Blogger

No queda sino leer

España

registrado desde mayo de 2016

https://noquedasinoleer.wordpress.com

Libros y reseñas

Las chicas que soñaban con el mar

Katia Bernardi

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

Una historia que dibuja una sonrisa

Hay novelas que te proponen y a las que no te puedes resistir, quizá porque te llama la atención la portada, quizá porque lees la sinopsis y te interesa, o puede que porque aparece en el momento adecuado. En este caso se han unido los tres motivos: vi que la imagen del libro era una foto real, el tema me provocó mucha simpatía y en ese instante necesitaba algo alegre. Y llegó esta historia. Supongo que es una novela, a mí me ha parecido un relato de una historia real tomaba forma en mi mente como si fuera un documental.

Nos trasladamos a un pequeño pueblo de Italia, con apenas ochocientos habitantes, en el que un grupo de mujeres se reúnen casi a diario para compartir su tranquila vida. Todos los años realizan una excursión a algún lugar cercano pero están viviendo un momento especial: es al aniversario del club Rododendro, su centro de reuniones (y de todo el pueblo, en realidad) y se les ocurre soñar a lo grande preparando un viaje un poco más especial. Ninguna de ellas ha visto el mar y deciden que la excursión anual se convierta en un viaje a Croacia para poder hacerse una foto en la playa. La foto de la portada del libro.

Todas son mayores, todas son amas de casa y todas tienen una ilusión enorme con su nuevo proyecto. El principal problema es el de casi siempre: la falta de fondos para poder viajar. Lejos de desanimarse se ponen manos a la obra y para ello piensan en vender tartas con el fin de conseguir el dinero que necesitan. Pero no es suficiente. Es entonces cuando les proponen hacer un calendario. Y no se lo piensan: pocas veces se han sentido tan especiales y tan guapas como cuando llegó la maquilladora para prepararlas para las fotografías. Cada una de ellas es un mes y las ventas se disparan.

Aún tendrán muchos problemas y seguirán encontrando soluciones que pasan por aprender a usar las redes sociales. Lo importante es que lo logran, que disfrutan mientras lo planean, que su amistad sale reforzada y que tienen una foto en Croacia.

Esta no es una gran novela, no hay alta literatura ni un estilo exquisito y depurado, ni siquiera es posible aprenderse los nombres de todas las protagonistas, porque son muchas, pero es perfecta para olvidarse de todo durante una tarde ya que logra sacarnos una sonrisa a la vuelta de cada página.

 

ver reseña en la web

Estás sola

Alexandra Oliva

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★

Una novela se supervivencia para amantes de la aventura y de los thrillers distópicos.

Es la primera vez que me adentro en una novela de este tipo: supervivencia en un entorno hostil. Sé que se han escrito muchas, la mayoría de ellas juveniles. Pero esta es diferente.

Zoo es la protagonista de una historia apocalíptica: doce concursantes luchan a muerte por ganar un programa de televisión llamado \\\\\\\”A oscuras\\\\\\\”. Y aunque parece que esto se ha contado ya, la gran diferencia con esta novela es que lo importante no es concurso, sino descubrir qué es lo que está pasando en realidad. Un virus mortal ha acabado con casi toda la población, pero Zoo eso no lo sabe. Y pasan muchas páginas hasta que se da cuenta de la verdad.

La trama se desarrolla en capítulos alternos, volviendo una y otra vez al pasado. Todo para intentar saber qué es lo que sucede. Y la realidad tiene dos puntos de vista: el de los concursantes y el del propio programa. Vamos a ser testigos de cuáles son los entresijos de la mentira que crea el concurso, de las trampas que ponen a los participantes, de las trabas para sobrevivir.

Diferente, atrevido, fresco y recomendable.

ver reseña en la web

El instante preciso en que los destinos se cruzan

Angélique Barbérat

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★

Una novela diferente y tierna sobre la capacidad de sobreponerse al maltrato.

Esta es una de las novelas a las que me acerco sin saber nada sobre ella: ha sido una propuesta de Edición Anticipada y también toda una sorpresa. La he leído en muy pocos días y ha aparecido en el momento preciso ya que el argumento coincide plenamente con el tema que estaba tratando en clase cuando que me la enviaron. Lo cierto es que toda la novela es una suerte de serendipia que se encuentra a lo largo de las páginas, y vamos a ver por qué.

Esta es la historia de dos personas que apenas se encuentran en unas pocas páginas de la novela, aunque sus vidas y cada uno de los movimientos que realizan los están llevando inevitablemente el uno hacia el otro. Esta es la historia de dos maltratos que terminan de manera muy diferente. Y esta también es una historia de amor muy particular, que se impone a pesar de prácticamente todo.

