con ganas de leer más de este autor.

En definitiva, ha sido una novela que me ha gustado mucho y que recomendaría a aquellos que quieran leer una novela romántica con un estilo narrativo diferente, fresco y, sobre todo, muy poético.

ver reseña en la web