Hace un par de semanas estaba tratando en clase con mis alumnos el tema de la violencia machista: esos días vimos un documental, hablamos del maltrato que sufren y han sufrido muchas mujeres, me contaron sus experiencias personales, algunas de ellas realmente duras, e incluso analizamos el sexismo en el lenguaje y en la sociedad, haciendo también hincapié en algunas exageraciones en las que se está cayendo de manera ridícula. Y en ese contexto apareció esta novela. En ella se narra la vida de sus dos protagonistas: Kyle y Coryn. Kyle es sólo un niño cuando encuentra a su madre muerta sobre la cama a causa de una paliza que le ha dado su padre. A partir de ese momento y, a pesar de su corta edad, toma la madura decisión de recuperar cada recuerdo hermoso que tiene de su madre para convertirla en la guía de su vida. Y realmente lo consigue ya que el amor que le inculca por la música hace que con el paso de los años se convierta en el líder de un grupo que triunfa por todo el mundo. Por otro lado, y de forma paralela, conocemos a Coryn: la única niña entre diez hermanos, buena estudiante, con inquietudes intelectuales y ganas de aprender. Pero vive en un barrio marginal de Londres, sus padres tienen una mentalidad retrógrada y en cuanto cumple los dieciséis años la sacan del instituto para que comience a trabajar en una cafetería. Y se resigna, y trabaja. Pero el destino le tiene preparado algo mucho peor que el hecho de no poder estudiar ya que su padre le encarga al dueño de la cafetería que en cuanto aparezca un hombre de buen aspecto que se fije en su hija él sea avisado. Y aparece Jack, y avisan al padre de Coryn. Y con diecisiete años la casan con él. Y la primera bofetada no tarda en llegar. Después le siguen otras muchas, las violaciones, las palizas, sus tres hijos y las ganas de desaparecer.

Kyle vive de gira pero cuando descansa de sus conciertos lo hace en San Francisco. Allí su hermana Jane ha fundado un hogar para mujeres maltratadas que se llama La Casa. Coryn y Jack dejan Londres para mudarse a Estados Unidos tras cinco años de casados. Una mañana Malcom, el hijo mayor de Coryn, se escapa de la mano de su madre para perseguir una pelota y va a parar a las ruedas del coche de Kyle. Serendipia. En el hospital Kyle observa cómo Jack trata a su hijo y a su esposa y se da cuenta de algo que los demás no pueden ver, así que decide darle a escondidas a Coryn una tarjeta con el número de teléfono de La Casa. Se despiden sin despedirse y se vuelven a encontrar en numerosas ocasiones pero sin verse. Coincidencia.

No desvelo más del argumento. Voy ahora con la forma. El tema que trata la novela es duro, muy duro, pero la narración no lo es: no quiero decir con esto que pase por el maltrato de puntillas sino que no se detiene en los detalles escabrosos. En ocasiones es inevitable contar lo que sucede: cuando Jack viola a Coryn a los tres días de dar a luz y le provoca un hemorragia que casi la mata hay que contarlo, pero la autora no ahonda ni se regocija con el morbo. Hasta la mitad de la novela los capítulos se van alternando entre los protagonistas pero llega un punto que la casualidad ha hecho que la vida de ambos tenga tanto en común que los capítulos también comienzan a ser comunes.

Quizá resulte poco creíble, quizá se espera un final diferente, pero a mí me ha sorprendido el tratamiento de una de las mayores lacras que soporta la sociedad. Y absolutamente todo el mundo debería leer un libro como este. Para no girar más la cabeza hacia otro lado, para que nos demos cuenta de una vez por todas de que este es un problema de todos.

 

ver reseña en la web

Las horas robadas

María Solar

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★

Una historia de dos familias unidas por un misterio

Las horas robadas es una novela sencilla, sin pretensiones, que narra la historia de dos familias en un momento muy concreto: es el año 1979. Estamos en Galicia, pocos años después de la muerte de Franco, con grandes cambios en el país y también en las personas. La primera familia la componen Lola y Antonio. Son dos abogados con éxito en su trabajo, de ideas progresistas y adelantados a su tiempo que han decidido separarse de manera amistosa y están esperando que se apruebe la ley del divorcio. Viven con Anselmo, el padre de Lola, que volvió de Argentina cuando falleció su mujer, adonde emigró cuarenta años antes. El matrimonio tiene dos hijos en plena adolescencia, Roberto y Ana. La otra familia es completamente diferente: Rosa y Damián conforman un matrimonio donde uno de ellos ordena y la otra obedece sin protestar. Desde que se casaron Rosa dejó de trabajar por imperativo de su marido y vive doblegada a la voluntad de un hombre que lo soluciona todo con gritos y con golpes a sus hijos, sobre todo al mayor, Ramón. La única persona a la que respeta es a su madre, Carmen, que hace tiempo que sufre demencia y casi no recuerda ni quién es ella misma.

La novela comienza con la muerte de Anselmo, quien fallece en su cama con un papel en la mano donde aparecen escritas las palabras “Dime que me quieres”. Es su nieto Roberto quien encuentra el papel y quien intenta averiguar a quién iba dirigido ese mensaje.

A partir de aquí se suceden los saltos en el tiempo para conocer qué fue de Anselmo en su juventud y pronto se intuye quién es la destinataria de su amor desde hace años. Al mismo tiempo, se deja apuntada una posible atracción entre Antonio y Rosa, que procede de sus años de universidad y, llegando a la tercera generación, Roberto y Ramón se verán envueltos en un triángulo amoroso del que también es protagonista Nuria, la novia de Roberto.

Muchas de las historias no concluyen en el libro, es más, tengo la sensación de que de alguna de ellas la autora se olvida ya que se centra en el pasado del abuelo y en el presente del nieto. En la primera parte de la novela tenemos la sensación de que la familia protagonista es la de Lola pero a medida que avanzamos en la lectura, el foco se pone en Damián, Rosa y Ramón.

Como apuntaba al comienzo creo que es una novela sin demasiadas pretensiones, que intenta ser un pequeño reflejo de la época para lo cual utiliza unos personajes muy diferentes entre sí que pecan de ser algo planos. Apenas hay misterio porque todo se adivina casi desde el principio. No obstante me ha resultado entretenida, se lee del tirón y deja una pequeña sonrisa al terminarla.

 

ver reseña en la web

Tan poca vida

Hanya Yanagihara

ver libro en megustaleer

Valoración: ★★★★★

Un retrato brutal del sufrimiento humano.

No sé cómo enfrentarme a esta reseña. No sé cómo resumir en tan poco espacio lo que me ha hecho sentir esta novela a lo largo de la semana que he estado leyéndola. No tenía ni idea de qué era lo que me iba a encontrar cuando comencé y ahora, al haberla terminado, siento un nudo en la garganta que va a tardar en marcharse.  Y sabía cómo iba a terminar, pero lo importante no es el desenlace, sino todo lo que contienen estas mil páginas.

Vamos a intentarlo. Esta podría ser la historia de cuatro amigos que viven en Nueva York, de cómo se conocieron, cómo convivieron y cómo evolucionan sus vidas a lo largo de más de treinta años. Digo “podría” porque en apariencia ese es el argumento de la novela, pero sólo en apariencia. La realidad es muy diferente y nos hallamos ante el desarrollo del sufrimiento de un hombre transformado en un intento de sobrevivir a pesar de sí mismo. Jude es el protagonista de la novela y a su alrededor aparecen sus tres mejores amigos, Willem, Malcom y JB, y todos aquellos que por suerte o por desgracia se cruzaron en su vida. He asistido a la mayor descripción de atrocidades que una sola persona puede sufrir, porque esta es, sin duda alguna, la novela más dura que he leído en toda mi vida. Y creo que, al mismo tiempo, también la más hermosa.

Conocemos a los personajes cuando han terminado la universidad y dos de ellos, Jude y Willem, buscan piso para instalarse juntos. Los otros dos amigos los ayudan en su propósito y a partir de ese momento vamos a ir conociendo poco a poco a cada uno, su pasado, sus inquietudes, sus anhelos y sus miedos. Pero llega un momento en que es inevitable darse cuenta de que la autora se detiene más en uno de ellos, en que los otros tres comienzan a tener importancia en la medida en que se relacionan con él, en que su pasado es más oscuro, más difícil de contar y por eso, en un principio, sólo se intuye. Pero no se puede entender a Jude sin saber qué fue lo que le pasó, aquello que sus amigos se preguntan sin descanso y que él no les ha contado nunca. Y el lector se entera de qué fue lo que le ocurrió, año tras año, dolor tras dolor, cuestionándose cómo es posible que alguien con tal carga pueda mantener un mínimo de cordura.

Lo cierto es que no quiero contar mucho más del argumento porque creo que con los pocos datos que he dado ya se puede adivinar hacia dónde va y de dónde viene esta novela.

Advierto también que no es una obra sencilla: hay muchos datos, muchas épocas y lugares, con constantes saltos en el tiempo y el espacio. Requiere memoria, concentración y capacidad de sufrimiento: he tenido momentos en que me veía incapaz de seguir leyendo pero al mismo tiempo no podía dejarlo. La autora no escatima en detalles desagradables, que creo que no sobran, porque son cruciales para entender todo lo que ocurre, pero cuesta leerlo, por duro, por cruel, por injusto, por improbable y al mismo tiempo por posible. A medida que avanza la novela y descubrimos ese horrible pasado podemos pensar que es realmente difícil que todas esas situaciones desgraciadas le hayan ocurrido a la misma persona, pero esto es ficción y a veces, la realidad la supera. Se busca la exageración, por supuesto, pero se pone al servicio de la narración, y funciona de un modo magistral.

Es curioso, pero a mí lo que me parecía más improbable era que los cuatro amigos hubieran triunfado en su vida laboral, que todos consiguieran trabajar en aquello que querían, que se ganaran la vida haciendo lo que más les gustaba. Supongo que igual es porque yo no escribo esta líneas desde Nueva York, sino desde una pequeña ciudad en la que no abundan las oportunidades, desde un país en el que haberte preparado y haber trabajado duro tiene como recompensa un contrato precario, con condiciones deplorables y un sueldo irrisorio. Eso si hay suerte y te contratan en algún sitio. Olvidaba que estamos aquí y ahora y que esto es lo que hay.

Reivindicaciones aparte, Tan poca vida no va a dejar indiferente a nadie: es una novela que se odia o se ama. Y puede que ambas cosas a la vez.

ver reseña en la web

Dile a Marie que la quiero

Jacinto Rey

ver libro en megustaleer

Valoración:

Una historia de reencuentros en la Segunda Guerra Mundial

Reconozco que los días de verano están haciendo estragos: mucho calor, pocas ganas de nada y miles de lecturas por delante. Pero antes de continuar con ellas, un pequeño parón para hablaros de una novela que terminé hace ya unos días; su título: Dile a Marie que la quiero. Lo cierto es que no había oído absolutamente nada ni de la novela en sí ni del autor, tan solo tenía la referencia de que se trataba de una historia de la Segunda Guerra Mundial, y hay cosas a las que me cuesta mucho resistirme. Así que cuando me proporcionaron el libro desde Edición Anticipada, no lo dudé y me puse con él. Lamentablemente la experiencia no ha sido demasiado satisfactoria. Vaya por delante dejar claro que este es solo mi punto de vista, que no todos los libros provocan las mismas sensaciones en todo el mundo y que no pretendo desanimar a nadie con su lectura. Pero cuando comencé con este blog dije que iba a ser totalmente sincera con la opinión que me suscitaban los libros, así que allá voy.

Esta historia comienza prácticamente con el final, con la muerte de una mujer cuyas últimas palabras dan título al libro. Esta mujer es Mathilde, alguien que ha intentado sobrevivir a los estragos que ha causado la Guerra en Europa y que quiere poner a salvo a su familia a toda costa. Natural de Berlín, hija de un aristócrata alemán, renuncia a su fortuna y a su apellido cuando se casa con un joven actor judío. Pronto se queda embarazada y en su intento de huida hacia América el parto les sorprende en Marsella y el nacimiento de la pequeña Marie cambia sus planes por completo, obligándoles a permanecer en Francia. Pero el cerco a los judíos se va estrechando de tal modo que tienen que poner en riesgo sus vidas para poder escapar. Sin querer desvelar demasiado tan solo añadiré que madre e hija se separan y que Mathilde hará cuanto esté en su mano para encontrarla.

Hasta aquí podríamos pensar que vamos a leer una historia de búsqueda pero las peripecias se suceden de un modo demasiado precipitado. El número de personajes que aparecen en escena son excesivos y el ritmo narrativo, que intenta ser vertiginoso, carece de profundidad: hay situaciones muy complejas desarrolladas a lo largo de varias páginas que se resuelven en un párrafo, sin apenas detalles, con prisa.

Por otro lado, y como ya he apuntado antes, el elenco de personajes es demasiado extenso para el número de páginas que tiene la novela: el modo en que todos ellos se cruzan e interactúan me ha resultado forzado, hay que confiar en la casualidad constantemente. Sé y entiendo que las novelas de este tipo se nutren de las tramas y las subtramas, pero el modo de concluirlas es, bajo mi punto de vista, artificioso.

Además de la protagonista, y en la odisea que supone encontrar a su hija, nos vamos a topar con un soldado de la resistencia nacido en un pequeño pueblo de Francia que busca su venganza particular; esta venganza va contra un psicópata que a lo largo de la novela es omnipresente, desde la infancia de Paul, el soldado de la resistencia, hasta el desenlace de esta historia, bastantes años después. Un cartero sin cartas que repartir, una maestra de escuela, una comadrona que hace tiempo que no ejerce como tal, un matrimonio perverso, un antiguo amor de Mathilde…

En cualquier caso, y como siempre sigo, insisto, esta es solo mi opinión. Y también señalo lo bueno: la labor de documentación ha sido minuciosa y exhaustiva; el autor nos muestra batallas, ejércitos, campos de concentración y cuál fue la situación de los refugiados franceses durante la Segunda Guerra Mundial.

Supongo que no todo nos gusta, o quizá, simplemente, no era el momento.

ver reseña en la web